Cholunotas Domingo, 9 de abril de 2017

La historia oculta de Sylvester Stallone

Se sabe que Sylvester Stallone tuvo unos inicios cinematográficos complicados, incluidas varias películas pornográficas, pero hasta ahora no se conocía una de sus historias más conmovedoras de aquellos años. El veterano actor, hoy con 70 años, ha contado en Instagram que tuvo incluso que vender a su querido perro para pagar las deudas.La parálisis facial de nacimiento de Stallone complicó que alguien le diera su primera oportunidad en el cine. Sin trabajo malvivió en Nueva York durante meses. En un momento llegó a dormir en la calle por falta de ingresos y se vio obligado a vender a su querido perro, un bullmastiff, porque no tenía ni para alimentarlo. Lo vendió por 40 dólares a un desconocido. Paradójicamente, dos semanas después de verse obligado a despedir a su perro, Stallone vio un combate de boxeo de Muhammad Alí que le sirvió de inspiración para escribir Rocky.Cuando logró vender el guión a cambio de 35.000 dólares y de ser el protagonista, el actor se fue corriendo a buscar a su perro, el cual recompró por varios miles de dólares. En Instagram ha colgado la historia de cómo recuperó a Butkus, el nombre del perro, y de las vivencias que luego compartieron a lo largo de los años."1971 ... Ya que estamos con el tema de "el mejor amigo del hombre" este soy yo y Butkus cuando era un cachorro, ambos estábamos, delgados, hambrientos y viviendo en una parada de metro... Cucarachas calientes y frías. De todas formas, no tenía mucho que hacer en ese tiempo, excepto pasar tiempo con el perro y ahí es donde empecé a aprender el oficio de guionista. Puesto que nunca salí, confié en su compañía, y realmente la idea de escribir Rocky fue suya, pero no se lo digan a nadie .... Años más tarde, cuando las cosas empeoraron, tuve que venderlo por $ 40 frente a una tienda de 7-Eleven, porque no podía pagar comida, entonces como un milagro moderno, vendí el guión de Rocky, y yo pudo recomprarlo de nuevo, si bien el nuevo dueño sabía que estaba desesperado, y me cobró 15.000 dólares ... ¡Valió la pena cada centavo!".

Más noticias