Diario Uno > China Watch > Familia

Los esfuerzos para mejorar el medio ambiente ayudan a todos

Las atracciones mejoradas, incluidos su aire y agua de alta calidad, dieron lugar a que más empresas e individuos busquen explorar las oportunidades que ofrece el creciente número de turistas

En la memoria de Zhu Qinggui, los bosques cercanos a su casa siempre ofrecían abundante leña para cocinar, calentar y secar las semillas de loto que su familia cultiva como su principal fuente de ingresos. “Si vives cerca de la montaña, intentas ganarte la vida con ello”. El proverbio chino describe exactamente la vida de la familia de Zhu, que vive en Dayuan, una aldea en la ciudad de Sanming, provincia de Fujian.

Sin embargo, con la imposición reciente de una prohibición de tala en el pueblo, la familia abandonó las estufas de leña y recurrió al gas natural licuado y la electricidad para cocinar. Las autoridades locales ofrecieron un subsidio único de 500 yuanes (u$s 75) para comprar cocinas nuevas y 20 yuanes al mes a cada miembro de la familia para cubrir los costos adicionales.

Te puede interesar...

En la zona, se han promovido máquinas eléctricas para secar semillas de loto en sustitución de las alimentadas con madera, una medida muy bien recibida por los agricultores, ya que las nuevas máquinas han demostrado ser mucho más eficientes y pueden producir semillas con una calidad mucho mayor.

Las diversas granjas de loto ubicadas en campos en terrazas en la aldea de Zhu se están convirtiendo en una atracción turística, con más de 50.000 visitas este año.

Con la gran concurrencia de los turistas en las carreteras locales cuando florecen las plantas de loto, Zhu y sus compañeros de la aldea pueden vender sus productos a precios mucho más altos que en años anteriores.

La familia de Zhu es solo una de las muchas en Sanming que en los últimos años se vieron beneficiadas directamente por las campañas para reforzar el entorno natural local. Los esfuerzos de protección, incluidas las medidas para cuidar los bosques y reducir la contaminación de las industrias, han dado sus frutos, y el turismo es ahora un pilar importante de la economía de la ciudad. Durante el feriado del Día Nacional a principios del mes pasado, Sanming recibió 4,22 millones de visitas turísticas y el sector generó ingresos por 2,47 mil millones de yuanes. En los últimos años, la ciudad agregó un promedio de 13.300 hectáreas de bosque al año y su cobertura forestal aumentó a poco más del 78 % el año pasado.

Liu Xiaoyan, director de la oficina forestal de Sanming, señaló que las granjas forestales de propiedad estatal en Sanming están ofreciendo trabajos de plantación de árboles, cuidado de bosques y gestión a más de 4.000 agricultores, incluidos aquellos provenientes de familias pobres, para garantizar que las familias rurales tengan una buena calidad de vida.

A pesar de su alta proporción de cobertura forestal, Sanming ha tenido que lidiar con desafíos de la contaminación industrial. La ciudad solía depender mucho de las industrias pesadas, como las que producen acero y cemento, y la industria todavía representa más de la mitad del PBI de la zona, que alcanzó poco más de 260.000 millones de yuanes el año pasado. Chen Rongnian, directivo de Fujian Sangang Group, comentó que la contaminación de las plantas de acero de la compañía solía ser tan grave que los empleados bromeaban sobre que podían inhalar partículas del tamaño de un ladrillo durante un año.

Desde el lanzamiento del XII Plan Quinquenal (2011-15) del país, la compañía ha invertido alrededor de 2.000 millones de yuanes para reducir sus emisiones de contaminantes, indicó, y agregó que ha reciclado todos sus gases de escape, incluido el monóxido de carbono, para generación de energía. “Para nuestros empleados, su mayor sentido de logro durante estos años ha sido el ambiente de trabajo optimizado”, señaló Chen.

Las atracciones mejoradas de la ciudad, incluidos su aire y agua de alta calidad, dieron lugar a que más empresas e individuos busquen explorar las oportunidades que ofrece el creciente número de turistas. Así, el año pasado, Qiu Liang decidió dejar su carrera como dueña de una empresa de publicidad en Xiamen, Fujian, para abrir un hotel en la aldea de Jixi. “Todo aquí es fresco y libre de contaminación, incluido lo que comemos, bebemos y respiramos. Este tipo de experiencia es exactamente lo que anhelan los residentes de la ciudad”. Más de 800 huéspedes se han alojado en el hotel de Qiu desde que abrió en agosto del año pasado y la mayoría lo eligió como base para sus vacaciones.