Suceso editorial mundial

Xi da nueva vida al concepto de gobernanza

El cuarto volumen de Xi Jinping es la declaración más segura hasta el momento sobre la misión y las perspectivas de la nación china

Con el cuarto volumen de “La gobernanza de China” del presidente Xi Jinping, la aparición regular de los discursos de Xi se ha instaurado como un suceso editorial mundial. Debido a que su prestigio como pensador ha crecido en paralelo con su influencia en los asuntos mundiales, la atención de todos los pensadores políticos serios se centrará en las contribuciones intelectuales que está haciendo a la teoría del estado moderno en un mundo globalizado.

En los tres volúmenes anteriores, Xi dio un nuevo impulso al concepto de gobernanza al explorar toda la gama de nociones que sustentan una sociedad saludable, para permitir que su gente persiga sus valores y comparta sus aspiraciones de paz y seguridad.

Al mismo tiempo, puso cada vez más énfasis en la contribución que China está haciendo para salvaguardar el futuro de los seres humanos en un planeta que ellos mismos han puesto en peligro con sus acciones. La civilización ecológica es el concepto chino que hace del desarrollo sostenible un proyecto realizable. Crear un equilibrio entre la humanidad y la naturaleza es una idea con profundas raíces en la cultura china, y Xi ofrece el ejemplo práctico de hoy en la Franja Económica del Río Yangtsé.

Una de las mayores fortalezas del pensamiento de Xi es cómo combina la sabiduría y la profundidad de la experiencia de China, que se remonta a milenios, con las ideas marxistas que se desarrollaron en Occidente bajo el impacto de la modernidad. Esta es una visión dinámica de la relación de las ideas con la realidad, formada en una comprensión del pasado y luego aplicada con el mensaje de que el marxismo mismo tiene que mantenerse al día con los tiempos cambiantes.

Es en relación con la democracia que este cuarto volumen de Xi desarrolla su desafío a Occidente en mayor medida hasta el momento. Afirma enfáticamente que la democracia es un “valor humano compartido y un ideal que siempre ha sido apreciado” por el Partido Comunista de China (PCCh) y el pueblo chino. Él contrasta esto con lo que Deng Xiaoping llamó la “democracia del capitalismo monopolista”.

Estas son declaraciones muy abstractas y generales, pero introducen comparaciones mucho más detalladas de la democracia socialista china y los sistemas occidentales. No existe un sistema único, y cada país debe desarrollar las instituciones que coincidan con su historia y cultura.

En el caso de China, Xi señala cinco principios básicos defendidos por el PCCh: la democracia popular es el alma del socialismo; el pueblo dirige el país; el socialismo chino se ajusta a las condiciones nacionales; por medio de elecciones y votaciones, todos los sectores de la sociedad llegan a un consenso; y aprovechar las fortalezas de la democracia socialista protege la prosperidad y la estabilidad a largo plazo del Partido y del país.

Es una señal del desarrollo continuo del pensamiento del Partido que Xi escribe sobre la “democracia popular en todo el proceso” y cómo se integra con la “democracia orientada a los resultados”. La democracia abarca todos los sectores de la sociedad. Se le pide al Partido que amplíe la participación del pueblo en las asambleas populares, ya que son esenciales para la vitalidad política de China. Este es un paso adelante más allá del énfasis anterior en la democracia consultiva.

El cuarto volumen de Xi es la declaración más segura hasta el momento sobre la misión y las perspectivas de la nación china. Está dirigido al pueblo de China, pero el resto del mundo podría aprender de sus experiencias históricas y logros recientes. Es una inspiración para el esfuerzo común de asegurar nuestro futuro compartido en la Tierra.

* El autor es miembro de la Academia Británica de Ciencias Sociales. Esta es una versión abreviada y traducida de un artículo publicado en China Daily. Las opiniones no reflejan necesariamente las de China Daily.

Temas relacionados: