Realidad argentina

Cómo afecta al consumo la crisis económica

La crisis económica ha cambiado losa hábitos de consumo alimentario de los argentinos. Se buscan precios y productos más pequeños

Por UNO

Es importante la caída del consumo de alimentos en Argentina, en sintonía con el aumento de la inflación y de los índices de pobreza e indigencia. La situación económica ha obligado a un cambio en los hábitos y además de que se busca el mejor precio, la población también opta por productos de menor calidad o más pequeños. Los rubros en los que más se nota son los de alimentos básicos, bebida e higiene.

Darío Hernández, gerente de Cuentas de la Consultora Scanntech analizó esta situación en una entrevista de Radio Nihuil, con los periodistas Carina Scandura y Carlos Hernández.

Seguir leyendo

Alimentos preparados, por las nubes

"Es verdad que el consumo está recayendo más que cayendo. En agosto último fueron 10 puntos menos pero son varios años de retracción. Lo bueno es que no todo el país refleja la misma situación. En las grandes ciudades se está un poco mejor".

"La harina o la yerba más o menos han mantenido niveles de volumen, pero cuando vamos a alimentos más preparados, como hamburguesas o milanesas de soja, se nota más la caída. Son las categorías con mayor incremento de precios, en el orden del 50%. Los alimentos básicos están en el 40% y ni hablar de las bebidas, que están en el 60%".

Precios Cuidados

"Tenemos que tener en claro la diferencia de los canales. Los Precios Cuidados en los grandes supermercados y en las cadenas nacionales, tienen resultado, sin duda, porque se pueden respetar los precios y cumplir el abastecimiento. Pero cuando queremos llevar ese programa los negocios tradicionales, no termina de concretarse pues el producto existe y llega, pero no se logra respetar el precio. Es por los costos de la larga cadena de distribución. Una cosa es cuando el fabricante negocia con una cadena nacional y otra es cuando se llega a los almacenes, kioscos o minimarket porque ahí juegan también los mayoristas o distribuidores".

Los hábitos de consumo

"Los hábitos de consumo cambiaron por el lado del consumidor y por el punto de venta. A los negocios más chicos se les redujo el capital de trabajo, no tienen cuenta corriente y si no pagan, nos les bajan la mercadería. Hay reducción de productos de precios altos. Fíjense el champú y las gaseosas. Hay muchos tamaños, sabores y fragancias. Entonces el que compra busca lo más barato por tamaño. El consumidor se restringe y el punto de venta no puede mantener la oferta completa".

Lo que viene

"Hay charlas con los fabricantes. Tenemos que el 60% o 70% del consumo en la Argentina es a través de almacenes, autoservicios y kioscos. Hay planes para mejorar los precios y se trabaja en eso pero la realidad es que hoy por hoy, no se nota. La cadena de distribución sigue siendo muy larga y los precios son difíciles de controlar".