Diario Uno China Watch Productos

Un hilo que une delicadeza y tradición

El kesi es un tejido de seda con dibujos pictóricos. Kesi significa seda cortada y se deriva de la ilusión visual de la hebra cortada

Hao Naiqiang vive como un ermitaño al pie de una montaña en el campo cerca del lago Taihu en la ciudad de Suzhou, provincia de Jiangsu. “Está lejos del bullicio del mundo exterior, lo cual es mejor para poder concentrar mi mente y explorar el kesi”, señaló Hao, de 32 años.

El kesi es un tejido de seda con dibujos pictóricos. Kesi significa seda cortada y se deriva de la ilusión visual de la hebra cortada, incluso algún tipo de efecto de relieve grabado, que se crea con áreas de color diferenciadas y sin mezclar.

Los primeros productos del kesi se remontan a la dinastía Tang (618-907), pero la técnica se utilizó mucho durante la dinastía Song (960-1279) y se hizo especialmente popular durante las dinastías Ming (1368-1644) y Qing (1644-1911).

Es una de las pocas técnicas de tejido que no se pueden mecanizar y se agregó a la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco en 2009. “Es exquisito, como un grabado”, expresó Hao. “Hay que ver cómo la lanzadera se desplaza constantemente en forma horizontal y vertical y observar cómo sale la obra del kesi del telar para creerlo”.

Para el kesi, se utiliza seda rústica para hilos verticales y seda colorida refinada para hilos horizontales. Los hilos verticales son continuos mientras que los horizontales no lo son. Los hilos de colores se tejen para crear varios patrones. Cuando se sostiene a contraluz, los patrones parecen tallados o grabados.

El kesi ya había quedado grabado en la mente de Hao, aunque vagamente, cuando lo conoció al leer Sueño de las mansiones rojas, una novela clásica de la dinastía Qing, en sus primeros años de escuela. “En el libro, el kesi se describía como espléndido y se intercambiaba como obsequio entre los ricos, así que imaginé que debía haber sido algo extraordinario”, comentó.

Debido a esta pasión, se esforzó por estudiar el arte de tejido y tintura y especializarse en diseño en la Universidad de Soochow en Suzhou. Para la exposición de diseño de su graduación de la universidad en 2013, Hao sorprendió a sus compañeros de clase y profesores al hacer un camino para mesa de té que integraba la técnica del kesi con adornos de ramas de sauce. Según él, el oficio se ha convertido en una fusión de pintura, caligrafía y tejido o bordado a mano, por lo que también lo explorará desde esas perspectivas.

La artesanía se utilizó para túnicas, pantallas de seda y cubiertas de kakemonos, así como para convertir pinturas tradicionales chinas completas y exactas en tapices. Los productos del kesi una vez llegaron a Europa durante la dinastía Yuan (1271-1368), donde se incorporaron a los ornamentos de las catedrales.

Para Hao, su graduación marcó tanto un nuevo comienzo como un nuevo desafío. En 2013, consiguió un trabajo en el Instituto de Investigación del Bordado de Suzhou, y en 2015 abrió su propio estudio de arte. Continuó explorando las posibilidades de aplicar la técnica del kesi a varios otros artículos contemporáneos, creando bolsos, cinturones y muebles para el hogar.

Hao y los artesanos de su taller pueden terminar 10 obras importantes del kesi al año, y han estado experimentando la forma de arte con otros productos, como máscaras faciales, y restaurando pinturas antiguas.

Temas relacionados: