Arqueología

La semilla de la antigua china

Las excavaciones arqueológicas de Taosi, en la provincia de Shanxi, han sacado a la luz una deslumbrante ciudad neolítica

Hace más de 60 años, un grupo de arqueólogos descendió al sitio de Taosi en el condado de Xiangfen, Linfen, provincia de Shanxi, en busca de pistas sobre la fase temprana de la dinastía Xia (siglo XXI-siglo XVI a. C.), la primera dinastía central registrada en la historia china. Aunque no hallaron exactamente lo que querían, se encontraron con algo más grande que superó sus expectativas.

La impresionante evidencia de urbanización, que incluía palacios, áreas residenciales de élite, cementerios, recintos fortificados y centros ceremoniales, encontrada desde el primer estudio general de reliquias culturales en la década de 1950, le han valido al conjunto de sitios de excavación una mención especial en los anales de arqueología.

“Algunos eruditos consideraban a Erlitou (descubierta a finales de la década de 1950) en la provincia de Henan, como la capital de fines de la dinastía Xia”, sostuvo He Nu, investigador de la Academia de Ciencias Sociales de China. “Por lo tanto, estaban buscando pruebas de la ciudad correspondientes a la fase inicial de la dinastía”.

Entre 1978 y 1985, el Instituto de Arqueología de la academia y la oficina de reliquias culturales de Linfen se asociaron para realizar excavaciones a gran escala en Taosi.

Se descubrieron áreas residenciales para nobles y plebeyos, y tumbas que conservaban objetos de sacrificio de la familia real, como platos con dibujos de dragones y trabajos en madera. “Estos rápidamente catapultaron el sitio de Taosi al centro de la escena”, señaló.

China Watch p1-economy (2).jpg
Uno de los arqueólogos, en plena faena. LI XIANJUN / PARA CHINA DAILY  

Uno de los arqueólogos, en plena faena. LI XIANJUN / PARA CHINA DAILY

Los estudios arqueológicos que vinieron después llegaron a la increíble conclusión de que el sitio tenía 4.300 años y de que era unos pocos siglos anterior a la dinastía Xia. Se considera que la ciudad se extendió por cuatro kilómetros cuadrados durante el próspero mandato de Yao, un gobernante legendario cuyo reinado se cree que comenzó en el siglo XXIII a. C.

Las leyendas sobre Yao se encuentran en Shiji, o Recuerdos del gran historiador, una obra monumental elaborada por Sima Qian en el siglo I a. C. que documenta la historia de la antigua China. Sin embargo, existieron pocas pruebas arqueológicas sobre su imperio hasta las excavaciones en la provincia de Shanxi en los últimos años.

“En cierta medida, el sitio de Taosi ha ayudado a probar que la era Yao no es un producto de la imaginación”, afirmó Gao Jiangtao, quien ha estado a cargo de las excavaciones en el sitio prehistórico durante años.

Taosi pudo haber sido la capital durante la era Yao, pero fue abandonada aproximadamente en el XIX a. C. “El sitio tiene características que coinciden con lo que fue documentado por los primeros historiadores chinos”, sostuvo Gao, y agregó que aún queda mucho por investigar para entenderla desde una perspectiva histórica.

El descubrimiento de las ruinas de un palacio, un almacén, tumbas, plataformas astronómicas y un centro de artesanía, entre otros, durante los últimos 40 años sugiere que Taosi estaba tan equipada como cualquier capital antigua. Aunque los arqueólogos han desenterrado otras ciudades en China más antiguas que Taosi, pocas tienen construcciones monumentales y diseños urbanos tan claros como esta última. Los palacios han acaparado la máxima atención académica. “Reflejan el grado de civilización del momento y brindan indicios de la herencia cultural al seguir los períodos históricos”, señaló Gao.

Desde 2013 hasta 2017, los trabajos de excavación arrojaron luz principalmente sobre el recinto del palacio que abarca 130.000 metros cuadrados. “Es un desafío realizar un estudio arqueológico de la arquitectura antigua porque la mayoría de las estructuras están en ruinas”, indicó Gao. “Se necesita involucrar a expertos en varias disciplinas para interpretar signos y símbolos. Debemos aplicar un enfoque científico de alto nivel”.

Se cree que han existido hasta 11 palacios en el sitio en tiempos prehistóricos. “Hasta ahora pudimos terminar el trabajo en el Palacio Número 1, afirmó Gao. “Básicamente, descubrimos su escala, estructura, diseño, límite y período de tiempo”.

Estos se han determinado por extrapolación de los cimientos de tierra apisonada y todo lo demás que ha logrado resistir el paso del tiempo, incluidos los pilares, señaló.

La actividad en el sitio del Palacio Número 1 comenzó en marzo de 2018 y fue realizado conjuntamente por el Instituto de Arqueología de la Academia de Ciencias Sociales de China y el instituto provincial de arqueología de Shanxi. Se terminó este año y los arqueólogos ahora tienen motivos para creer que abarcaba unos 6.500 metros cuadrados.

“El palacio era de una escala gigante y contaba con los cimientos de tierra apisonada más grandes”, sostuvo Gao. Solo la sala principal medía 540 metros cuadrados, la más grande de su tipo en el Neolítico, que en China se refiere al período entre 10.000 y 4.000 años atrás.

China Watch p1-economy (3).jpg
Una jarra de barro encontrada en el sitio en mayo. LI XIANJUN / PARA CHINA DAILY

Una jarra de barro encontrada en el sitio en mayo. LI XIANJUN / PARA CHINA DAILY

Se han desenterrado más de 120 reliquias, que incluyen cerámica, artículos hechos con huesos de animales y objetos de jade y bronce. “Algunos de ellos son espléndidos, y otros excepcionalmente se han visto antes”, expresó Gao. “Los descubrimientos en el sitio del Palacio Número 1 tendrán un papel positivo en la promoción de investigaciones sobre los orígenes de las civilizaciones chinas y sobre la China primitiva”.

Los primeros hallazgos en el lugar incluyeron más de 1.000 tumbas. Estas fueron descubiertas antes de 1985 y eran indicativos de la estratificación social en la antigüedad.

En 2003, se encontró en Linfen un observatorio que se cree que se construyó alrededor del siglo XXI a. C. Es la prueba de una civilización altamente desarrollada, anterior incluso a Stonehenge (un monumento prehistórico circular de piedra, cementerio y sitio arqueológico cerca de Salisbury en Wiltshire, Inglaterra). Es el observatorio más antiguo conocido en el mundo con un sistema de calendario añejo, señaló.

Luego se encuentra la torre de la puerta ceremonial independiente que se descubrió en el sitio en 2015. La estructura se asemeja a la entrada de la Ciudad Prohibida en Beijing.

Sin embargo, muchos expertos vinculados con el proyecto entienden que se necesitan más estudios antes de llegar a conclusiones sobre el sitio.

En este momento, Gao y su equipo están trabajando en el sitio del Palacio Número 2, a unos 150 metros del Número 1. “Por lo que sabemos hasta ahora, el Palacio Número 2 se utilizó durante 100 años”, indicó Gao. Ambos palacios fueron construidos durante las primeras etapas de la cultura Taosi. “Estudiaremos los demás palacios uno tras otro para obtener un panorama general”, agregó.

Temas relacionados: