Diario Uno > Espectáculos > Netflix

Bajocero, el atrapante thriller español estrenado en Netflix

Con el protagónico de Javier Gutiérrez, el filme explora la doble amenaza que sufre un policía, que debe mantener a un grupo de presos encerrados en un furgón y evitar que un atacante se lleve a uno de ellos

El cine español ha explorado el thriller en los últimos años con algunas producciones notables, como Quien a hierro mata (2019), El practicante (2020) y Hogar (2020), por citar filmes recientes que están disponibles en Netflix.

En Hogar y otras del género está presente Javier Gutiérrez, uno de los mejores actores de su generación y afortunadamente él es quien protagoniza Bajocero, en el rol de Martín, un policía que junto a su colega Montesinos (Isak Férriz) deberá trasladar a un variopinto grupo de reclusos de una cárcel a otra, por motivos de seguridad.

Te puede interesar...

Foto 2 Bajo.png

En los primeros minutos el guionista y director Lluís Quílez traza una semblanza abreviada no sólo de los policías, sino del grupo de presidiarios y para ello se vale no sólo de los diálogos, sino de sus acciones, sus gestos. Con total precisión es capaz de mostrar las dispares personalidades de quienes por unas horas deberán compartir un viaje nocturno por una carretera fría y desolada. Algo de rutina, con todas las medidas de seguridad en marcha, pero que a poco de andar se verá que son insuficientes.

Se produce un ataque desde el exterior y en un primer momento, nadie sabe cuántos son los atacantes ni a quién de los presos quieren liberar. El imprevisto será rápidamente aprovechado por los delincuentes, que verán en el ataque una posibilidad de escape, con lo cual los policías tendrán que lidiar no sólo con la amenaza externa, sino con la rebelión que se gesta dentro del furgón.

Foto 3 Bajo.jpg

Con un arranque tan potente, el problema sería no poder sostener el suspenso, pero nada de eso sucede en Bajocero: las situaciones se encadenan, en cambiantes asociaciones entre los grupos antagónicos. En principio policías y delincuentes están enfrentados, pero no se trata de dos grupos sólidos, sino con diferencias que se irán manifestando y agregando complejidad a la situación límite que están viviendo. Pero luego las pequeñas crisis dan lugar a acercamientos antes considerados imposibles, que profundizan aún más el desarrollo de los personajes y posibilitan avanzar en la intriga esencial: quién es el atacante, a quién quiere sacar del furgón y por qué.

Para un protagonista de la talla actoral de Gutiérrez, hacía falta otro talentoso actor como Karra Elejalde, quien tras el ataque se comunica con Martín y los presos en el interior del furgón. Les dice que se llama Miguel y que va tras uno de ellos, que si lo dejan salir todos los demás estarán a salvo, pero esa sentencia de muerte –así lo interpreta el hombre señalado por Miguel- dentro del vehículo desata un infierno que tendrá trágicas consecuencias para todos.

Bajocero no es un thriller “de receta”, con una sucesión de persecuciones y enfrentamientos entre hombres armados. Es una construcción más compleja y, cuando se revela el misterio final (el por qué Miguel persigue a este preso) el espectador termina asomándose a un profundo dilema moral, con una resolución que tampoco va en la dirección que estas producciones suelen seguir.

Con buenos actores en los roles principales y secundarios, solvencia en sus áreas técnicas y, sobre todo, un buen guion, Bajocero es mucho más que entretenimiento en sus casi dos horas de duración. Es buen cine.

Bajocero | Tráiler oficial | Netflix