Martes, 31 de enero de 2017

David Harbour, directo al hueso de Donald Trump: " Superaremos las mentiras, cazaremos monstruos"

Premios SAG. El sindicato de intérpretes de la pantalla premió a la cinta sobre un grupo de matemática que ayudó a la NASA a poner al primer hombre en la Luna. En TV, se consagraron Stranger Things y Orange is The New Black.

El elenco de Talentos ocultos se llevó el máximo honor en lo que refiere al cine en los premios SAG, ceremonia que estuvo dominada por protestas contra la decisión del presidente Donald Trump de prohibir la entrada a ciudadanos de ciertos países de mayoría musulmana a Estados Unidos. Pero quedó en las retinas el discurso más feroz, el de David Harbour (Stranger Things), que le dio con un caño sin nombrarlo al presidente actual de USA.

Talentos ocultos, un edificante drama sobre un grupo de matemáticas afroestadounidenses que ayudaron a la NASA en la carrera espacial de los años 60, dio la sorpresa al alzarse con el premio del Sindicato de Actores de la Pantalla al mejor elenco de una cinta el domingo último, en el Shrine Auditorium de Los Ángeles.

Al no haber estado nominada en la categoría la favorita al Oscar La La Land, muchos pensaron que el premio recaería en Luz de luna o Manchester junto al mar.

Talentos ocultos y Luz de luna se estrena esta semana en los cines.

Desde los primeros comentarios del presentador Ashton Kutcher, la ceremonia estuvo salpicada de discursos apasionados sobre inclusión.

Se trató de una versión muy elegante de las manifestaciones que se desataron alrededor del país del Norte el fin de semana, la mayoría de los ganadores hablaron de algún modo —ya fuera a través de una anécdota personal o con un grito de guerra— en contra de Trump.

Julia Louis-Dreyfus, quien se llevó un premio más por su actuación en la sátira política Veep, dijo que era la hija de un inmigrante que huyó de la persecución religiosa en Francia durante la ocupación nazi.

Pero el discurso más conmovedor fue el de Mahershala Ali, galardonado con el premio a mejor actor de reparto por su aclamado trabajo en Luz de luna, de Barry Jenkins. Ali dijo que en esa cinta, en la que interpreta a un hombre que hace la diferencia en la dura vida de un niño gay de Miami, había lecciones para la actualidad.

El actor relató que la relación con su madre era un ejemplo de tolerancia: el hijo de una sacerdotisa que se convirtió al islam hace 17 años.

"Pusimos las cosas a un lado. Yo soy capaz de mirarla. Ella es capaz de mirarme. Nos amamos. El amor ha crecido", reveló el intérprete.

Ali estuvo entre los varios aspirantes al Oscar que cementaron su estatus como favoritos, incluyendo a las ganadoras Emma Stone, como mejor actriz por La La Land, y Viola Davis, como mejor actriz de reparto por Fences.

No obstante, el premio al mejor actor fue para el protagonista (y director) de Fences, Denzel Washington, por su trabajo en la adaptación de la obra de August Wilson. La mayoría anticipaba que el premio sería para Casey Affleck.

El discurso más feroz fue el de David Harbour, quien aceptó junto con los actores de Stranger Things —otro ganador sorpresivo— el premio al mejor elenco en una serie de drama.

"A raíz de todo lo que está sucediendo en el mundo actualmente, es difícil celebrar la ya aclamada 'Stranger Things'. Pero este premio, que se ha tomado nuestro trabajo seriamente y cree en él, como yo, es una buena acción para cambiar el mundo", comenzó a explicar Harbour.

Sin señalar de forma directa al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, Harbour quiso dejar constancia de la necesidad de unidad frente a los tiempos de crisis que vive su país.

"Rechazaremos a los abusones, acogeremos a los bichos raros y los marginados, a todos aquellos que no tienen esperanza. Superaremos las mentiras, cazaremos monstruos", afirmó Harbour, haciendo referencia tanto a la serie como a su rol en la misma: "Cuando estemos confundidos entre la hipocresía y la violencia eventual de ciertos individuos e instituciones, nosotros, como el jefe Jim Hopper, golpearemos a quienes intenten destruir a los débiles, los privados de derechos y los marginados", dijo en el discurso más ovacionado de la velada.
Orange Is the New Black obtuvo el premio al mejor elenco de una comedia por tercer año consecutivo.

Asimismo, en la pantalla chica un par de veteranos fueron galardonados: John Lithgow, como mejor actor en una serie de drama (The Crown), y Bryan Cranston, por su interpretación de Lyndon Johnson en la película de HBO All the Way. Sarah Paulson (The People vs. OJ Simpson) y Claire Foy (The Crown) también recibieron premios por sus actuaciones en TV.

¿Qué pasará en los Oscar?
La cinta musical La La Land podrá haber empatado el récord de los Oscar con 14 nominaciones, impuesto un récord en los Globos de Oro con siete victorias y ganado el máximo Premio del Sindicato de Productores, pero no compitió por el máximo honor en los SAG.

Eso significa que si el musical de Damien Chazelle llega a ganar el Premio de la Academia a la mejor película, será la segunda que lo haga sin haber recibido antes el premio SAG al mejor elenco. Sólo Corazón valiente, de Mel Gibson, lo logró en 1996.

Los actores son el grupo más grande de votantes en la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas. Son unos 1.200 los intérpretes que votan en la categoría a mejor película año a año en los Oscar.

Más noticias