Comercios históricos

Los Salamone, cuatro generaciones de trabajo duro en el bazar más famoso de Mendoza

El negocio fue creado en 1946 por el inmigrante italiano Sebastián Salamone. Su hijo José, de 80 años, contó la historia de su padre, que comenzó vendiendo aceite casa por casa como José Angulo

Un conocido negocio local es representado por su apellido, y en Mendoza una familia de comerciantes logró darle el suyo a una actividad, en base a trabajo y visión. En nuestro medio, decir Salamone es casi sinónimo de bazar, logro ganado tras 75 años de trabajo en conjunto de un equipo aceitado de gente, con una raíz en común: su hogar y el ejemplo de sus mayores. Este año, el Bazar Salamone, el más antiguo de nuestra capital, cumplió Bodas de Brillantes en su relación con los mendocinos.

Nació como creación de Sebastián Salamone en un humilde negocio instalado en el propio domicilio, y logró soportar los más fuertes vendavales económicos que son cíclicos en nuestro país, incluida la presente pandemia de coronavirus, que arrasó con un alto porcentaje de los negocios instalados en el país. El hijo de Sebastián, José, de más de 80 años, contó la historia de este lugar y cómo llego a ser exitoso.

Comercios Historicos del Centro de Mendoza - Bazar Salamone (17).jpg
Foto de época, con los Salamone posando en el salón de ventas del local de calle Córdoba, la casa matriz.

Foto de época, con los Salamone posando en el salón de ventas del local de calle Córdoba, la casa matriz.

La historia de una familia de trabajo

El génesis del emblemático comercio fue de lo más sencillo y humilde. Don Sebastián Salamone lo inició en 1946 en su propia casa, en calle Córdoba 87. Según recuerda su hijo José, hoy ya octogenario, inicialmente su papá, venido de Mistretta, provincia de Messina, Sicilia, Italia, instaló un bar en 1944. “Mi papá puso primero un bar, pero a los dos años se enfermó y lo cerró. Además, tenía dos hijas, y en aquella época esos negocios estaban mal vistos”, dijo José. Al cambiar de rubro, el siciliano que también había vendido aceite casa por casa con otro ilustre comerciante mendocino, don José Angulo (fundador de los supermercados VEA), le dio inicio a un negocio emblema de nuestra ciudad y a una dinastía familiar que lo sostiene y hace crecer.

“Don José Angulo le ofreció ponerle un almacén a mi papá, pero él le dijo que con los amigos no había que hacer negocios, por lo que luego se largó por su cuenta”, rememoró José Salamone, que comenzó a trabajar a los seis años junto a su padre, al igual que el resto de su familia, incluida su mamá, Concepción Lémoli, y sus hermanos María Gracia, Natividad Rafaela, Sebastián y Antonio, que seguiría otros rumbos, en el rubro calzado.

Comercios Historicos del Centro de Mendoza - Bazar Salamone (15).jpg
El fundador. Sebastián Salamone comenzó a comerciar en calle Córdoba 87 en 1944, junto a su esposa Concepción Lémoli, cuando abrió un bar. Dos años después cambió de rubro y puso el bazar que llegó hasta nuestros días, donde la cuarta generación ya da sus pasos en el negocio familiar.

El fundador. Sebastián Salamone comenzó a comerciar en calle Córdoba 87 en 1944, junto a su esposa Concepción Lémoli, cuando abrió un bar. Dos años después cambió de rubro y puso el bazar que llegó hasta nuestros días, donde la cuarta generación ya da sus pasos en el negocio familiar.

Festejar 75 años no es poco mérito, y ahí surge la pregunta obligatoria: ¿Cómo lograrlo? La clave de esta resiliencia frente a las crisis es sencilla y hasta obvia, pero no siempre se aplica en el campo del comercio y son muchos los que terminan fracasando y yéndose a la quiebra. La familia Salamone sigue trabajando unida, en familia, con armonía, y todos aportando lo suyo. “Cada uno cumple una función determinada y tiene una responsabilidad. Somos tres hermanos unidos, más mi sobrino, y todos estamos buscando en forma permanente cómo renovarnos y reinventarnos”, dijo Mónica, perteneciente a la tercera generación, junto a Sergio y Carina. También trabaja Sebastián, hijo de Sergio y representante de la cuarta generación de los responsables de la empresa familiar que tiene cuatro sucursales y sigue vigente y creciendo en el mercado.

Comercios Historicos del Centro de Mendoza - Bazar Salamone (1).jpg
José Salamone es el hijo del fundador de la casa de comercio que sigue vigente y prosperó a pesar de las recurrentes crisis de nuestra economía.

