Vacunas contra el Covid

Unirse para luchar contra la pandemia

Hasta agosto China había suministrado más de 2.200 millones de vacunas contra el Covid-19 a más de 120 países y organizaciones internacionales

China se ha convertido en un proveedor confiable, estable e indispensable de suministros de vacunas contra la Covid-19 para el mundo en desarrollo, afirmaron expertos y funcionarios.

Hasta agosto, China había suministrado más de 2.200 millones de dosis a más de 120 países y organizaciones internacionales. Puso en marcha plantas de producción conjunta y transfirió tecnologías de elaboración de vacunas a más de 20 países, lo que ha dado como resultado una capacidad de fabricación anual de más de mil millones de dosis de vacunas en el extranjero, según cifras del Gobierno chino.

Uno de los envíos recientes a destinos en el extranjero incluye 3 millones de dosis de vacunas fabricadas por la empresa china Sinopharm junto con jeringas, que fueron donadas a Tanzania el 14 de julio. Se esperaba que el envío beneficiara a 1,5 millones de personas.

A principios de junio, una compañía farmacéutica de Camboya firmó un memorando con la empresa china Sinovac Biotech para construir una fábrica de llenado y envasado de vacunas en ese país. Se estima que la fábrica tenga una producción de aproximadamente 104 millones de dosis contra el Covid-19 entre 2024 y 2026 y explore la posibilidad de fabricar otras vacunas.

En una rueda de prensa organizada por Sinopharm el 15 de agosto, el embajador argentino en China, Sabino Vaca Narvaja, se refirió a una carta del presidente Alberto Fernández dirigida a Sinopharm, diciendo que China había proporcionado de forma “rápida y segura” 31 millones de dosis a Argentina cuando el país estaba en urgente necesidad, reforzando el vínculo entre los dos pueblos.

Peter Chang Thiam Chai, subdirector del Instituto de Estudios de China de la Universidad de Malaya en Kuala Lumpur, Malasia, señaló que además de enviar materiales antivirus, equipos médicos y vacunas a Malasia, China también avanzó en la producción local de sus vacunas en el país.

“Durante la pandemia, el nacionalismo de las vacunas obstaculizó severamente la distribución global de dosis”, indicó durante un foro reciente. “Para abordar el dilema, cada país debe ser capaz de producir vacunas, y China lo ha hecho para ayudar a garantizar que todas las personas puedan acceder a servicios médicos y de vacunación asequibles”.

Liu Zhihua colaboró con esta nota.

Temas relacionados: