A partir del 1 de julio comenzará a aplicarse, por primera vez, la nueva fórmula de indexación de alquileres uno de los puntos clave de la nueva ley de Alquileres que entró en vigencia en julio del año pasado.

Esto significa que a partir de esa fecha la actualización de los contratos de alquiler se deberá regir por el Índice para Contratos de Locación (ICL) que publicará diariamente el Banco Central en su web oficial. Este índice contempla, en partes iguales, la variación de la inflación (de acuerdo al IPC que mide el Indec) y los salarios, según la remuneración promedio de los trabajadores estables (Ripte).

De acuerdo al cálculo efectuado por el presidente del Colegio de Corredores Públicos Inmobiliarios de Mendoza, Estanislao Puelles Milán, en entrevista con Radio Nihuil, se estima que la actualización de los contratos a partir de julio, será del orden del 35%

Según esos índices, desde el 1 de julio 2020 hasta hoy los precios de los alquileres deberían actualizarse un 35% (el índice a la fecha es de 1,35). En ese caso por ejemplo, un alquiler de $25.000 mensual vigente en los últimos 11 meses pasado pasaría a $33.750.

"Esto supone un aumento superior a la nosotros veníamos haciendo - manifestó el presidente del Colegios de Corredores- antes de la puesta en vigencia de la ley. Esto va a tener una repercusión muy fuerte en los contratos. Nosotros lo anticipamos; dijimos que la ley iba a traer problemas a los inquilinos y a los propietarios. Hay muchos menos inmuebles en alquiler, hay una retracción que hacía décadas que no se veía. Esto termina perjudicando a los inquilinos porque cuesta mucho conseguir un inmueble".

"Estimamos que cada 10 inmuebles que había en alquiler antes de la vigencia de la ley ahora hay 7. Esto se refleja en nuestro portal inmobiliario, sobre 9.000 propiedades, solo el 10% es de alquileres", sostuvo el dirigente.

De acuerdo a este nuevo parámetro la actualización está por debajo de otros índices utilizados en el mercado inmobiliario que se incrementaron por encima del que se utilizará para los alquileres: el UVA, por ejemplo, creció 42,26%; el CER 42,38% y el dólar minorista del Banco Nación 35,71%.

Sin embargo, si se lo compara con lo que que subió la inflación en los últimos 12 meses hasta abril 2021 -según el último relevamiento del INDEC, que fue del 46.3%- el aumento promedio en los contratos de alquiler estará por debajo.

Difícil llegar a la casa propia

Se estima que faltan alrededor de 120.000 viviendas en la provincia de Mendoza para equilibrar el actual déficit. Es un número alto y las condiciones de la economía hacen que no haya posibilidades de acceder a la vivienda propia. La nula posibilidad de crédito también complica. La incertidumbre económica hace que no se alienten las inversiones en el sector de la construcción por lo tanto no se amplía la oferta de viviendas para alquiler, detalló Puelles Milán para completar el combo que explica la situación actual.

"El mercado inmobiliario y hipotecario está en crisis, hubo una pequeña recuperación con los créditos UVA, pero no duró mucho porque la inflación impide tomar créditos hipotecarios", explicó el referente.

Seguir leyendo