Diario Uno China Watch China Watch
Pandemia

Nuevos interrogantes sobre el origen del virus

Una versión de COVID-19 puede haber estado circulando en Lombardía, en el norte de Italia, a fines del verano europeo de 2019

Una versión de COVID-19 puede haber estado circulando en Lombardía, en el norte de Italia, a fines del verano europeo de 2019, según un nuevo estudio, que sugiere que se debe considerar un área geográfica más amplia y un período de tiempo más extenso al investigar los orígenes del virus.

Investigadores de la Universidad de Milán y el Instituto Nacional de Salud de Italia examinaron 435 muestras de garganta y de orina de 156 pacientes con erupciones cutáneas similares al sarampión. Un total de 13 pacientes dieron positivo al SARS-CoV-2, según un estudio publicado a principios de agosto en la preimpresión de la revista médica The Lancet.

Ninguno de los pacientes positivos informó antecedentes de viajes en las dos semanas anteriores al inicio de la erupción. La primera muestra que dio positivo para el material genético del SARS-CoV-2 fue una muestra de orina recolectada el 12 de septiembre de 2019 de un niño de 8 meses, cuyo suero también dio positivo en anticuerpos contra el virus.

“Nuestro estudio aporta una prueba contundente de que el SARS-CoV-2 ya estaba circulando en el norte de Italia a fines del verano de 2019 y muestra una clara asociación entre las manifestaciones cutáneas similares al sarampión y el SARS-CoV-2”, señalaron los investigadores.

Sin embargo, la prueba actual de infección es demasiado débil para diagnosticar definitivamente que estos pacientes están enfermos por el virus, indicaron los científicos. La contaminación y los falsos positivos de las pruebas de ácido nucleico de COVID-19 se han informado en estudios retrospectivos similares realizados en otros países.

Otro hallazgo del informe italiano es que los científicos han detectado múltiples variantes del nuevo coronavirus que circulan durante el período prepandémico. De acuerdo al documento, “estos resultados confirman los descubrimientos computacionales recientes de que varios linajes de SARS-CoV-2 se habían estado propagando por todo el mundo al menos durante varias semanas antes de los primeros casos de COVID-19 reportados”.

En base a la prueba examinada, descubrieron que algunas de las mutaciones del coronavirus reportadas por primera vez en enero del año pasado ya estaban presentes en cepas del norte de Italia en octubre anterior, lo que sugiere que un linaje del virus sustancialmente diferente de la cepa que surgió por primera vez en Wuhan, provincia de Hubei, en diciembre de 2019 ya estaba circulando en la región.

Según el estudio, esto puede retrasar la fecha prevista del progenitor de SARS-CoV-2 entre fines de junio de 2019 y fines de agosto de 2019.

“Aunque es posible que los virus que portaban las mutaciones fueran importados a Europa, también es concebible que estas mutaciones hayan evolucionado en paralelo fuera de China a medida que el virus circulaba en otras áreas geográficas, como también ya se había especulado previamente”, dice el estudio.

Un epidemiólogo en Beijing, con 20 años de experiencia en el sector, que solicitó el anonimato, sostuvo que el estudio “da un motivo para que los científicos de todo el mundo revisen los congeladores de sus laboratorios, los bancos de sangre y otros depósitos de muestras en busca de rastros de SARS-CoV-2 y sus parientes”.

Temas relacionados: