Para confirmar estos faltantes, del programa vespertino de Radio Nihuil Hora Libre, se comunicaron con el empresario Rubén David, dueño del supermercado mayorista Oscar David, quien corroboró la versión. "Harina hay poca. Pocas marcas y poca cantidad. Con el aceite pasa lo mismo", dijo el comerciante.

Insostenible. Al aumento de la harina se suman los de las tarifas de luz, de gas y de otros insumos de panaderías y hasta los alquileres.
Falta de harina y altos precios, hacen que aumente el precio del pan y las pastas.

Falta de harina y altos precios, hacen que aumente el precio del pan y las pastas.

"Nosotros trabajamos más con comercios (son mayoristas), y les estamos entregando entre dos o tres paquetes de 12 unidades de un kilogramo por cliente", dijo Oscar, que aclaró: "Lo que pasa es que cuando hay faltante, si no ponés límites, viene un cliente y se lleva todo (el stock) y el resto se queda sin producto. Limitando podemos venderle a todos los que van la cantidad que más o menos usa habitualmente en su hogar", explicó Rubén.

El empresario confesó además, que con el stock que dispone en este momento, no le alcanza "ni para una semana".

Entre fideicomisos y problemas

Respecto a las explicaciones que dan desde los molinos proveedores de harina, Rubén dijo: "Realmente todo lo que dicen suena a excusa. Hoy no se puede decir que haya un problema único. Cuando no es el dólar, es el precio, cuando no, es el stock o la sequía, y así. Pero sí hay que decir que el trigo, de costar u$s190, paso a valer u$s500".

"Al que produce trigo, hoy le conviene exportarlo, y también le conviene al gobierno, por las retenciones, ya que no es lo mismo retener sobre 500 que sobre 190. El gobierno está también en una encrucijada respecto a exportar. Si restringe, deja de mandar al exterior y recauda menos", destacó David, que agregó: "También aumenta el dólar. A nosotros no sólo nos aumenta el valor del commodity, si no también el valor del dólar en peso, entonces tenemos un doble aumento".

"Con la harina se hablaba de armar un fideicomiso como el del aceite. Pero no nos dicen cuando va a suceder esto", dijo.

Respecto al aceite, declaró que pasa lo mismo que con la harina. "Esta armado un fideicomiso con una producción igual a la del año pasado. Entonces las aceiteras están comprometidas a entregar la misma cantidad que en 2021, pero en medio de esto, tuvimos la caída de Vicentín, que abarcaba gran parte del mercado, y eso no se pudo reemplazar. Además se reactivó el consumo tras la pandemia", detalló.

"El fideicomiso está de acuerdo al año pasado, y tenemos un faltante de 10 o 20 puntos del producto, que nos obliga a que falte en la góndola", agregó el mayorista mendocino para finalizar.

Temas relacionados: