Desarrollo comercial

Las multinacionales buscan nuevos puntos de crecimiento en China

Se esperan ganancias a largo plazo de los esfuerzos ecológicos y la manufactura de alta gama del país

En China, Covestro AG, un fabricante alemán de productos químicos, está instalando una nueva planta en Zhuhai, provincia de Guangdong; Schneider Electric SE, conglomerado industrial francés, construirá un parque industrial en Xiamen, provincia de Fujian; y Bridgestone Corp, una empresa japonesa de neumáticos, ha anunciado que invertirá 562 millones de yuanes (u$s 77,6 millones) en el país durante los próximos tres años.

Estos acontecimientos corporativos aparentemente inconexos tienen algo en común: representan una tendencia de las corporaciones multinacionales que buscan nuevos puntos de crecimiento en la transformación verde de China y el rápido desarrollo de su sector manufacturero de alta gama.

En un contexto de incertidumbre económica global, la búsqueda de inversiones seguras y sostenibles ha ganado relevancia en todo el mundo. Las multinacionales, especialmente aquellas que se dedican a materiales de alta gama, piezas y componentes industriales, así como industrias relacionadas con la ecología, están priorizando el rendimiento a largo plazo.

Con este fin, están estableciendo más centros de innovación y fábricas avanzadas en China para mantener la competitividad mientras se enfrentan a los desafíos futuros.

Por ejemplo, Marelli Holdings Co Ltd, un proveedor italo-japonés de productos de movilidad para la industria automotriz, pronto ampliará su equipo de ingeniería en China de 800 a 1.000 personas para satisfacer la creciente demanda de innovación.

David Slump, presidente y director ejecutivo del grupo, afirmó que Marelli aprovechará la ola de vehículos eléctricos en China, suministrando productos que incluyen desde iluminación y electrónica para autos hasta soluciones de software a sus socios en el país.

Desestimando la narrativa de “sobrecapacidad productiva de China” promovida por algunas naciones occidentales, especialmente en las áreas de nuevas industrias energéticas, Slump señaló que China, reconocida mundialmente como un importante mercado de vehículos eléctricos y sede de algunos de los principales fabricantes de la industria, creará oportunidades sustanciales para las empresas globales, con el objetivo de mantener un crecimiento sólido en este floreciente sector.

Markus Steilemann, director ejecutivo de Covestro, sostuvo que se opone a la narrativa de que “China tiene sobrecapacidad productiva” y no es partidario de regulaciones excesivas, especialmente en mercados donde el libre comercio es esencial.

Las medidas y restricciones excesivamente prohibitivas pueden no aumentar efectivamente la productividad, y criticar la sobrecapacidad productiva percibida no es el camino correcto hacia la cooperación global, sostuvo Steilemann, agregando que alrededor del 75 % de la inversión planificada de Covestro en la región de Asia y el Pacífico se realizará en China durante los próximos tres años.

Sin revelar la cifra concreta de inversión, el ejecutivo alemán afirmó que Covestro está construyendo actualmente una planta para fabricar poliuretanos termoplásticos en Zhuhai, con una capacidad de producción anual de 120.000 toneladas métricas hasta 2033.

Además del anuncio sobre la construcción de un parque industrial en Xiamen para fabricar equipos de media tensión, Schneider Electric planea iniciar la segunda fase de su proyecto experimental de innovación en energía eléctrica en Shanghai en el segundo semestre de este año. Esta medida tiene como objetivo mejorar aún más la huella de innovación local de la empresa francesa en China.

Vincent Bruneau, vicepresidente de cadena de suministro global de Schneider Electric para China, destacó que este nuevo parque industrial de Xiamen se convertirá en un importante centro de investigación y desarrollo, fabricación y suministro para Rueil-Malmaison, un grupo con sede en Francia, a fin de suministrar equipos de media tensión tanto al mercado chino como al global. Está previsto que el parque entre en funcionamiento en 2025.

Pan Yuanyuan, investigador adjunto del Instituto de Economía y Política Mundiales bajo la Academia de Ciencias Sociales de China, señaló que la abundancia de escenarios de aplicación innovadores de China, respaldados por políticas favorables y un mercado floreciente, seguirá siendo atractivo para los inversores globales.

Los últimos datos del Ministerio de Comercio muestran que el número de nuevas empresas con inversión extranjera establecidas en China alcanzó las 16.805 en los primeros cuatro meses del año, lo que representa un aumento interanual del 19,2 %.

Temas relacionados: