Los cambios climáticos y la crisis hídrica que sufre Mendoza desde hace años, vienen obligando a realizar modificaciones en cuanto a la actividad agrícola. Precisamente la escasez de agua tiene una salida que se viene implementando con éxito para distintos cultivos, y una compañía de emprendedores mendocinos ha encontrado un producto competitivo en las frutillas para exportar que se producen en forma hidropónica.

Uno de los empresarios es un mendocino conocido y se llama Miguel Bauzá. Tiene larga experiencia trabajando junto a su hermano Juan Antonio en el mercado frutícola con la empresa familiar Don Jaime y han apostado fuerte a los cultivos hidropónicos. Los beneficios de esta innovación técnica han despertado el interés oficial por el valor agregado que tienen los productos, el bajo consumo de agua y el ya no ser necesario tener grandes extensiones de tierra.

► TE PUEDE INTERESAR: Cientos de camiones se movilizan por la Ruta 7 tras la reapertura del Paso Cristo Redentor

bauza-frutillas-hidroponicas.jpg
El sueño de innovación en la agricultura de dos emprendedores mendocinos ya cambió los paradigmas de la producción frutícola local.

El sueño de innovación en la agricultura de dos emprendedores mendocinos ya cambió los paradigmas de la producción frutícola local.

Una ventajosa técnica de cultivos

La empresa cuenta con una hectárea de invernadero de frutillas, que equivale a cuatro ha. de producción común. Además, posee la ventaja de que produce durante todo el año, cuando con el sistema tradicional sólo se puede durante tres meses. También está dedicada, dentro de la agricultura, a la importación y exportaciones de frutas, en Argentina, Chile y Ecuador. Entre los productos con los que trabaja se encuentran bananas, kiwis, ananás, paltas, plátanos y frutillas.

Este emprendimiento mendocino y lasherino es el segundo invernadero más grande en el país, en su tipo, y el único en la provincia. Teniendo en cuenta que la nuestra no es una región productora de frutillas, a través de estas instalaciones se crean las condiciones para que se pueda desarrollar, en este caso, sólo para el mercado interno.

En Mendoza no estaban dadas las condiciones para plantar frutillas. Sin embargo, gracias a esta importante apuesta tecnológica, se logró, optimizando el uso del agua en un 70%.

frutillas-hidroponia-02.webp
El sistema de producción que usan en la empresa Don Jaime es conocido como MGS y ahorra un 70% del agua que gastaría un cultivo tradicional.

El sistema de producción que usan en la empresa Don Jaime es conocido como MGS y ahorra un 70% del agua que gastaría un cultivo tradicional.

La historia de la empresa Don Jaime

En una larga entrevista, Miguel Bauzá, 52 años y padre de tres hijos, contó sobre el nacimiento, evolución y proyectos de su negocio. "La empresa Don Jaime la funda mi hermano Juan en 2010, y yo me acoplo al proyecto en 2011. Nosotros siempre nos dedicamos a la importación de frutas y maduración de bananas, en cámaras, y eso fue la columna vertebral de la empresa. También importamos kiwi, ananá, palta, plátano y hacemos la distribución en los mercados de concentración de todo el país".

El nombre Don Jaime surgió como homenaje de los hermanos Bauzá a su papá, quien había fallecido cuando se fundó la compañía. "Mi papá no tuvo nunca nada que ver con las frutas. Era panadero y tuvo dos panaderías muy conocidas en Mendoza: La Porteña, de calle General Paz y Mitre y El Progreso, de Salta y Entre Ríos", confesó Miguel.

Tanto Miguel como Juan, tienen tres hijos cada uno, y sus primogénitos trabajando con ellos. Juan, 49 años tiene a Juan Ignacio (22), que trabaja en la parte comercial, a Martín (17) y Julieta (16). En tanto Miguel tiene a Tomás (27), encargado de la facturación en Don Jaime, una hija de 14, y otra de 11 años.

El staff se completa con la esposa de Juan y la madre de ambos empresarios, Fany, que manejan la tesorería.

hermanos-bauza.jpg
Miguel y Juan Bauzá, dos mendocinos destacados que son líderes del comercio de frutas en el país.

Miguel y Juan Bauzá, dos mendocinos destacados que son líderes del comercio de frutas en el país.

Respecto a las estrategias de la empresa, Miguel aclaró: "Ser exclusivamente importadores, en las condiciones económicas de nuestro país, es un riego muy grande. Faltando los dólares para pagar en el exterior, veíamos la necesidad de sumar una pata productora, una idea siempre pendiente en nosotros. Y hará unos cuatro años, hicimos una sociedad con unos productores en Tupungato, donde realizamos una plantación de cerezas y uva de mesa Red Globe, y pensamos en seguir avanzando en la parte productiva".

