Productores reclaman ayuda para salir de la grave crisis olivícola en Mendoza. Un de las industrias más prometedoras de Mendoza por el potencial exportador que involucra está la borde de la extinción porque la coyuntura actual está aniquilando a las pymes que plantan olivos, y a todo el sector elaborador y procesador de aceituna y aceite de oliva.

Un solo dato pinta por completo la situación: de las 20.000 hectáreas implantadas con olivos que tenía Mendoza sólo quedan 5.000 en producción, las otras 15.000 hectáreas se perdieron por diversos problemas.

Seguir leyendo

La baja rentabilidad de la producción y los altos costos dentro de un contexto de inflación, han llevado a abandonar hectáreas de olivares que encuentran un destino más rentable como parcelas de urbanizaciones o barrios cerrados. Uno de los departamentos más afectados por está problemática es Maipú con grandes zonas que tenían hectáreas de olivos y que hoy son cotizados loteos para la expansión inmobiliaria.

Con este contexto productores olivícolas de Mendoza se reunieron este jueves con funcionarios nacionales para plantear la situación.En el encuentro participó el titular del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), Martín Hinojosa en la que anunció que sus laboratorios serán adecuados para uso del sector, con el objetivo de ayudar a la realización de las certificaciones necesarias para la Denominación de Origen Mendoza Norte.

El pedido de la Denominación de Origen Mendoza Norte -que lleva 3 años de análisis y está basado en investigaciones científicas de las que participó Gabriel Guardia, enólogo y gerente general de Olivícola Laur -, está siendo evaluado por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. A partir de ahora, el sector olivícola dispondrá del servicio de análisis de los laboratorios de INV de manera accesible y confiable, para poder llevar a cabo las determinaciones necesarias.

olivicultura.jpg.crdownload
La erradicación de plantaciones de olivo en Mendoza a diezmado la producción drásticamente.

La erradicación de plantaciones de olivo en Mendoza a diezmado la producción drásticamente.

En el encuentro, los productores y empresarios presentes aprovecharon para plantear algunos reclamos y destacar lo que hicieron provincias como San Juan, Catamarca, La Rioja y Neuquén. “Estamos buscando la forma de que la olivicultura mendocina no desaparezca y para eso se necesitan políticas públicas de largo plazo que apoyen al sector”, indicó Guardia.

Además de Hinojosa; participaron de la reunión el secretario de Alimentos, Bioeconomía y Desarrollo Regional de la Nación, Marcelo Alós; la dupla de precandidatos al Congreso Nacional por el Frente de Todos Anabel Fernández Sagasti y Adolfo Bermejo; el presidente de la Asociación Olivícola de Mendoza (ASOLMEN), Luis Mansur; Juan Carlos Najul del Centro INTI Mendoza y varios productores y empresarios olivícolas.

Los problemas más graves

La abrupta caída en la cantidad de hectáreas en producción hace que falte materia prima para elaborar aceite de oliva local. "No hay promoción de la industria", dijeron los productores.

También reclamaron financiamiento para invertir en el cultivo de grandes hectáreas de olivos, y tecnificar mediante plantaciones intensivas, riego por goteo, cosecha mecánica. Esta es la única alternativa para ser competitivos en el mundo.

Otra problema grave que afecta a todo el sector agroalimentario es la falta de envases de vidrio. Esto complica la comercialización porque aún con materia prima disponible, no tienen donde envasarla o se ven obligados a cambiar de envases lo que obliga a cambiar etiquetas, un gasto adicional que tienen que afrontar.

El problema de la escasez de envases de vidrio ha sido planteado al propio ministro de la Producción de la Nación para que busque a una solución. Esta industria en la Argentina está fuertemente monopolizada por poquísimas empresas que exportan buena parte de su producción y dejan desavastecido al mercado interno.