Espectáculos | N8 | Rock | Shows

Cerró el N8: recuerdos de un lugar mítico para la música

Tras 10 años de ser uno de los lugares en donde la música era protagonista, el N8 tuvo que cerrar sus puertas y deja una larga e interminable lista de recuerdos

Pensar en un show de rock, de reggae, de metal o de cualquier género era recordar algún paso por el N8. Ese lugar ubicado en pleno centro mendocino, exactamente en la intersección de Mitre y Godoy Cruz, llevaba 10 años brindando diferentes propuestas musicales. Ahora, tras la pandemia y la incertidumbre sobre la vuelta de los espectáculos masivos, decidió poner el candado y cerrar sus puertas.

Te puede interesar...

Con más de 500 espectáculos de primer nivel en donde pasaron infinidad de bandas locales, nacionales e internacionales. Fue el recuerdo de shows únicos e imborrables como el de Rico Rodriguez, leyenda del trombón que formó parte de The Specials y quien fuera elegido por Bob Marley para que lo acompañe en la histórica gira "Babylon by bus". También subieron al escenario del N8 músicos de la talla de Marky Ramone, baterista de Ramones, o el referente del reggea Alborosie o bien la mítica banda alemana Die Toten Hosen.

El N8 también fue testigo de comienzos memorables que auguraban el éxito de bandas mendocinas en la actualidad como el debut con su primer disco de Usted Señalemelo (2015), los últimos shows antes del fallecimiento del Cebo de La Skandalosa Tripulación (2016). También subió a escena La Beriso y El Mató a un Policía Motorizado, años antes de llenar estadios y teatros. Referentes de distintos géneros también fueron parte de la grilla de N8: Damas Gratis, La Delio Valdez, Catriel, Paco Amoroso, Nick Warren, Nonpalidece, Pier, Jóvenes Pordioseros, Juanse, Vox Dei, Todos tus muertos, Carajo y una interminable lista.

Attaque 77.jpg

Gabriel Dona, productor y dueño de N8 estudio, habló con Diario UNO y contó la sucesión de motivos que terminaron en la decisión de cerrar el local, pensó en una posible vuelta y recordó aquellos momentos históricos que tuvieron lugar en dicho escenario.

¿Cómo llegaron a la decisión de cerrar?

De movida sabíamos que esto iba para largo, quizás en los primeros meses uno no quiere hacerse cargo de lo que pasa pero todo va tomando más relevancia y las informaciones son más complejos. Nuestra actividad va a volver cuando exista una vacuna, no hay muchas chances que podamos llegar a imaginar un futuro inmediato con una apertura con 500 personas como lo veníamos haciendo hasta el 15 de marzo. Al principio fue un tire y afloje y ahora como que todos empezamos a caer en la realidad que esto va para largo. No nos equivocamos porque la situación cotidiana, estamos viendo por los casos y contagios que empeora día a día. También, obviamente, influye que somos inquilinos sino la realidad sería otra.

Paco Amoroso Catriel.jpg

No había alternativas para seguir...

Trabajar a un 50% o a un20% creo que a ningún boliche de Mendoza le sirve. Nosotros teníamos un costo muy alto operativo y tras ver la actualidad tomas la decisión de devolver la llave. Las posibilidad de abrir el N8 en otro lado, conjuntamente con el baile del club electrónico que estaba todos los viernes, existe. No hemos cerrado ninguna puerta, ni ninguna posibilidad. La idea es continuar, pero eso implica que exista una vacuna y la actividad se regularice. Es la única forma de buscar otro lugar así puede volver a funcionar. La idea es cerrar y esperar a ver qué pasa.

Dejas la puerta abierta...

Está la posibilidad de poder abrirlo en otro lugar, pero tampoco la idea del cierre es esa. No cerramos N8 acá para irnos a otro lugar. La realidad es que no podemos bancar un alquiler durante un año sin tener alguna actividad. Nosotros tenemos actividades puntuales, no era un bar para tomar una cerveza. El lugar abría con una temática de Dj electrónico o un show en vivo tocando. Nos deja un sabor amargo porque se había planteado un buen año, un buen 2020.

Empezamos a pelear una guerra y los cartuchos ya los habíamos quemado porque venimos de una recesión del país de más de 4 años. El 2019 fue el peor de los últimos 10 años. Empezamos a pelear una guerra y los cartuchos ya los habíamos quemado porque venimos de una recesión del país de más de 4 años. El 2019 fue el peor de los últimos 10 años.

¿Todos los espacios como el N8 están en la misma situación?

El resto de las salas con las que hablo está esperando una ayuda del gobierno, del municipio o del estado. Entiendo que la ayuda cultural va a venir post pandemia porque hoy la prioridad es tener la mayor cantidad de camas de terapia intensiva para que nadie se quede sin atención y está bien. Desde Cultura en Mendoza están haciendo bien las cosas fomentando las grabaciones en streaming. Ellos están haciendo lo que pueden en base a un presupuesto que tienen y ayudando a esas bandas que dependen de tocar un fin de semana para alimentarse. Hay muchos solistas o bandas enteras que viven del desarrollo cultural del fin de semana y la ayuda va para ellos y me parece bien. A Cultura no le podemos pedir nada porque entendemos que la ayuda pasa y tiene que ir a otro lado.

¿Qué recuerdos te quedan del N8?

El show más importante fue el de Die Toten Hosen, pero tengo unos maravillosos e imborrables recuerdos en la famosa terraza del N8 cuando recibíamos a los artistas con asado. Estuvieron Kapanga, Los Horcas y tantos otros que son recuerdos muy divertidos. La película que los Hosen editan para transformarlas en un documental arranca desde la terraza del N8. Lo que más rescato en estos 10 años es que nunca perdimos una banda, cuando empezamos a programar siempre volvieron, salvo cuando la capacidad quedaba chica como La Beriso que tocó en el 2014 y después llenó el Bustelo.

Die Toten Hosen.png

Siempre mantuvieron una grilla...

Mantuvimos una programación fija y se sabía que si venía hoy después volvía a tocar a Mendoza a N8. Para todos los géneros tratábamos de tener algo: para el reggae, con Alberosi; metal con Los Horcas, Carajo; para el rock con Jóvenes Pordioseros, Pier, El Bordo. Había una gran programación y me quedo con eso. Sabíamos que podíamos sostener una programación y lograr eso hizo que la banda saltara de lo provincial a lo nacional. El N8 tuvo el recuerdo que el Cebo de la Skandalosa dio su último concierto ahí, Rico Rodriguez uno de los últimos shows lo dio acá.

Skandalosa.jpg

¿Qué hacía que el N8 pueda mantenerse con la grilla, las bandas y todo tan ordenado?

De alguna u otra forma tener un lugar equipado en donde se cuidaba la técnica, la logística y estábamos atentos a todo. Le pusimos la garra y el corazón suficiente para que en 10 años no perdamos ninguna banda. Todas volvieron y eso es lo más importante, la esencia que tuvo el lugar. Llegar a N8 era una total tranquilidad porque sabían que la técnica, los baños y los camarines estaba bien. El N8 nunca fue clausurado por nada, siempre hicimos las cosas bien. Si un negocio por ahí funciona mal y se maneja de una forma que no debe se nota y nosotros nunca fuimos clausurados. Presentábamos lo que había que presentar y siempre armamos espectáculos en el centro de Mendoza como marcó la ley. Creo por sobretodas las cosas que en este palo, en donde el rock está mal visto, que por ahí te tildan de estar borracho, fumado y de alguna u otra forma demostramos que se puede tener una sala de rock con una buena programación.

Temas