Tras la nueva suba del 4,5% en el precio de los combustibles, los mendocinos verán afectado su bolsillo en más de un aspecto. Economistas dialogaron con Diario UNO y explicaron cuáles son los aumentos cadena que se vienen.

Te puede interesar: Los combustibles subieron casi 80% en el último año

Todos los especialistas coincidieron en que hay un impacto directo que es sobre el transporte de personas y de productos.

Te puede interesar: Después del aumento del martes, Axion anunció una baja del 2,6% en sus naftas

Fernando Galante, economista, señaló que el incremento de los combustibles repercute en el costo logístico y que hace al precio final de cualquier producto, ya que se lo tiene que mover de un lugar a otro.

"Siempre hay un cierto traspaso de precios. Va a tener más impacto mientras mayor sea el peso de ese insumo en la matriz de costos de ese producto." "Siempre hay un cierto traspaso de precios. Va a tener más impacto mientras mayor sea el peso de ese insumo en la matriz de costos de ese producto."

Fernando Galante, economista

 Embed      

A tono, el especialista Roberto Roitman explicó que los aumentos cadena "es común en un país como la Argentina que depende casi exclusivamente del transporte terrestre vía camión". Detalló que el uso del ferrocarril en Mendoza es casi inexistente y que todo este panorama acotado hace que el combustible sea un componente central en todos los costos.

El economista Pablo Salvador se sumó a esta afirmación y agregó la explicación de cómo este insumo genera un efecto dominó de aumentos en otros productos.

"Cuando aumenta el combustible, como consecuencia se incrementan los precios tanto del transporte público como de los fletes. A su vez, aumenta el costo de traer los alimentos a Mendoza, y por ende, de los alimentos. Esto genera el incremento de la canasta básica total, y por ello, las líneas de pobreza e indigencia pegan un salto"  "Cuando aumenta el combustible, como consecuencia se incrementan los precios tanto del transporte público como de los fletes. A su vez, aumenta el costo de traer los alimentos a Mendoza, y por ende, de los alimentos. Esto genera el incremento de la canasta básica total, y por ello, las líneas de pobreza e indigencia pegan un salto" 

Pablo Salvador, economista.

 Embed      

Salvador explicó que como los salarios no están acompañando los aumentos de la canasta básica ni de la inflación, cada vez que suben los combustibles hay más gente por debajo de la línea de indigencia.

Te puede interesar: "Es el primer año que tenemos chicos que lloran de hambre"

Roitman agregó que como los insumos del combustible están dolarizados, a medida que estos aumentan también las naftas se incrementan. En consecuencia "se ve deteriorado el salario real de las personas, que cada vez tienen menos poder adquisitivo. Los ingresos en los últimos años han tenido pérdida en cuanto a tarifas y con el mismo dinero se  compra menos".