Cumbre del BRICS

Los bloques traerán un mundo dividido

China busca revitalizar el multilateralismo, la globalización, la unidad y la conectividad

El presidente chino, Xi Jinping, utilizó una metáfora para ilustrar el choque de intereses entre bloques geopolíticos exclusivos y egoístas y la gran comunidad internacional cuando se dirigió a la XIV Cumbre del del BRICS en junio a través de un enlace de video.

“Los países BRICS, en lugar de ser un club cerrado o un pequeño círculo exclusivo, somos una gran familia de apoyo mutuo y una asociación de cooperación de ganancias compartidas”, señaló.

Las preocupaciones de los países sobre los impactos de bloques como la OTAN y el G7 en el bien común del mundo han aumentado en los últimos meses.

En medio de la prolongada pandemia de Covid-19 y la crisis de Ucrania, el mundo como una “gran familia” enfrenta mayores divisiones y falta de impulso para el crecimiento porque estos bloques exclusivos seguirán ganando fuerza en el futuro cercano para avanzar en su agenda egoísta a nivel mundial, señalaron líderes, funcionarios y expertos de todo el mundo.

Y los esfuerzos realizados por países como China para revitalizar el multilateralismo, la globalización, la unidad y la conectividad son buenas noticias en términos de reducir estas brechas, construir la “gran familia” y mantener a flote la gobernanza global, agregaron.

Los enfrentamientos entre estos bloques y el resto de la comunidad internacional podrían encarnarse mejor en la crisis de Ucrania provocada por una OTAN en constante expansión, las huelgas de funcionarios de los países occidentales en escenarios mundiales clave como las reuniones del G20 y las recientes críticas de Estados Unidos y sus aliados a los ejercicios de combate de China en contra de la provocativa visita a Taiwán de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi.

Los ministros de Relaciones Exteriores del G7 emitieron una declaración el 3 de agosto expresando la llamada “preocupación” por las acciones de China. Del mismo modo, otra declaración conjunta del 5 de agosto del secretario de Estado de EE. UU., Antony J. Blinken, la ministra de Relaciones Exteriores de Australia, Penny Wong, y el ministro de Relaciones Exteriores de Japón, Yoshimasa Hayashi, afirmaron que las contramedidas de China “afectan gravemente la paz y la estabilidad del mundo”.

Sin embargo, más de 170 países y muchas organizaciones internacionales se han pronunciado reafirmando su compromiso con el principio de una sola China y expresando su apoyo al país en la defensa de su soberanía e integridad territorial, señaló el 9 de agosto el viceministro de Relaciones Exteriores de China, Ma Zhaoxu. “En comparación con más de 170 países, ¿qué cree el G7 que son?”, añadió.

Los observadores señalaron que han surgido más bloques nuevos en los últimos dos años, incluyendo la asociación trilateral AUKUS de Estados Unidos, el Reino Unido y Australia, el Marco Económico del Indo-Pacífico lanzado en mayo y la alianza CHIP 4 sobre producción de chips y semiconductores impulsada por EE. UU.

“Los bloques que buscan los países occidentales en realidad se basan en objetivos estratégicos a largo plazo, politizan la agenda global y buscan la confrontación en áreas que incluyen la política, la economía, la seguridad y la cultura”, señaló Yang Baoyun, profesor de estudios de la ASEAN en la Universidad de Thammasat, en Bangkok. “Estados Unidos y sus aliados especificarán aún más sus objetivos estratégicos mediante el uso de plataformas cooperativas internacionales como ‘armas’, y los conflictos y estancamientos serán más obvios y graves”, sostuvo.

Shivshankar Menon, presidente del Centro Ashoka de Estudios de China y profesor invitado en la Universidad de Ashoka en India, advirtió que “la alianza occidental está más unida que nunca desde la Guerra Fría, e incluso Finlandia y Suecia abandonaron la neutralidad para unirse a la OTAN”.

Otras divisiones cada vez más agudas, incluidas las que existen entre ricos y pobres, “dominan los asuntos internacionales y contribuyen a la fragmentación de las economías y las políticas”, sostuvo Menon en un artículo publicado en julio en el sitio web de la revista Foreign Policy.

Javier Solana, ex secretario general de la OTAN, advirtió que a medida que algunos países occidentales están impulsando su propia unidad para contrarrestar a Rusia o China, el mundo está “cada vez más dividido, como lo demostraron los recientes encuentros de ministros de Finanzas y Relaciones Exteriores del G20 en Indonesia”.

“Esta tendencia podría acarrear costos incalculablemente altos”, señaló en un artículo publicado el 22 de julio, en el que advirtió sobre el posible fracaso del mundo en “garantizar el suministro de bienes públicos globales”.

Su Xiaohui, subdirectora del Departamento de Estudios Estadounidenses del Instituto de Estudios Internacionales de China, señaló que bajo el pretexto del multilateralismo, la política de bloques impulsada por EE. UU. ha desarrollado nuevas características. “En el pasado, las camarillas se enfocaban más en agendas económicas y de seguridad específicas. Ahora, las alianzas lideradas por Estados Unidos están prestando más atención a las agendas estratégicas e ideológicas”, sostuvo Su.

“Washington también está tratando de construir una estructura de acuerdo mayor que incorpore sus diversos bloques más pequeños para garantizar que dicho sistema de alianza sirva mejor a su hegemonía”, agregó.

Roberto Savio, periodista experimentado y fundador de la agencia argentina de noticias Inter Press Service, señaló que la brecha Norte-Sur se acentuará en este mundo multipolar, y “se podría recrear un ‘no alineamiento activo’ que la prensa de Europa y Estados Unidos se esforzará por entender”.

“Occidente sigue creyendo que es el centro del mundo, Estados Unidos en particular”, afirmó en una entrevista con investigadores publicada por medios locales el 22 de julio.

Por el contrario, China y países de ideas afines han seguido adelante con sus esfuerzos para apuntalar el multilateralismo, mejorar la gobernanza global e impulsar la unidad global para hacer que la gran familia del mundo sea aún mejor, señalaron los observadores. Un número cada vez mayor de países se hace eco de la propuesta de China para construir una comunidad con un futuro compartido para la humanidad, la Iniciativa para el Desarrollo Global y la Iniciativa para la Seguridad Global.

“En realidad, el 80 % de la población mundial vive en países en desarrollo. El multilateralismo debe asegurar los intereses de esa mayoría y no debe estar sujeto al poder militar o económico de un determinado país”, señaló Wang Yiwei, director del Instituto de Asuntos Internacionales de la Universidad Renmin de China.

“Detrás de las iniciativas propuestas por China no hay una búsqueda de aislamiento o interés propio, sino hacer que la ‘torta’ para el mundo sea aún más grande en colaboración con otros países”, sostuvo.

Temas relacionados: