Con el aumento del 5% anunciado por ANSES y el aguinaldo, la jubilación mínima será $28.500 para el mes de diciembre. La información sobre cuánto cobran los jubilados en diciembre fue ratificada por la titular de ANSES Fernanda Raverta. La actualización se hará por medio de un decreto que también impactará en los montos de las pensiones no contributivas y otras asignaciones. Sin embargo, de confirmarse el bono de fin de año, no será para todos los haberes jubilatorios.

La reciente suba del 5% para todos los jubilados (no sólo los de la mínima) se hará efectiva en diciembre de manera automática con el calendario de cobro que notifica habitualmente ANSES. Según el Gobierno nacional, este será el último aumento por decreto que se dicta sobre los haberes jubilatorios antes del tratamiento del proyecto de ley de movilidad jubilatoria que se enviará en los próximos días al Congreso y establece una nueva fórmula de ajuste de jubilaciones.

Te puede interesar...

El reciente anuncio de un aumento del 5%, se sumará a las subas asignadas en marzo (2,3% más un bono de $1.500), en junio (6,12% para todos los haberes jubilatorios) y en septiembre (7,5% para todas las jubilaciones). En total, la jubilación mínima será de $19.035 que, sumada al medio aguinaldo, alcanzará los $28.500.

No obstante, el bono de fin de año para jubilados no será para todos los que integran el sector pasivo.

Jubilados: quiénes cobrarían el bono de fin de año

El presidente Alberto Fernández, anticipó que "se está evaluando" asignar un "bono de fin de año" para los jubilados que cobren la mínima. Este extra se adicionaría a la suba del 5% de los haberes de diciembre y el aguinaldo que les permitirá cobrar $28.500, sin contar el bono que aún no se sabe de cuánto será.

"Vamos a ver cómo hacemos pero lo estamos evaluando", remarcó Fernández. Esto se condice con lo manifestado por el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, quien también dio indicios de poder activar este beneficio para los jubilados de la mínima.

En tanto, la nueva propuesta de movilidad previsional que impulsa el Gobierno nacional prevé un ajuste cada seis meses. El mismo se determinará a través de una fórmula que incluirá, en partes iguales, la evolución de los salarios y la recaudación impositiva. Esta fórmula tiene como antecedente la establecida por la ley 26.417, vigente desde 2008 hasta su derogación en 2017, que ajustaba los haberes jubilatorios en marzo y septiembre y sus elementos constitutivos básicos eran: los salarios y la recaudación.