Soberanía nacional

La visita de Pelosi a Taiwán es "imprudente e irresponsable"

China continuará salvaguardando firmemente la soberanía y la integridad territorial, dice el canciller chino

La provocativa visita a Taiwán de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, indudablemente ha aumentado las tensiones en los lazos entre China y Estados Unidos y en las relaciones entre ambos lados del estrecho de Taiwán, ya que Beijing respondió con fuertes contramedidas a su jugada “imprudente e irresponsable”.

Sin embargo, los analistas sostuvieron que las respuestas de China, incluidos los ejercicios militares y las sanciones, no tienen solo el propósito de salvaguardar la soberanía nacional y la integridad territorial, ya que Taiwán es una parte inalienable de su territorio. Más importante aún, ayudan a defender el derecho internacional y las normas básicas que rigen las relaciones internacionales, que se ven desafiadas por la hegemonía estadounidense.

Al ofrecer una conferencia de prensa para los medios internacionales el 5 de agosto, el consejero de Estado y ministro de Relaciones Exteriores chino, Wang Yi, sostuvo que la posición de China es “legítima, razonable y legal” y que sus medidas son “decididas, firmes y proporcionadas”.

Salvaguardaremos con firmeza la soberanía y la integridad territorial de China, disuadiremos resueltamente a Estados Unidos de ‘utilizar a Taiwán para contener a China’, y romperemos con determinación la ilusión de las autoridades de Taiwán de buscar la independencia contando con el apoyo de Estados Unidos”, señaló. “Mientras tanto, también defendemos el derecho internacional y las normas básicas que rigen las relaciones internacionales, especialmente el principio de no intervención, la norma internacional más importante estipulada en la Carta de las Naciones Unidas”.

Subrayó que si se ignora o se abandona el principio de no intervención en los asuntos internos de los Estados soberanos, el mundo se verá arrastrado de nuevo a la ley de la selva, y Estados Unidos se volverá aún más inescrupuloso para intimidar a otros países, en particular a los países pequeños y medianos, desde su llamada “posición de fuerza”.

“No debemos dar lugar a esas situaciones, y todos los demás países deben mantenerse unidos para impedir que sucedan tales cosas y no permitir que la civilización humana retroceda”, expresó.

China Watch p1-PLA-3.jpg
El Comando del Teatro de Operaciones Oriental del Ejército Popular de Liberación realiza ejercicios de combate y entrenamiento conjuntos en las aguas y el espacio aéreo alrededor de la isla de Taiwán el 3 de agosto. FOTOS PARA USO DE CHINA DAILY

El Comando del Teatro de Operaciones Oriental del Ejército Popular de Liberación realiza ejercicios de combate y entrenamiento conjuntos en las aguas y el espacio aéreo alrededor de la isla de Taiwán el 3 de agosto. FOTOS PARA USO DE CHINA DAILY

Es por eso que más de 100 países se han levantado públicamente y han reafirmado su firme adhesión a la política de una sola China, y su comprensión y apoyo a la posición legítima de China, agregó Wang.

Históricamente, Taiwán es parte de China. Se separó de la parte continental debido a la guerra civil en la década de 1940. La Resolución 2758 de la Asamblea General de la ONU, adoptada en octubre de 1971, reconoció a la República Popular China como el único representante legítimo de China en las Naciones Unidas.

En respuesta a la visita de Pelosi a Taiwán, el secretario general de la ONU, António Guterres, reiteró el apoyo de la ONU al principio de una sola China el 3 de agosto. “Cumplimos con las resoluciones de la Asamblea General, con la política de una sola China, y esa es la orientación que tenemos en todo lo que hacemos”, sostuvo.

El embajador argentino en China, Sabino Vaca Narvaja, expresó su firme apoyo al país en sus esfuerzos por defender su integridad territorial y condenó la visita de Pelosi a Taiwán, refiriéndose a ella como una “provocación”, durante una entrevista exclusiva con el Grupo de Medios de China el 5 de agosto. “Nosotros estamos seguros de que esta visita ha sido una provocación para China y ha sido un problema para toda la comunidad internacional”, indicó el embajador. Enfatizó que en pleno siglo XXI no pueden permitirse clivajes coloniales.

China sostiene que la cuestión de Taiwán es puramente un asunto interno de China, que no permite la interferencia extranjera. El principio de una sola China es la base política más importante para todos los países que tendrían relaciones diplomáticas con China, incluido Estados Unidos.

China Watch p1-PLA-2.jpg
El Comando del Teatro de Operaciones Oriental del Ejército Popular de Liberación realiza ejercicios de combate y entrenamiento conjuntos en las aguas y el espacio aéreo alrededor de la isla de Taiwán el 3 de agosto. FOTOS PARA USO DE CHINA DAILY

El Comando del Teatro de Operaciones Oriental del Ejército Popular de Liberación realiza ejercicios de combate y entrenamiento conjuntos en las aguas y el espacio aéreo alrededor de la isla de Taiwán el 3 de agosto. FOTOS PARA USO DE CHINA DAILY

En las últimas cuatro décadas y más desde que China y EE. UU. establecieron lazos diplomáticos, sus relaciones en general han mantenido un desarrollo estable basado en los tres comunicados conjuntos sino-estadounidenses, en los que EE. UU. se comprometió con los principios de que “solo hay una China y Taiwán es parte de China” y no desarrollará lazos oficiales con la región de Taiwán. El principio de una sola China y los tres comunicados conjuntos constituyen la base política de los lazos bilaterales.

Sin embargo, en los últimos años, EE. UU. ha estado distorsionando, alterando, oscureciendo y vaciando el principio de una sola China, ha utilizado todos los medios para jugar la “carta de Taiwán” a fin de contener a China y ha buscado mejorar los intercambios con la isla, intensificar ventas de armas a Taiwán y envalentonar las actividades separatistas de “independencia de Taiwán”.

Mou Lin, un miembro principal del grupo de expertos Cyberspace Strategy, sostuvo que la visita de Pelosi a Taiwán fue una flagrante violación de la Resolución 2758, uno de los muchos casos en los que Estados Unidos ha pisoteado el derecho internacional en pos de su intimidación y hegemonía.

Estados Unidos ha estado defendiendo el “orden internacional basado en reglas”, pero lo que hizo le demuestra al mundo que dichas “reglas” implican que puede interferir arbitrariamente en los asuntos internos de otros países, derrocar a los gobiernos de otros países, imponer sanciones a otros y saquear los recursos de otros países, y que aún durante el proceso no se puede resistir, señaló Mou. Hizo un llamado a los países de todo el mundo para que sean plenamente conscientes de la naturaleza de la hegemonía estadounidense y trabajen en unidad para luchar contra ella a fin de promover la paz y el desarrollo mundiales.

Andrew Korybko, un analista político estadounidense con sede en Moscú, sostuvo que la tendencia dominante en las relaciones internacionales es que el Occidente liderado por EE. UU. se ha vuelto rebelde y está violando abiertamente los principios que han garantizado la paz y la estabilidad durante décadas. “Esto se está haciendo por desesperación para retrasar el desvanecimiento de la hegemonía unipolar de Estados Unidos, pero conlleva la peligrosa consecuencia de desestabilizar el mundo”, escribó Korybko en un artículo de opinión publicado en el sitio web de China Global Television Network.

Temas relacionados: