La decisión de Wu Lei de quedarse en el Espanyol que se fue al descenso puede no haber sido bien recibida por todos los fanáticos en su país de origen, pero el humilde jugador chino advirtió que si se apuraba en asegurar un pase a otro lugar corría el riesgo de “poner la vara demasiado alta”. “Sé que algunos creen que debería estar en una liga europea de primer nivel”, comentó a la agencia de noticias Xinhua. “Es como si al menos debería haber un chino aquí, de lo contrario falta algo. Pero incluso si es la segunda división en España, estos partidos son más competitivos que la Super Liga de China”.

“Un jugador enfrentará dificultades rápidamente si quiere llegar muy alto de forma apresurada. Al igual que Japón y Corea del Sur, estábamos al mismo nivel hace 20 o 30 años. Pero ahora están por delante de nosotros. Están en un camino de desarrollo muy estable. A sus jugadores no les importa si juegan en una liga de alto nivel o en una de segunda categoría. Veo una brecha entre el fútbol chino y las ligas más importantes, pero yo solo no puedo cambiar la esencia del fútbol chino. Siempre digo que si puede haber de 20 a 30 jugadores chinos jugando en ligas extranjeras más competitivas, incluso en segundas divisiones, eso nos ayudaría”.

Wu llegó al Espanyol en enero de 2019 después de ayudar a Shanghai SIPG a ganar el título de la Super Liga de China 2018. Durante los siguientes 18 meses tuvo una gran carga de expectativas como único representante de China en la cancha de una de las principales ligas europeas. El Espanyol terminó séptimo en la impresionante campaña debut de Wu y el ex hombre del SIPG se convirtió en el primer chino en anotar en La Liga para enriquecer aún más su perfil global.

Sin embargo, el equipo con sede en Barcelona ha estado en una espiral descendente desde la partida del técnico Rubi al Real Betis en junio del año pasado. Desde entonces, cuatro técnicos principales han estado a cargo, todos sin poder evitar el primer descenso del Espanyol desde 1993.

Wu marcó ocho goles en todas las competiciones y aun así logró impresionar lo suficiente con su juego completo como para llamar la atención de otros clubes europeos, incluidos dos equipos de la Premier League inglesa, el Wolverhampton Wanderers de alto vuelo y el Watford, ahora en descenso.

Garantizar minutos en la cancha fue una consideración importante para Wu mientras ponderaba esas ofertas. “De hecho, algunos clubes de la Premier League inglesa, la Bundesliga y La Liga me contactaron”, comentó. “Pero no creo que los jugadores necesariamente tengan que jugar en una liga europea de primer nivel. ¿Cuántos jugadores pueden subir de nivel su fuerza en un club superior? A veces ponemos la vara demasiado alta para nosotros, u otros lo hacen para los jugadores”.

Mientras no se lesione el próximo trimestre, Wu seguramente tendrá mucho tiempo de juego en el equipo al que se refiere cariñosamente como la “familia Espanyol”.

Advirtió que el ascenso a la máxima categoría de España en el primer intento no será tarea fácil. “El objetivo para la próxima temporada es regresar a La Liga y esto es imperativo”, señaló Wu. “Desde la perspectiva del tamaño del club y la fuerza general del equipo, tenemos ventajas. Pero tenemos que trabajar en equipo para lograr este objetivo juntos. Pero ésta es una tarea difícil, porque la segunda división también es muy competitiva. Nuestros rivales harán todo lo posible para demostrar su capacidad cuando se enfrenten contra un equipo que fue al descenso”.

Muchos observadores le han recomendado a Wu que siga adelante, entre ellos el ex jugador del Manchester United Dong Fangzhuo. “Más allá de que vaya a la Premier League o no, creo que dejar el Espanyol beneficiará a Wu”, sostuvo Dong. Sin embargo, el gurú del fútbol chino Xu Genbao, ex técnico juvenil de Wu, cree que su ex alumno ha tomado la decisión correcta. “Siempre hablo con Wu. No me preguntó sobre su siguiente paso y no le hablo demasiado sobre eso. Espero que pueda permanecer en la segunda división y crecer para volver a La Liga. Este es el escenario ideal”.

El descenso no fue el único revés que sufrió Wu este año. El joven de 28 años tenía asuntos más serios en mente cuando él y su esposa dieron positivo por COVID-19 en marzo. Wu recibió el visto bueno dos meses después, pero dice que ese período fue especialmente difícil. “Pensé mucho durante ese tiempo. Ahora valoro más a mi familia y nuestra salud”. Ese enfoque familiar parece haber sido un factor importante en su decisión de permanecer en España. “Sé lo que quiero. Quedarme aquí puede atribuirse a muchos motivos. Después de todo, no estoy solo en un país extranjero. Tengo familia e hijos que estudian aquí. Mi vida aquí es más estable con la ayuda de mis compañeros de equipo y mi club. Se siente como una gran familia”.     

Te puede interesar...

Temas