José Salamone es el hijo del fundador de la casa de comercio que sigue vigente y prosperó a pesar de las recurrentes crisis de nuestra economía. "Un solo consejo les doy a mis hijos y nietos: trabajen unidos, en el trabajo y lo afectivo", dijo.

La Pirámide, un antiguo centro comercial mendocino

Según los recuerdos del más antiguo de la familia, José, fue fundamental para afianzar la incipiente empresa el lugar donde se asentó la familia, una especie de puente entre la antigua ciudad de Mendoza, la devastada por el terremoto de 1861, y la nueva, la actual, erigida más al Sur de la fundada por Pedro del Castillo y que conociera San Martín. “Con mi papá enfermo del corazón, cerró el bar y en lo que sería un salón de la casa que daba a la calle, abrió el bazar. Desde el inicio comenzó a andar bien. Eran otros tiempos, y nuestra casa estaba en un lugar clave del comercio (zona llamada La Pirámide), ya que enfrente (inicio de la Alameda) había una feria muy grande, tipo Mercado Central, y además estaban todas las paradas de micro que traían gente del campo, que fueron nuestros grandes clientes. Acá era cómo el Kilómetro Cero de la ciudad”, destacó José, quien ya formalmente se incorporó al plantel de la empresa en el año 1958, “cuando terminé la secundaria”. En la zona también funcionó vecino al bazar un mercado municipal, y desde principios del siglo XX el almacén mayorista de la empresa "Escorihuela Hnos.", en la calle Córdoba, esquina Rioja.

Sebastián, hijo de José, y quien actualmente lidera la empresa familiar, a su vez recordó otras etapas de la vida del emprendimiento de su abuelo. “Usaron lo que sería el living de la casa, que daba a calle Córdoba, y con el hermano de mi abuelo, Antonio, pusieron en lo que sería el garaje una zapatería. Con el tiempo mi abuelo se separó de Antonio, y cada uno siguió su rubro”, recordó Sergio.

Siempre ha sido difícil, pero ha habido épocas de bonanza, cómo los años '70 o los '90, y otros de aguantar y pelearla, como la actual, o los años '80. Desde el 2.000, la venimos remando”, destacó Carina, la menor de los hijos de don José.

Comercios Historicos del Centro de Mendoza - Bazar Salamone (18).jpg
El orgullo de la vigencia. 75 años después del paso inicial de don Sebastián, en el salón del negocio posan Sergi; Sebastián, que heredó el nombre de su bisabuelo; José, hijo del fundador; Olga, esposa de José; y las hijas Mónica y Carina.

El orgullo de la vigencia. 75 años después del paso inicial de don Sebastián, en el salón del negocio posan Sergi; Sebastián, que heredó el nombre de su bisabuelo; José, hijo del fundador; Olga, esposa de José; y las hijas Mónica y Carina.

Cómo sobrevivir la pandemia y poder contarlo

Consultada en conjunto la familia Salamone, sobre cómo vivieron y se han mantenido pandemia mediante, analizaron que, si bien estuvieron cerrados casi dos meses, al ser un rubro esencial, supieron buscarle la vuelta para compensar las pocas ventas debido al encierro de la gente. “Tuvimos que acelerar un proyecto que teníamos en mente, pero para más adelante, y fue el de las ventas online o telefónicas, que dieron resultado”, dijo Sergio, que agregó: “Queremos tener más presencia en las redes sociales y el cyber-market, vender como si fuéramos Mercado Libre, por ejemplo”.

“Eso de las ventas virtuales nos dio algo de aire, y llegó a funcionar en forma independiente, como si fuera una sucursal más. Teníamos que reinventarnos ya que de nuestra empresa depende el trabajo y los ingresos de muchas familias. Una cosa es ser empresario, y otra emprendedor”, comentó Mónica.

"Otra cosa que nos favoreció fue que se compensó la falta de ventas al rubro gastronómico, muy castigado y que fue el último en poder empezar a trabajar, con el boom del interés de la gente por cocinar en sus casas, por lo que vendimos muchos elementos. También, al saber que no podían irse de vacaciones, muchos optaron por renovar vajillas y utensilios de la casa”, coincidieron los hermanos.

“Tenemos en mente celebrar todo este año el 75° aniversario, ya que no tenemos en claro si el negocio se abrió en mayo, junio o julio. Pero sí, no vamos a dejar pasar el cumpleaños, que es tan importante para nosotros, ya que representa el esfuerzo de nuestro abuelo y padre”, concluyó Sergio Salamone, orgulloso del legado y del reconocimiento de la empresa familiar, la que ha sabido ganarse siete premios Llave de Oro, pero por sobre todas las cosas, la predilección de los mendocinos.

Temas relacionados: