Industria china

Un pueblo que apuesta por los botones

El centro de producción en la provincia de Zhejiang se basa en un siglo de experiencia

Cuando Lu Luoyi recibió un juego de botones para su graduación de la escuela secundaria, resultó ser un regalo que le cambió la vida.

“Eran obras de arte perfectamente elaboradas fuera del pueblo”, indicó Lu, que ahora tiene 59 años. “Pensé en la gran destreza que se necesitaba para hacerlas y quería hacer algo similar. Se puede decir que eso fue lo que me ayudó a iniciar mi carrera profesional”.

Lu, con más de 70 colegas, confecciona botones con conchas marinas en una fábrica en Xitang, un pueblo del condado de Jiashan en la ciudad de Jiaxing, provincia de Zhejiang.

La materia prima proviene de las zonas costeras de la provincia, a unos 300 kilómetros de distancia, antes de convertirse en más de 300.000 botones que pasan por las manos de Lu todos los días para ayudar a adornar las últimas tendencias de la moda en todo el país y en todo el mundo.

“Los más bellos pueden parecer perlas que brillan bajo la luz de la luna”, señaló. “Probablemente en ningún otro lugar se puedan elaborar esos botones”.

Los productores de botones de Xitang forman una industria pilar de Jiashan que emplea a más de 20.000 personas. Tuvieron una producción anual de más de 110.000 millones de botones en 2021, la mitad del mercado nacional, y contribuyeron con casi el 70 % de los ingresos fiscales locales, según informó el condado.

Debido a que está a la vanguardia de la producción de botones chinos, Xitang ha sido llamado el centro mundial de los botones, ya que todas las personas en el mundo tienen en promedio al menos 10 botones fabricados en el pueblo.

El negocio de los botones en Xitang presenta un grupo industrial integral con una gama completa de productos y materiales, que incluyen desde metal y resina hasta la concha natural y la cáscara, así como artículos hechos a mano y con tecnología de precisión.

La industria de los botones de la localidad se centra en la aldea de Dashun, que cuenta con 678 empresas cuya producción conjunta de bienes alcanzó un valor de 5.800 millones de yuanes (U$S863 millones) el año pasado y contribuyó con más de la mitad de los ingresos fiscales de Xitang, afirmaron las autoridades locales.

Yu Shanfeng, de 53 años, director de una empresa que también dirige asociaciones industriales locales, sostuvo que Dashun se encuentra en un punto alto en su desarrollo y que su producción está lista para escalar alturas aún mayores.

“Tenemos un siglo de negocios relacionados con botones aquí. El cambio ahora es hacia un crecimiento verde, sostenible, innovador e impulsado por la tecnología que aproveche al máximo nuestra experiencia e infraestructura a medida que consolidamos nuestras fortalezas”.

También señaló que, como parte del impulso ecológico y la actualización tecnológica, una de sus últimas subsidiarias utiliza un sistema de fabricación inteligente que cubre los pedidos de los clientes móviles, el seguimiento de productos, el control de calidad y la gestión logística, y garantiza que las emisiones, las aguas residuales y otros subproductos se procesen de manera efectiva y se reciclen.

“El valor de los bienes que fabricamos alcanzará los 100 millones de yuanes este año, el doble que el año pasado”, afirmó Yu. “Nuestro personal de más de 200 empleados pone mucho énfasis en la innovación, la investigación y el desarrollo”.

“Los productos reciclados van más allá de la indumentaria y los textiles. Incluyen productos culturales creativos, bolsos, zapatos, accesorios y artículos de librería. Estamos buscando entre un 7 y un 8 % de artículos reciclados para nuestra producción hasta el momento y apuntamos hasta un 70 % de uso ecológico”, sostuvo Yu. “Nuestros avances en el desarrollo no solo mejoran el nivel de gestión empresarial, sino que también cumplen con los altos estándares de nuestros clientes. Un sello distintivo de la empresa local es la plena participación de nuestros residentes en una industria importante. Todo desarrollo significativo en el sector implica más prosperidad compartida entre todos nosotros”.

La industria ha dado “un salto importante del cambio cuantitativo al cambio cualitativo, permitiendo que nuestros botones centenarios se hereden y desarrollen de manera sostenible, y creando un nuevo modelo de innovación, transformación y mejora industriales en el país y en el extranjero”, concluyó Yu.

Temas relacionados: