Diario Uno > Economía > FMI

Martín Guzmán celebró la inyección de liquidez que hará el FMI

El FMI anunció que los países más golpeados por la pandemia se verán beneficiados por la institución a través de la emisión de Derechos Especiales de Giro

El ministro de Economía, Martín Guzmán, celebró este miércoles la inyección de liquidez que hará a partir de junio el Fondo Monetario Internacional (FMI) a los países más golpeados por la pandemia, a través de la emisión de Derechos Especiales de Giro (DEG).

"La extensión de los derechos especiales de giro es un logro importante al que se llegó gracias a liderazgos positivos en un momento muy difícil para el mundo", escribió el funcionario en sus redes sociales desde Washington.

Te puede interesar...

Según afirmó el ministro de Economía, la decisión del FMI "le va a permitir a los países que más lo necesitan tener mejores condiciones para lidiar con los efectos de la pandemia" de Covid-19 al menos en lo que resta de este año y el próximo.

Guzmán compartió el mensaje de la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, quien anoche publicó: "Buenas noticias. Los directores ejecutivos del FMI expresaron un amplio apoyo para considerar una asignación de DEG de u$s650.000 millones".

Según Georgieva, esto es un "paso clave para garantizar que todos los miembros, especialmente los más afectados por la crisis, tengan reservas de reserva más altas y más capacidad para ayudar a su gente y apoyar la recuperación".

En medio de las negociaciones por la refinanciación de la deuda de la Argentina con el FMI, surgió la posibilidad de que el organismo le inyecte al país el equivalente a 4.300 millones de dólares en Derechos Especiales de Giro.

El DEG es un activo de reserva internacional creado en 1969 por el FMI para complementar las reservas oficiales de los países miembros.

Hasta marzo de 2016 se habían creado y asignado a los países miembros DEG 204.100 millones (equivalentes a unos USD 285.000 millones).

El DEG se puede intercambiar por monedas de libre uso; el valor del DEG se base en una canasta de cinco monedas principales: el dólar estadounidense, el euro, el renminbi chino (RMB), el yen japonés y la libra esterlina.

Esta iniciativa viene siendo impulsada desde principios de 2020 por la secretaria general de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena, pero los Estados Unidos se oponían.

Ahora, con el cambio de gobierno en la superpotencia global que tiene el poder de vetar una iniciativa como esta por sí solo abrió las puertas para que el Fondo pueda inyectarle liquidez y reforzar las reservas a los países más golpeados por la crisis internacional que provocó la pandemia de Covid-19.

Georgieva anunció su intención de presentar en junio una propuesta formal al Directorio Ejecutivo del FMI para considerar una nueva asignación de 650.000 millones de dólares, basada en una evaluación de las necesidades de reservas globales a largo plazo de los países miembros de la institución, y de conformidad con el Convenio Constitutivo y el mandato del Fondo.