"En Don Jaime somos los primeros distribuidores de kiwi en el país, y los terceros de banana, terceros de palta, los mayores importadores de plátano -macho-, el que se usa en la gastronomía y piña. En estos trece años nos hemos colocado bien en la primera línea de los distribuidores de frutas en Argentina", aportó el mendocino.

Algo de números

Respecto a la parte de fríos números, Bauzá expuso cifras que marcan la importancia de la empresa. "Nosotros importamos en el año unos 2.700 contenedores de fruta, distribuidos en toda la cadena de distribución que tenemos en todo el país: supermercados, mercados de concentración y otros. Toda esta fruta, en un 95% ingresa por Mendoza. Toda la fruta que manejamos, excepto el kiwi, que es italiano o de Grecia, o ciruelas -entra por Buenos Aires- ingresa por Mendoza, vía puerto de Valparaíso o San Antonio y el primer puerto (seco) que toca en Argentina es Mendoza. Acá tenemos una planta de 103 empleados", reveló.

En cuanto a exportación, la empresa Don Jaime también está instalada en Ecuador: "Allá tenemos 14 personas contratadas, y estamos desarrollando una finca propia de 170 hectáreas de bananas y vamos a completar pronto unas 340 ha. de producción de bananas. Desde Mendoza hemos estado haciendo exportaciones de manzanas y peras, a Ecuador y ciruelas secas a Chile, donde las procesan ellos y las envían a China", explicó Miguel.

► TE PUEDE INTERESAR: La Unión Europea reabrió su mercado para la carne de aves argentina

miguel y juan bauza.jpg
Juan y Miguel Bauzá han diversificado el comercio de importación y exportación de productos de agricultura -frutas- y han generado cientos de puestos de trabajo.

Juan y Miguel Bauzá han diversificado el comercio de importación y exportación de productos de agricultura -frutas- y han generado cientos de puestos de trabajo.

Innovación en la agricultura: la hidroponía

Uno de los temas que muestra la inquietud de estos empresarios, es buscar la innovación y crecimiento. "Viajando por Europa conocimos el tema de los invernaderos con sistema de hidroponía. Este sistema se llama MGS, que a pesar de ser hidroponía pura, tiene algo de sustrato, donde se usa fibra de coco y de piedra volcánica", señaló Bauzá.

Sobre este sistema destacó: "Siempre pensamos en el tema de la hidroponía por el problema hídrico que tiene Mendoza. El sistema que compramos en España fue una gran inversión, es 100% automatizado, trabaja con una estación meteorológica propia que comanda todo el invernadero, regulando temperatura, humedad, y todo".

bauza-frutillas-hidroponicas-01.jpg
Finca robotizada. Este invernadero adquirido en Europa tiene tecnología de punta y automatiza todas las fases del cultivo hidropónico que han implementado los mendocinos destacados de la familia Bauzá.

Finca robotizada. Este invernadero adquirido en Europa tiene tecnología de punta y automatiza todas las fases del cultivo hidropónico que han implementado los mendocinos destacados de la familia Bauzá.

Luego sumó: "Este invernadero es el segundo de Argentina, el primero está en Buenos Aires, y parte de la inversión de este invernadero es de los mismos representantes de los españoles en el país. Nosotros lo compramos y lo instalamos en octubre del año pasado, con la plantación incluida, y a partir de diciembre pasado comenzó a dar producción, y esta es continua, es de cosecha continua".

Sobre este tema sentenció: "Estamos en pleno aprendizaje, tanto de la parte productiva, como de la parte comercial, y de buscar la rentabilidad".

Crecer, siempre crecer

Los importantes logros no los detienen a los Bauzá en su crecimiento. Por el contrario, ambos saben que el mercado mundial de los commodities es dinámico y cambiante, y la impronta es descubrir la demanda y satisfacerla. La idea de estos empresarios es no quedarse quietos y apuntar al crecimiento para llegar a un mercado mundial cada vez más exigente en los cualitativo y cuantitativo. "Hace unos días hemos realizado un convenio por el 50% de una fina en Capdevila, Las Heras, donde trabajaremos una variedad de uva de mesa sin semillas para exportar", detalló, para concluir agregando: "No es lógico que aquí tenemos todo lo necesario para poder exportar calidad y los mayores exportadores sean Perú y Chile, en ese orden. La uva más exportada para consumo es la Red Globe, pero las exigencias mundiales buscan variedades sin semillas y a eso apostamos".