Cholunotas Sábado, 2 de junio de 2018

Carmen Barbieri: "Fede está muy triste"

La capocómica y primera figura de "Magnífica" se lamentó por la ruptura de su hijo con la bailarina. Su palabra.

Carmen Barbieri habló este sábado por primera vez de la separación de Federico Bal y Laurita Fernández. En su ciclo radial, la protagonista de "Magnífica" reveló una charla íntima que mantuvo con su hijo.

"No tengo idea qué pasó, es su vida. Mi hijo tiene 28 años. Anoche fuimos a cenar y nos charlamos todo. Si él quiere hablar, yo lo escucho. Pero se tocó muy poco el tema de su pareja, o expareja no sé, yo no me meto en las parejas de mi hijo, ni en su vida. Tal es así que él se mudó hace un montón y yo ni conocía su casa porque trabaja muchísimo durante la semana. Estuvo en Mar del Plata, después en Tucumán filmando su película (Rumbo al mar) junto a su papá, y después vino a trabajar conmigo los fines de semana. Y yo no le voy a decir 'llevame a tu casa que quiero conocerla'", arrancó diciendo Carmen en diálogo con "Agarrate Catalina", el programa que conduce Catalina Dlugi por La Once Diez.

Luego, reveló que su hijo se esforzó mucho para reconquistarla antes de que decidieran darle una nueva oportunidad a la relación: "La remó y con regalos, eso es muy Bal... pero no sirvió. Por ahora, no sé... no me quiero meter. Ojalá sean felices juntos o separados. Laurita tiene razón en un reportaje que dijo 'yo salgo con Federico, no con los padres', y es así. ¿Qué tenemos que opinar de su relación? Te respondo porque soy educada".

"Sé que está muy triste porque me dijo 'mamá, estoy muy triste' y le contesté 'me imagino. Que no se note en el escenario, que no se note con la gente que te espera en la calle'. Y la verdad es que no se nota porque se queda una hora en la puerta del teatro con el público", agregó.

Por último, dijo: "A mí me gustaba la pareja, me gusta la pareja y además, Laura me cae genial. Pero bueno, está en ellos, es una cosa muy privada. No sé ni por qué se separaron. La mujer tiene que ser muy segura para estar al lado de un hombre que sabe que es mujeriego, que le gustan las mujeres, o que tiene un pasado con muchas mujeres. No tiene que revisar el teléfono, no puede entrar en una computadora... ¡mirá lo que me pasó a mí!".