Diario Uno > Espectáculos

Alejandro Sanz calentó la última noche de Vendimia

Por Selva Florencia Manzurfmanzur@diariouno.net.ar

Te puede interesar...

Al igual que en los últimos recitales que viene ofreciendo por el continente, Alejandro Sanz eligió Llamando a la mujer acción para dar inicio a su show, que arrancó a las 23.15 en el teatro griego Frank RomeroDay, poniéndole punto final a la Fiesta de la Vendimia 2013. “¡Están muy lejos!”, dijo el español debido a la distancia que lo separaba del público, pero que él aplacó con el calor de sus hits y los gritos ensordecedores de sus fans.

En un escenario que por momentos le quedaba enorme, el cantautor entonó Se vende, Desde cuando y un medley compuesto por Nuestro amor será leyenda, El alma al aire, Labana y Quisiera ser.

Vestido de negro y armado con su guitarra, Sanz desplegó calidez desde el inicio y pronto quedó claro que su show está orquestado para conquistar multitudes en grandes estadios.

Un Frank Romero Day repleto disfrutó de sus canciones y lo ovacionó en su regreso a la provincia luego de dos años ausente. Sanz reveló que Mendoza es el hogar de un íntimo amigo suyo, aunque no confirmó de quién hablaba.

Cuando nadie me ve dio paso a la sección más íntima del show, de la mano de su pianista que tomó el centro de la escena. El público funcionó a modo de coro durante el estribillo, demostrando que este esquizás uno de los éxitos más recordados del español por este lado del hemisferio. Mi soledad y yo vino después y fue el otro gran momento de la noche.

La segunda parte llegó de la mano de Yo te traigo... 20 años, tema que el músico le dedicó a los fans que lo vienen acompañando desde el principio de su carrera y que está incluido en su último disco, La música no se toca. Siguieron los inoxidables Corazón partío y No es lo mismo. 

Algo que no aportó fueron las proyecciones de fondo, se esperaba más producción de parte de un espectáculo de nivel internacional. Quizás el único pecado que cometió Sanz es el de privar a su gente de oír sus canciones favoritas enteras, ya que más de una vez el músico las presentó en la forma de medley: cortadas y mezcladas con otras.

El final llegó con la composición que lo hizo famoso en el mundo: Amiga mía, que vino acompañada de Y si fuera ella, otro clásico de su repertorio. La última vez que el madrileño estuvo en Mendoza fue en2011, cuando se presentó en el club Gimnasia y Esgrima. Esta vez, Mendoza lo recibió bajo otro marco, el de su fiesta máxima y como broche de oro para la última repetición de la Vendimia 2013.

Si bien en confidencia funcionarios del Ministerio de Cultura reconocieron a este medio que buscaban una propuesta “más latina” para cerrar las repeticiones, quedó comprobado el martes que Sanz fue unaelección acertada que complació a los más de 20.000 mendocinos –en su mayoría mujeres– que fueron a verlo.

El cantante local Ale Ortega se encargó de la previa, que arrancó a las 20, con los temas Sin ti y El gran error. Luego ofreció un sentido homenaje a la patrona de los viñedos entonando Virgen de la Carrodilla.También cantó los clásicos Te quiero, te quiero, y Noelia, de Nino Bravo. Tuvo un buen desempeño el artista romántico en un marco que podría poner nervioso a cualquiera.