Es una historia que trasciende el tiempo, testigo de los cambios del mar, una tierra con “ríos misteriosos”, un arca de vida, una sinfonía de maravillas naturales, un museo que alberga lo eterno y lo transitorio, una prueba de que la vida puede ser a la vez dura y frágil, y una historia que registra las percepciones cambiantes de las personas sobre la naturaleza.

Se trata de las Áreas Protegidas de los Tres Ríos Paralelos de Yunnan, situadas en el noroeste de la provincia del mismo nombre. La historia de este territorio enclavado en el suroeste de China, que comparte frontera con Myanmar, comenzó hace unos 40 millones de años, cuando la placa india colisionó con la euroasiática y levantó la meseta Qinghai-Tíbet. Así nacieron las montañas de Hengduan.

La meseta Qinghai-Tíbet, el techo del mundo, alberga las fuentes de los ríos más largos de Asia. Entre las escarpadas cordilleras de norte a sur de las ondulantes montañas de Hengduan corre un poderoso trío de vías fluviales: el Nujiang en el oeste, el Lancang en el medio y el Jinsha en el este.

Respectivamente, son las corrientes superiores del río Salween, que atraviesa Myanmar, el río Mekong y el río Yangtsé, el tercer curso de agua más largo del mundo.

Un dato singular sobre los tres ríos es que corren uno al lado del otro 170 kilómetros en Yunnan antes de que el río Jinsha gire drásticamente hacia el noreste y finalmente se encuentre con el Mar Oriental de China.

Otra curiosidad es que corren inusualmente cerca el uno del otro. La distancia más corta entre Lancang y Jinsha es de 66 km, y entre Lancang y Nujiang la distancia es inferior a 19 km.

Fue así como en 1985, en un mapa satelital esta maravilla geográfica llamó la atención de un experto de la Unesco, lo que marcó el inicio de un largo camino para formar parte de la Lista del Patrimonio Mundial.

La Unesco selecciona los sitios del patrimonio mundial siguiendo cuatro criterios: la importancia estética, ejemplos destacados que representan etapas importantes de la historia de la Tierra, ejemplos excepcionales de procesos ecológicos y biológicos en curso significativos y los hábitats naturales más importantes para la conservación in situ de la diversidad biológica. Cumplir con uno de ellos es suficiente.

Las Áreas Protegidas de los Tres Ríos Paralelos de Yunnan se incluyeron en la lista en 2003. Liang Yongning, profesor de geología de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Kunming en Yunnan, indicó que es el único sitio del patrimonio mundial en China que cumple con los cuatro criterios.

Con una superficie de 1,7 millones de hectáreas, el sitio consta de 15 áreas protegidas diferentes que se han dividido en ocho grupos, cada uno de los cuales ofrece una muestra representativa de la gama completa de la diversidad biológica y geológica de las montañas de Hengduan, incluido Shangri-La.

En la zona de los Tres Ríos Paralelos, un mundo de sierras, se alzan 118 picos glaciares de más de 5.000 metros sobre el nivel del mar. El más alto es el pico Kawagebo (6.740 metros) en el condado de Dechen de la prefectura autónoma tibetana del mismo nombre, en el Gran Cañón del Lancang, una de las áreas protegidas habitadas por los monos de nariz chata de Yunnan en peligro de extinción.

Habiendo sido testigo de un cambio radical en el mar, el área es un museo de geología que alberga una colección de diversos tipos de rocas, como formaciones de arenisca alpina, monolitos de granito y relieve kárstico.

A pesar de limitar al oeste con la zona tropical de Myanmar, el área ofrece varios climas para las criaturas que viven en zonas subtropicales, templadas y gélidas, lo que la convierte en la región con la biodiversidad más rica de China.

Al estar ubicada en la unión de Asia Oriental, el Sudeste Asiático y la meseta Qinghai-Tíbet, el área no solo proporciona un corredor biológico, sino que también conserva especies que justamente pueden llamarse fósiles vivientes, por ejemplo, los helechos arborescentes Cyathea que se remontan a la época de los dinosaurios.

Hoy, a medida que mueren más criaturas a una velocidad cada vez mayor en todo el mundo, en las montañas inaccesibles de los Tres Ríos Paralelos, se descubren nuevas especies casi todos los años. Esto, por sí solo, convierte la zona en una auténtica maravilla natural.

Temas relacionados: