Diario Uno > Espectáculos > Teatro

Con Todo el Amor del Mundo en la Nave UNCuyo

Con Todo el Amor del Mundo, ópera prima del actor Juan Francisco Barón, tendrá una nueva función, el domingo 11 de abril, a las 21 horas, en la Nave UNCuyo

Luego de su estreno a sala llena vuelve a escena "Con Todo el Amor del Mundo". La comedia dramática es la ópera prima del actor Juan Francisco Barón ofrecerá una nueva función, el domingo 11 de abril, a las 21 horas, en la Nave UNCuyo.

La nueva propuesta del teatro local tuvo su estreno en marzo y es una coproducción de la Nave UNCuyo. Se trata de "Con Todo el Amor del Mundo", la comedia dramática escrita y dirigida por Juan Francisco Barón. La trama traza la historia de Juan Pablo y Melina. Es una carta de despedida que anuncia el comienzo de una separación. En ese trance ocurren situaciones que repasan su vínculo; la muerte, la distancia, la imposibilidad de separarse, sus recuerdos, sus libros, la familia, sus plantas, su hogar y en el medio ellos.

La obra es un collage de ternura y magia, que desprende un interrogante: ¿A dónde ir cuando se pierde un hogar? Y la metamorfosis como la única respuesta posible. Como en la alquimia, nada más que en vez de elementos, estas son personas.

Protagonizada por Catalina Romero, Rodrigo Paris, Sandra Viggiani y Pablo Ortíz, el texto fue escrito por Barón en el marco de sus estudios en la Universidad Nacional de las Artes, bajo la titularidad de cátedra de Andrea Garrote y la supervisión de Eugenia Pérez Toma.

En palabras del director, la obra conjuga el realismo, la comedia y la posibilidad que da el teatro de crear situaciones. "Mi motivación para escribir la obra está atravesado por un proceso personal introspectivo, hay mucho de la obra referencial, pero teñido de los posible que permite la ficción. Tiene todo un terreno mágico, que está habilitado por el teatro y la posibilidad de creación".

Tras un arduo proceso creativo, el actor y director convocó al elenco que protagoniza para protagonizar la historia. "El elenco lo elegí por distintos motivos. Con Sandra (Viggiani) tengo un vínculo personal, ella fue quien me entusiasmó a hacer teatro e iba perfecto para el rol de la madre, con la excentricidad y energía que el personaje requiere. Con Rodrigo y Catalina ya trabaje en otras ocasiones y me parecen dos actores excepcionales para la edad que tienen, porque actúan con una frescura y contundencia que se distingue del resto".

La puesta une los códigos teatrales con recursos audiovisuales que permiten que la historia viaje en el tiempo y los personajes principales permanezcan en el escenario, durante todo el desarrollo.

Seguir leyendo