Fondos buitres

Demanda millonaria en Estados Unidos por la expropiación de Aerolíneas

El fondo Titan Consortium pide U$S 320 millones al sostener que incumplió el pago de un fallo en contra del país dispuesto por el tribunal arbitral del Banco Mundial (CIADI)

Por UNO

El fondo Titan Consortium sostiene que Argentina incumplió el pago de un fallo en contra del país dispuesto por el tribunal arbitral del Banco Mundial (CIADI) por lo que realizó una nueva demanda contra la Argentina, por USD 320 millones, fue llevada ante un tribunal de Estados Unidos por la expropiación de Aerolíneas Argentinas en el 2008.

En 2019, ese Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones rechazó el pedido de nulidad realizado por la Argentina, luego de que en 2017 la condenara a desembolsar USD 320 millones más intereses a Titan.

Seguir leyendo

Este fondo logró demandar a la Argentina, luego de que le comprara el derecho a hacerlo por al fondo inglés Burford (el mismo que litiga contra la Argentina por la expropiación de YPF).

Burford, a su vez, se lo había comprado a la empresa española Teinver, dueña del grupo Marsans, luego de quedar en quiebra.

"Todos pensamos que en algún momento el Gobierno iba a pagar el fallo. Hoy nos enteramos que no pagó y entonces Titan va al distrito de Columbia, que es la Corte que tiene jurisdicción exclusiva sobre cualquier acción relacionada con fallos del Ciadi, cuando en el tribunal del Banco Mundial ya no quedan más instancias para seguir", explicó Sebastian Maril, analista financiero de Fin Guru, que sigue las demandas contra el Estado argentino en el exterior.

Maril explicó que Teinver es una empresa española que, en 2001, compró el 100% de las acciones de Air Comet, que a su vez era propietaria de Interinvest, dueña de Aerolíneas Argentinas y Austral.

Tres juicios en Nueva York

Si esta demanda prospera, se sumaría a los tres juicios abiertos contra la Argentina en cortes de Nueva York.

Esas causas están vinculadas con la expropiación del 51% de las acciones de YPF en manos de Repsol, y que Burford Capital compró el derecho a litigar; la del cupón PBI, en el que un grupo de acreedores demanda al país por cambiar la base de cálculo del Producto Bruto; y la del remanente de holdouts que tienen deuda en default de la Argentina y nunca entraron a los sucesivos canjes que se llevaron adelante.

Cuando se dispuso la expropiación de Aerolíneas Argentinas, que fue votada por el Congreso, el Tribunal de Tasaciones de la Nación la valuó en forma negativa por USD 832 millones.

Marsans, en cambio, sostenía que la empresa valía USD 600 millones, lo que inició el desacuerdo con la Argentina.

El fallo del tribunal del Banco Mundial demoró nueve años, durante los cuales los españoles de Marsans vendieron la titularidad del juicio al fondo de inversión Burford, por 25 millones de dólares.

Burford, a su vez, cedió los derechos del juicio de Aerolíneas a otro fondo, Titan, que ahora busca cómo cobrar los USD 320 millones reclamados al Estado argentino.