Diario Uno > China Watch > China

Una exposición revela cómo la historia ha recorrido el Gran Canal a lo largo de los siglos

Fluyendo a través del tiempo. Una exposición revela cómo la historia ha recorrido el Gran Canal a lo largo de los siglos

En el siglo XI, el escritor y poeta Qin Guan describió así una noche serena en su poema Han Gou: “La escarcha le da escalofríos a Han Gou, y el agua se ve bastante clara; en una noche tan helada, una infinidad de estrellas iluminan los barcos. Desde lo profundo de las densas plantas acuáticas provienen, sorprendentemente, los sonidos de las palabras y las risas de la gente”.

Han Gou, un canal en lo que hoy es la provincia de Jiangsu, atravesaba Gaoyou, la ciudad natal de Qin. Fue dragado a fines del siglo V a.C. alrededor de una ciudad amurallada en el estado de Wu durante el tumultuoso período de Primavera y Otoño (770-476 a.C.).

Te puede interesar...

Fuchai, entonces rey de Wu, ordenó la construcción de Han Gou para conectar los ríos Yangtsé y Huaihe al norte a fin de facilitar el transporte de soldados y suministros militares. Han Gou fue uno de los primeros canales conocidos de China y fue el precursor de la red del Gran Canal.

China Watch- Canal (1).jpg
Una ilustración del libro de imágenes China a lo largo del tiempo: Un viaje de 2.500 años por el canal más importante del mundo, muestra el paisaje urbano en auge de Tianjin, a través del cual corre el Gran Canal. EDITORIAL DE LA ENCICLOPEDIA DE CHINA

Una ilustración del libro de imágenes China a lo largo del tiempo: Un viaje de 2.500 años por el canal más importante del mundo, muestra el paisaje urbano en auge de Tianjin, a través del cual corre el Gran Canal. EDITORIAL DE LA ENCICLOPEDIA DE CHINA

Cuando Qin, que vivía en la dinastía Song del Norte (960-1127), escribió el poema, el Gran Canal había tenido un papel estratégico en la conexión del norte y el sur del país para garantizar la estabilidad política, la prosperidad económica y la infusión cultural a lo largo de varias dinastías. El peso de la historia que Qin sintió esa noche en Han Gou continúa conmoviendo a la gente hoy. Valoran su poema, impreso en una pared en el Museo Nacional de China en Beijing, que también muestra una espada de bronce que se cree que fue utilizada por Fuchai y desenterrada en la provincia de Anhui en 1976. Estos se muestran en la exposición Remando por Mil Millas hasta el 1 de marzo, para aclamar la historia del Gran Canal de 3.200 kilómetros de largo.

El vasto conglomerado de vías fluviales artificiales, extensiones de Han Gou, la mitad de las cuales todavía está en funcionamiento hoy, recorre las planicies septentrionales y centrales del este de China y fue inscripto como sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO en 2014.

El curador en jefe, Zhao Yong, sostuvo que era difícil organizar la muestra para rastrear la historia del monumental proyecto. La exposición presenta más de 170 artefactos de las colecciones del Museo Nacional, el Museo Capital en Beijing, el Museo de Tianjin, el Museo de Hebei en Shijiazhuang y varias otras instituciones culturales. Utiliza tecnología digital, tal como una animación que simula el bullicioso transporte y la vida social a lo largo de las vías fluviales.

Los objetos exhibidos muestran cómo se excavaron varios tramos, qué roles tuvieron estos diferentes canales, cómo se custodió la carga, especialmente la de importancia nacional, como el grano, y cómo la construcción favoreció la ingeniería, la gestión del transporte marítimo y la diversidad cultural. La animación, que se basa en un libro de imágenes titulado China a lo largo del tiempo: Un viaje de 2.500 años por el canal más importante del mundo, publicado por las editoriales de la Enciclopedia de China y DK, se muestra en una pantalla de 3 metros de alto y 25 metros de largo.

Shangguan Tianmeng, diseñadora visual en jefe de la exposición, señaló: “Las mesas y las plataformas de exhibición están curvadas para simular olas. Esto, junto con la iluminación, crea una atmósfera como si los espectadores caminaran por un canal mientras viajan por el pasado del Gran Canal”.

Yang Guang, el emperador Yangdi de la dinastía Sui (581-618), fue otra figura clave en el desarrollo de la red. Unir áreas aún más expansivas en el norte y el sur se convirtió en una tarea principal para los gobernantes Sui, luego de un largo período de agitación política. Bajo el mando de Yangdi, se dragaron más canales para extender el sistema de vías navegables de Han Gou. La red final llegó a Zhuojun en lo que hoy es Beijing al norte y Yuhang en lo que hoy es Hangzhou en la provincia de Zhejiang al sur. Conectó las cinco cuencas fluviales principales de China y permitió el envío de productos básicos y el despliegue de tropas en un área extensa.

Pero la enorme inversión del megaproyecto contribuyó a la caída de Sui. Al mismo tiempo, el sistema de canales mejorado impulsó intercambios económicos y culturales a lo largo de los ríos Amarillo y Yangtsé. Sentó las bases para la unificación de China en la dinastía Tang (618-907) y para la prosperidad a lo largo de los siglos siguientes.

Las dinastías posteriores, incluida la Ming (1368-1644), se dedicaron a tareas de mantenimiento importantes y pequeñas ampliaciones para mantener limpio y eficiente el vasto sistema de transporte. La exposición muestra Una vista panorámica del Gran Canal, una pintura de la era Ming que Zhao, el curador en jefe, destaca como “un elemento importante en la colección del Museo Nacional”. “Ilustra vívidamente las escenas del canal en verde y el río Amarillo en amarillo”, señaló Zhao. “También identifica los principales proyectos de conservación del agua a lo largo de la vía fluvial, así como montañas, ciudades, templos y puentes, para brindar perspectivas tanto generales como detalladas”. Al apreciar esta pintura de paisaje de seda centenaria, uno puede imaginar una escena bulliciosa en el momento en que los barcos cargados de grano de ocho provincias a lo largo del Gran Canal navegaban hacia Beijing para alimentar a la realeza, funcionarios gubernamentales, soldados y demás ciudadanos.

El Gran Canal atraviesa decenas de ciudades. Pero la exposición arroja luz sobre la relación particularmente estrecha entre el sistema de canales y Beijing, el destino de los gastos de las vías fluviales y la ciudad imperial de las dinastías Yuan (1271-1368), Ming y Qing (1644-1911).

El Gran Canal facilitó los largos viajes de mercancías y mano de obra para la construcción de la Ciudad Prohibida, que marcó su 600° aniversario en 2020. Shan Jixiang, ex director del Museo del Palacio (Ciudad Prohibida), señaló que, debido a que muchos materiales utilizados para construir el complejo llegaron a Beijing a través del Gran Canal, la antigua Beijing, de alguna manera, “se formó y fluyó desde el canal”. “La Gran Muralla simboliza la firme columna vertebral de China, mientras que el Gran Canal es el linaje que fluye por los corazones del pueblo chino”, expresó. “Esta vía fluvial artificial que atraviesa la nación es también un paraíso espiritual para millones”.