Vínculos regionales

Las tres claves del acuerdo con Brasil que pueden impulsar la economía argentina

Un informe del CEPA advirtió sobre los puntos más destacados de los entendimientos entre ambos países luego de la vuelta de Lula da Silva a la presidencia

La vuelta de Luis Inácio Lula da Silva a la presidencia de Brasil abre una puerta de oportunidad comercial y económica para la Argentina. Según un informe, en un 71% de las veces cuando el país vecino creció, nuestra nación acompañó a la par, y esta vez, el consenso ideológico puede impulsar la relación bilateral en tres ejes: la restricción externa, la actividad económica y la reconfiguración de la coordinación regional.

Brasil es nuestro principal socio comercial y es un dato central, ya que sobre esa base y la posibilidad de un "gran acuerdo bilateral", el gobierno de Alberto Fernández espera "una gran integración energética, industrial, financiera y agroalimentaria”, según definió el embajador en Brasilia, Daniel Scioli.

El Centro de Economía Política Argentina (CEPA) repasó en un estudio el vínculo comercial y productivo entre ambas naciones y cómo este se aplicaría en el acuerdo que incluye como principales medidas la extensión del sistema que permite las compensaciones de importaciones y el financiamiento por parte del BNDES de la construcción de la segunda etapa del Gasoducto Presidente Néstor Kirchner, que se extenderá desde Salliqueló, en la provincia de Buenos Aires, hasta San Jerónimo, en Santa Fe.

►TE PUEDE INTERESAR: Argentina y Brasil anunciarán que avanzan en la creación de una moneda común

De acuerdo con el relevamiento, el entendimiento con Brasil "relajará la necesidad de divisas para el intercambio comercial" con el país carioca, "otorgando mayor disposición de dólares para otros usos". Esto es porque, pese a que la relación comercial siempre fue más desfavorable para la Argentina, "las potencialidades de intercambio en nuevos mercados, como el energético, elevarán significativamente el piso de flujos comerciales bilaterales y permitirán que la balanza se equilibre más a favor de la Argentina en el futuro".

lula y Alberto Fernández.jpg

La relación comercial entre Argentina y Brasil

En 2022, Brasil concentró el 17% de los flujos comerciales externos y se constituyó en el principal destino de las exportaciones argentinas por casi USD 12.000 millones, representando las mismas un 14% del total. Las compras a ese país, por aproximadamente USD 15.000 millones, representaron el 20% de las importaciones argentinas, ubicándose en el segundo lugar después de China. Si bien la participación en sentido inverso es sustancialmente menor (Argentina es la contraparte en un 7% del comercio exterior brasileño), aun así, se constituye como el tercer mercado en importancia, después de China y los Estados Unidos.

image.png

El vínculo fue cambiando a lo largo de los últimos 20 años. En los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, la relación se potenció, llegando a su pico en 2011, cuando se registró el máximo intercambio comercial entre los países, con cerca de u$s40.000 millones entre exportaciones e importaciones.

Durante la gestión de Mauricio Macri entre 2016 y 2019 y una premisa aperturista de la economía, con eliminación al cepo cambiario, el sesgo aperturista se reflejó en el crecimiento de las importaciones y el estancamiento de las exportaciones, siendo el 2017 el peor registro de déficit comercial bilateral de la historia (u$s8.700 millones), señaló el informe del CEPA.

►TE PUEDE INTERESAR: Anunciaron en Mendoza créditos para comprar inmuebles en parques industriales a una tasa del 49%

En ese período, se puso de relieve un impacto regresivo en el perfil exportador. Brasil buscó nuevos proveedores y la administración de Juntos por el Cambio se perfiló hacia exportaciones como "supermercado del mundo", con una suba de exportaciones de origen agropecuario y baja de las manufacturas.

En la etapa de Jair Bolsonaro, en tanto, Brasil dejó de ser nuestro principal socio comercial y fue reemplazado por China, al tiempo que se redujo sensiblemente nuestro déficit comercial con el país vecino.

