Diario Uno > China Watch > China

La revolución de las industrias de energías renovables

Limpias, verdes, rentables y en crecimiento. Las industrias de energías renovables están preparadas para transformar la combinación energética

Se espera que la industria de energía solar de China logre un crecimiento más rápido, desempeñando un rol más importante en la energía del país este año. Esto sucederá en un contexto en que China tiene como objetivo alcanzar el máximo de emisiones de dióxido de carbono antes de 2030 y lograr la neutralidad de carbono antes de 2060, según señalaron los expertos.

Además, se espera que la energía solar supere a la eólica como la tercera fuente de energía más importante del país. China está tratando de generar otros 70 a 90 gigavatios de capacidad instalada de energía solar en promedio cada año durante el período del XIV Plan Quinquenal (2021-25). Si el plan se concreta, China tomará la delantera en el desarrollo fotovoltaico a nivel mundial.

Te puede interesar...

El país cuenta con una cadena industrial completa y competitiva a nivel internacional, sostuvo Wang Bohua, secretario general de la Asociación de la Industria Fotovoltaica de China. El país asiático mostró una fuerte resistencia al impacto de la pandemia de COVID-19, poniendo en funcionamiento alrededor de 40 GW de nueva energía solar el año pasado, casi un 33 % más que en 2019, y llevando su capacidad solar instalada total a 240 GW, sostuvo Wang. De hecho, desde la asociación informaron que las instalaciones de energía solar recientemente añadidas durante el período 2016-20 fueron cinco veces mayores que las de los cinco años anteriores, ya que China avanza constantemente en la adopción de energía limpia.

Los expertos de la industria señalaron que los subsidios del Gobierno, los recortes de costos y los avances en la tecnología han impulsado el rápido desarrollo de la industria fotovoltaica del país. El desarrollo futuro de las energías renovables, incluidas la eólica y la solar, no necesitará subsidios estatales, gracias a la fuerte caída de los costos provocada por los avances tecnológicos, indicó Wang. “En general, no hay necesidad de que el Gobierno subsidie la energía eólica, la solar y otras nuevas energías. Estas van a ser impulsadas principalmente por el mercado. El mayor problema es cómo utilizar mejor estas nuevas energías”.

Shi Jingli, investigador del Centro de Energías Renovables de China, que está afiliado a la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, espera que China entre en la era de la paridad de precios de la red durante el período del XIV Plan Quinquenal. Sugirió que los reguladores deberían elaborar políticas para ayudar a continuar mejorando la actualización de la tecnología y reduciendo los costos para la industria de la energía solar, ya que los avances tecnológicos y los costos más bajos son los principales impulsores del desarrollo de la industria.

Además de la energía solar, el país aumentará la participación de otras fuentes de energía limpia, incluidas la eólica, el hidrógeno y la nuclear, en su combinación energética, ya que el país se compromete a desempeñar su rol en la lucha mundial contra el cambio climático.

China es el mercado de energía renovable más importante del mundo y el mayor fabricante de equipos de energía limpia. El consumo de carbón del país representó casi el 58 % de su consumo total de energía en 2019 (las cifras del año pasado aún no se han confirmado). Eso fue casi 11 puntos porcentuales menos que en 2012. El consumo de gas natural, energía hidroeléctrica, nuclear y eólica en 2019 representó el 23,4 % del consumo total de energía del país, 8,9 puntos porcentuales más que en 2012, según un informe titulado Energía en la nueva era de China, publicado en diciembre por la Oficina de Información del Consejo de Estado. En el informe se detalló que el consumo de combustibles no fósiles representó el 15,3 % del consumo total de energía el año pasado, 5,6 puntos porcentuales más que en 2012 y superando la meta del 15 % establecida para 2020.

China Watch -Energia (1).jpg

Los analistas afirmaron que la industria solar de China, a pesar de sufrir retrasos en los primeros días de la pandemia, ha mostrado resistencia y ahora opera en plena marcha. Liu Yujing, analista de BloombergNEF, sostuvo que es probable que China esté más decidida a desarrollar energía renovable como parte de sus esfuerzos para reducir las importaciones de energía desde una perspectiva a más largo plazo.

China se ha comprometido a aumentar su proporción de combustibles no fósiles en el consumo de energía primaria a alrededor del 25 % y aumentar la capacidad instalada de energía eólica y solar a más de 1.200 GW para 2030. También apunta a reducir sus emisiones de dióxido de carbono por unidad de PBI en más del 65 % desde el nivel de 2005.

Zhou Dadi, vicepresidente de la Sociedad de Investigación de Energía de China, sostuvo que la estructura energética de China experimentará cambios fundamentales a medida que la proporción de energía fósil en la combinación de energía primaria disminuya drásticamente. Es probable que la proporción de energías renovables crezca rápidamente, de modo de lograr el objetivo de neutralidad de carbono.

Su opinión es compartida por Liu Yiyang, subsecretario general de la Asociación de la Industria Fotovoltaica de China. Liu señaló que la producción de los proyectos solares recién instalados en el país alcanzará más de 65 GW por año desde 2021 hasta 2025.