Embed      

Dicen los especialistas en economía que las épocas de crisis son épocas de oportunidades. La economía mundial, y obviamente la de Mendoza, está en crisis por la pandemia del coronavirus y la cuarentena consecuente. Pero un rubro como el de los salones de fiestas infantiles -peloteros- no tiene mucho margen para maniobrar, y ya llevan tres meses sin poder tener ingresos, mientras que los gastos son los mismos que antes del 20 de marzo, cuando se decretó la cuarentena total.

Te puede interesar: IFE ANSES cuándo cobro el bono, cómo reclamar si me rechazaron y de cuánto será el refuerzo

Javier Pérez Braga es el presidente de la Asociación de Peloteros de Mendoza, y describió y cuantificó cual es la terrible situación que pasan los pequeños empresarios del rubro. "No es que estemos en contra de las medidas de prevención, pero se está volviendo insostenible para los peloteros de Mendoza. Los locales, en muchos casos pagan el 100% del alquiler por algo que no están usando y son locales muy muy grandes", contó el vocero de la cámara. Hay otros propietarios de peloteros que se han unido a la Asociación de Propietarios de Salones de Fiestas de Mendoza, entidad que preside Fabián Manzur.

"Este es un rubro muy abarcativo, ya que trabajan mozos, DJs, decoradores, gastronomía, limpieza y otros más. Es una red grandísima de colaboradores en el rubro. Hay varios que han cerrado pero no hay números, es un día a día, la gran mayoría está tratando de aguantar, deben estar en un 20% los que cerraron", detalló Pérez Braga, que sentenció: "Si esto se sostiene hasta fin de año, no va a haber nadie que aguante".

"Somos pequeños empresarios. Yo soy solo, no tengo socios, y se me complica, vivo gracias a que mis viejos me dan una mano, pero, ¿hasta cuándo voy a aguantar semejante infraestructura sin producir nada? -No podemos diversificarnos ni buscarle la forma de hacer alguna cosa momentánea", explicó Javier, comparando su rubro con otros que pueden tener una salida alternativa, como es el servicio de delivery en los restaurantes, o el take away en bares y cafes.

Algunos números del rubro

Desde la cámara que nuclea a gran cantidad de peloteros, "60 familias", según Pérez Braga, se elaboró un pequeño informe tras una encuesta realizada entre los propietarios a los 60 días de cuarentena.

 Embed      
 Embed      

Los números hablan por sí solos y demuestran la precaria situación del sector empresarial mendocino dedicado al alquiler de salones para cumpleaños y fiestas infantiles. "Pudimos trabajar hasta mitad de marzo, y pagué los impuestos correspondientes. Pero de marzo a ahora, me han llegado las boletas con casi el doble de cara que las anteriores, y el negocio ha estado cerrado y sin producir un centavo", reclamó Javier.

También se ha trabajado en la elaboración de un protocolo de seguridad sanitaria para utilizar en los casos que se vaya flexibilizando la cuarentena y que les permita abrir al público, aunque sea en forma limitada. Para ver el protocolo, hacer click en "descarga" en la línea inferior.

Quejas y búsqueda de soluciones

En conjunto con sus asociados, los propietarios de peloteros no dejan de buscar una alternativa para poder generar ingresos, tras tantos días de inactividad. "Ahora con el tema de las reuniones familiares hasta diez personas, espero que el gobierno nos escuche y que después puedan ser 25 personas, luego 50, hasta que podamos llegar a un 50% de la capacidad de los salones, pero no podemos estar cerrados hasta fin de año", dijo el dueño del pelotero Recreo, en Guaymallén.

Finalmente, Pérez Braga se quejó amargamente de la invisibilidad que tienen respecto al estado, quien no les ha dado ningún tipo de ayuda. "En la Asociación nos hemos puesto a laburar buscándole la vuelta, pero no podemos llevar las propuestas a las autoridades porque no nos han dado nunca una audiencia, ni siquiera vía Skype. Solamente desde los medios de comunicación se han acordado de nuestro rubro", concluyó Javier.

Te puede interesar...