"La recuperación económica de los últimos dos años permitió que la situación se revirtiera en el 2022, pero cabe advertir que las exportaciones de Brasil reaccionaron con más fuerza de lo que lo hicieron las exportaciones argentinas, llevando el déficit bilateral a valores más similares a los del período 2011-2015 (u$s3.400 millones) respondiendo al perfil de exportaciones de cada uno de los países", indicó el relevamiento.

Y agregó: "Actualmente, el intercambio comercial con Brasil mantiene un margen de crecimiento con relación a los máximos de 2011 (de unos USD 10.000 millones), cuando la agenda de integración regional estaba al corriente del día".

El perfil del comercio bilateral entre la Argentina y el Brasil es preponderantemente manufacturero, las manufacturas de origen industrial son significativas e involucran cadenas de alto valor agregado, destacó la consultora.

Vaca Muerta para mejorar la restricción externa

En ese contexto, por su centralidad económica y geopolítica, "se destaca la integración energética, un set de medidas con alto grado de avance que posibilitan no solo exportar gas de Vaca Muerta a Brasil, sino también GLP, e importar energía hidroeléctrica a precios muy competitivos".

image.png

La posibilidad de monetizar Vaca Muerta traería un gran alivio a la restricción para la utilización de divisas. "El reemplazo de generación eléctrica con fósiles alternativos (e importados) por 10 fuentes hídroléctricas a precios competitivos, la diversificación de las exportaciones argentinas con la incorporación de nuevos productos derivados del petróleo y la utilización de monedas locales para estos intercambios, entre otros beneficios, permitirán revertir el tradicional déficit comercial con Brasil, relajar los estrangulamientos del sector externo e incluso iniciar un sendero virtuoso de acumulación de reservas internacionales", apuntó el CEPA.

Se está trabajando, además, en un “nuevo memorándum de energía” que adicionaría más medidas:

  • La venta de gas en verano por parte de Argentina y la compra de energía eléctrica de Brasil en el invierno.
  • Incremento del intercambio energía eléctrica a partir del recién firmado “Memorando de entendimiento sobre intercambio de energía eléctrica con Brasil”, que permite realizar intercambios estacionales y pagarlos en moneda local.
  • Un nuevo conversor de energía eléctrica para ampliar las transacciones.
  • La venta de Gas Licuado de Petróleo (GLP) a Brasil.

Por otro lado, el informe destacó que el entendimiento contempla la posibilidad de ampliar a 180 días el Sistema de Moneda Local (SML) entre Brasil y Argentina, un sistema de pagos destinado a operaciones comerciales que permite a los importadores y exportadores argentinos y brasileños la realización de pagos y cobros en sus respectivas monedas.

►TE PUEDE INTERESAR: Mendoza Activa bate récords en inversiones hidrocarburíferas tras las última convocatoria

El cambio "permitirá darle mayor fluidez y volumen al comercio bilateral, reducir el costo de las operaciones y descomprimir las necesidades de reservas para las importaciones de forma inmediata, y así mantener los niveles de producción".

La agenda de negociaciones incluye también la posibilidad de:

  • Un Swap del Banco Central brasileño para el fortalecimiento de reservas y el comercio bilateral, es decir, un refuerzo de dinero para engrosar las espaldas del BCRA.
  • Acuerdos entre Bancos Públicos como el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), el Banco de la Nación Argentina (BNA) y el Banco de Inversión y Comercio Exterior, para profundizar el comercio, infraestructura de intercambio comercial e inversiones.
  • Aumentar la capacidad de préstamos de bancos de desarrollo latinoamericanos.
  • Moneda común: en este aspecto, implica el inicio de una discusión que deberá incluir, entre otras cuestiones, cómo resolver las diferencias de productividad, las etapas de convergencia de la macroeconomía de ambos países (y eventualmente de otros que participen) y la dinámica de las decisiones de política económica, monetaria y cambiaria.

En el aspecto de la integración regional, "el conjunto de medidas de la agenda de integración le permitirá a la Argentina ir revirtiendo gradualmente el tradicional déficit comercial con Brasil, que en 2022 significarán más de USD 3.500 millones. Cuando el segundo tramo del gasoducto y las obras complementarias estén plenamente operativas, también ayudarán a relajar la restricción externa y comenzar un sendero virtuoso y autónomo de acumulación de reservas internacionales".

Fuente: A24.com

Temas relacionados: