Diario Uno > Espectáculos > Netflix

Cuando la moda era una fiesta y Halston uno de sus anfitriones

Netflix estrenó una miniserie de 5 capítulos que muestran el ascenso del diseñador estadounidense, interpretado de manera deslumbrante por Ewan Mc Gregor

El pasado viernes Netflix estrenó una miniserie que cuenta con una dupla creativa que tiene un pasado de fructífero trabajo en común: el productor Ryan Murphy y el director Daniel Minahan. Los cinco capítulos muestran el ascenso del diseñador estadounidense, interpretado de manera deslumbrante por Ewan Mc Gregor

Halston, la miniserie de cinco capítulos estrenada el pasado viernes en Netflix, tiene todos los ingredientes para convertirse en un éxito. Se basa en la vida del famoso diseñador de moda estadounidense Roy Halston Frowick, que trascendió en el mundo de las pasarelas no sólo por su innovador sentido estético, sino por su inmanejable y avasallante personalidad.

Con la leyenda que el mismo Halston supo construir, uno de los Midas de las series actuales, Ryan Murphy (Ratched, Hollywood, American Horror Story), se interesó en este hombre y se hizo cargo de la producción, ya que la dirección esta vez quedó en manos de Daniel Minahan, quien ha estado detrás de las cámaras en episodios de prestigiosas producciones como Juego de Tronos, House of Cards y varias del mismo Murphy.

Foto 2 Halston.jpg

Esta dupla tuvo el acierto de sumar al proyecto a talentosos actores, principalmente al escocés Ewan McGregor, quien tiene la compleja misión de encarnar a un hombre plagado de contradicciones y artífice de su deslumbrante carrera y posterior caída. Halston naufraga entre las inseguridades personales y el ego desmedido una vez logrado el éxito; entre la generosidad de dar oportunidades valiosas a sus colaboradores hasta defenestrarlos si osaban contradecirlo. Era un hombre de excesos en sus relaciones personales, en el sexo, en las adicciones y por lo tanto, inmanejable.

Desde el punto de vista narrativo esta serie no cae en un error común en las últimas producciones: sumar capítulos y horas que no aportan nada a la historia. Halston tiene una línea cronológica consistente (las décadas del ´70 al ´90 del siglo pasado), con pocos flashbacks que sirven para poner en contexto la infancia del protagonista y la importancia que el diseño –hacía sombreros para animar a su madre, víctima de un violento esposo- imprime a su vida, como vocación, escape y forma de expresar amor.

El guion no se anda con rodeos en explorar los excesos de Halston y su personalidad adictiva: drogas, alcohol y hombres fueron parte de este combo explosivo que terminó concluyendo en la nefasta influencia de uno de sus amantes, Víctor Hugo (Gian Franco Rodriguez), un prostituto del cual el diseñador se enamoró, pero de quien sólo recibió estafas de todo tipo, desde económicas (llegó a robarle cuadros de Andy Warhol para pagar drogas) y, sobre todo, emocionales.

Foto 3 Halston.jpg

La serie no se disgrega en historias innecesarias, pero se toma el tiempo de destacar la particular relación que unió a Halston con Liza Minelli (Krysta Rodriguez), su musa y amiga incondicional, parte de ese universo glamoroso hecho de estrellas de cine, del arte, de la política y millonarios que rodearon su vida cotidiana y que aparecían junto a él en las fotos de Studio 54, la discoteca que fue un símbolo de aquella época.

La familia del diseñador ha manifestado su descontento con el resultado de esta serie, porque dicen que no refleja cómo era el modisto en realidad y la verdad es que esta producción, si bien respeta algunos hechos históricos (como el desfile en Versailles, Francia, donde Halston triunfó con su moderna visión de la moda), la ficción puede tomarse esas licencias y aquí lo hace, sobre todo para enfocarse en su carrera y cómo sus inestables relaciones amorosas terminaban impactando negativamente en su desempeño profesional y dañando a sus más leales amigos y colaboradores. No profundiza en las motivaciones y los detalles, es decir que no es una biografía, sino una fotografía de los años que transcurrieron desde sus modestos inicios hasta poseer una empresa, un nombre, que valía cientos de millones de dólares.

La serie tiene un ritmo sostenido que hace difícil no verla de un tirón, pero por sobre todo, atraídos por el enorme magnetismo que Ewan McGregor le confiere a su personaje y que hace que su sola presencia justifique con creces toda la serie.

Halston (2021) Netflix Serie Tráiler Oficial Subtitulado

Seguir leyendo