Conflicto bélico

Se busca la paz en Ucrania

Las ideas de los países en desarrollo deben ser conocidas. Xi ha hablado con los líderes de varios países por separado y ha discutido la situación en Ucrania

Apoyando las conversaciones de paz, controlando la crisis humanitaria y evitando un mayor impacto en la economía mundial, varios países en desarrollo se han hecho eco de la opinión de China sobre asuntos como el conflicto en Ucrania.

Bajo el liderazgo del presidente Xi Jinping, China, junto con varios países asiáticos, africanos y sudamericanos, quiere asegurarse de que “dar una oportunidad a la paz” no termine siendo un lema vacío, expresaron funcionarios y expertos.

Xi ha hablado con los líderes de varios países por separado mediante enlace de video o por teléfono y ha discutido la situación en Ucrania.

“Los comentarios y todos los esfuerzos diplomáticos de Xi muestran plenamente la visión amplia y el fuerte sentido de responsabilidad que debe tener un país importante”, sostuvo Su Xiaohui, subdirectora del Departamento de Estudios Americanos del Instituto de Estudios Internacionales de China.

Su destacó una conversación telefónica que Xi tuvo con el presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, el 18 de marzo. Durante su charla, los dos expresaron su apoyo a que Rusia y Ucrania conserven el ímpetu de las conversaciones de paz y acordaron que los países soberanos tienen derecho a decidir sus propias posiciones de forma independiente.

“A diferencia de la confrontación de bloques y las sanciones unilaterales que buscan los países occidentales liderados por Estados Unidos en la crisis de Ucrania, China y muchos otros países en desarrollo tienen sus propios puntos de vista y posturas, que comprenden una amplia zona intermedia”, señaló Su.

Dado que muchos de estos países exigen el éxito de un alto al fuego a través de conversaciones de paz y ofrecen ayuda humanitaria en lugar de armas, contrastan fuertemente con algunos países occidentales que obligan a otros a tomar partido; pero “la comunidad internacional tiene muy claro qué patrón será útil para eventualmente resolver la crisis”, indicó Su.

En una reunión el 20 de marzo, el ministro de Asuntos Exteriores de Argelia, Ramtane Lamamra, dijo al consejero de Estado y ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, que Argelia cree que la propuesta de China, basada en la equidad y la justicia internacionales y dirigida a promover la paz, la estabilidad y la seguridad, representa un camino correcto y amplio.

Wang señaló a los periodistas después de la reunión que la mayoría de los países, incluidas China y otras naciones en desarrollo, “comparten preocupaciones razonables y mantienen posturas similares”.

Ningún país debería verse forzado a elegir un bando. Y cuando se abordan cuestiones complejas y puntos de vista divergentes, uno no debería optar por el enfoque simplista de “amigo o enemigo” y de “blanco o negro”, sostuvo Wang.

Xu Yicong, investigador de la Fundación China de Estudios Internacionales y ex embajador chino en Cuba, afirmó: “Como muchos países han discutido la situación y hecho propuestas constructivas, sus ideas merecen la misma oportunidad de ser conocidas por más personas”.

Xue Qingguo, profesor de estudios árabes de la Universidad de Estudios Extranjeros de Beijing, señaló que muchos países del Golfo ven la crisis bajo una luz diferente a la de Estados Unidos y sus aliados, y además del Medio Oriente, la mayoría de los países de África, el Sudeste Asiático y América del Sur no han seguido las sanciones impulsadas por los países occidentales.

“La voz de la gran cantidad de países en desarrollo debe tener más importancia, lo que también le da una oportunidad a la paz”, sostuvo Xue. “El abrumador apoyo global para sancionar a Rusia, tal como lo muestran los medios de comunicación de Estados Unidos y algunos de sus aliados, es en realidad algo falso y exagerado”.

Temas relacionados: