Te puede interesar...

Cui Chang’an, de 65 años, nativo de Fusong, provincia de Jilin, lleva 50 años buscando y desenterrando ginseng. Aunque es difícil encontrar ginseng silvestre de buena forma y gran tamaño que haya crecido durante mucho tiempo en bosques y áreas montañosas, Cui insiste en que no se deben perder las habilidades para localizar y recoger esta hierba preciosa.

Fusong, un condado en el noroeste de la montaña Changbai, es conocido como el “hogar del ginseng”, porque el área tiene numerosos bosques, cuenta con un suelo rico y fértil y un clima húmedo y fresco, condiciones ideales para el crecimiento de las plantas. La hierba de crecimiento lento tiene una raíz carnosa de color claro, un tallo relativamente largo, hojas verdes de forma ovalada y frutos rojos.

China Watch - Shoppers 1 (4).jpg
Xu Maojian, de 75 años, ha pasado su vida laboral cultivando ginseng en el condado de Fusong, provincia de Jilin. QI BOZI / PARA CHINA DAILY

Xu Maojian, de 75 años, ha pasado su vida laboral cultivando ginseng en el condado de Fusong, provincia de Jilin. QI BOZI / PARA CHINA DAILY

Las leyendas y los mitos sobre la raíz de ginseng abundan entre las personas mayores porque se parece a un hombre enérgico. Por ejemplo, muchos recolectores experimentados atan un cordón rojo alrededor del tallo de ginseng silvestre después de encontrar la hierba en los bosques, ya que, según un dicho, “el ginseng huirá como un hombre si no está atado”.

Se cree que la hierba restaura y mejora la condición física, al aumentar los niveles de energía, reducir los niveles de azúcar y colesterol en sangre, reducir el estrés y ayudar a la relajación. Este año, se ha utilizado en muchas medicinas tradicionales chinas que se dice que han sido eficaces para prevenir el COVID-19 y aliviar los síntomas de la enfermedad.

China Watch - Shoppers 1 (5).jpg
Una habitante de Fusong promueve productos de la hierba en una plataforma de transmisión en vivo. ZHAO BO / PARA CHINA DAILY

Una habitante de Fusong promueve productos de la hierba en una plataforma de transmisión en vivo. ZHAO BO / PARA CHINA DAILY

En la década de 1980, el ginseng silvestre fue catalogado como una planta en peligro de extinción. De acuerdo con las regulaciones forestales nacionales, el personal de los departamentos gubernamentales y los particulares no pueden recoger las plantas silvestres o destruir sus condiciones de crecimiento en áreas ecológicamente protegidas.

Como resultado, el ginseng que ha crecido durante más de 100 años rara vez se recoge en Fusong. La mayor parte de la hierba que crece en la naturaleza fuera de las áreas protegidas es ahora el resultado de las semillas que propagan los humanos. En comparación con el ginseng puramente silvestre, es más económico y tiene un período de crecimiento más corto. Sin embargo, ambos tipos tienen beneficios similares para la salud.

El valor de las industrias relacionadas con el ginseng, incluidos alimentos, medicamentos y cosméticos, en Jilin fue de 52,7 mil millones de yuanes (u$s 6,85 mil millones) el año pasado, según el Departamento Provincial de Agricultura y Asuntos Rurales. Se han realizado esfuerzos para ayudar a los residentes locales a utilizar plataformas de comercio electrónico, transmisión en vivo e inteligencia artificial para vender ginseng.

La historia de la recolección de ginseng se remonta al final de la dinastía Qing (1644-1911), cuando muchas personas dejaron sus lugares de origen para dirigirse a las áreas del noreste de China, donde se ganaban la vida con la hierba. Por ejemplo, Cui se internó en montañas y bosques en busca de ginseng silvestre cuando tenía solo 7 u 8 años, acompañado de su padre y su abuelo. A la edad de 18, se convirtió en líder de un equipo de búsqueda de la hierba. Cui señaló que para ser un líder de equipo, se requiere buena vista, confianza y la capacidad de garantizar la seguridad de cada recolector y evitar que el equipo se pierda en un terreno montañoso. Un poco de suerte también es útil. “Es difícil decir cuánto tiempo puede llevar descubrir el ginseng silvestre. Por lo general, llevamos algo de comida para vivir en las montañas durante un par de días. A veces nos encontramos con ginseng silvestre solo unos minutos después de llegar a las montañas, pero en otras ocasiones podemos tardar más de 10 días en hallarlo”.

Los recolectores experimentados pueden calcular el tamaño de la raíz del ginseng silvestre basándose en las hojas de la hierba en el suelo, sostuvo Cui. Las raíces grandes, pesadas y de crecimiento más largo son más valiosas que otras. Ellos siguen un conjunto de reglas, que incluyen solo desenterrar raíces maduras y dejar otras en el suelo. “En otras palabras, los recolectores no pueden ser avaros o ciegos. Debemos proteger la naturaleza para mantenerla sustentable, porque nos nutre y nos provee de alimentos durante generaciones”. Se requiere habilidad para proteger las raíces de ginseng a medida que se extraen; esto puede llevarle a un recolector de una a dos horas, señaló Cui. En el caso de raíces más grandes, puede tardar un día entero en extraerlas.

Xu Guili, de 47 años, a menudo recuerda los días en que ella y su abuelo buscaban ginseng silvestre en las montañas y describe esta época como “su mejor recuerdo”. En 2012, Xu abrió un museo de ginseng en Fusong. “Es como un cuaderno en el que registro las historias de mi familia sobre el ginseng, que pasaré a la siguiente generación”.