Diario Uno China Watch China Watch

La mejora de la biodiversidad 

El trabajo de los guardabosques en una reserva natural en el noroeste de China es un microcosmos de actividad en todo el país

Los primeros días de Peng Yu trabajando en la Reserva Natural Nacional de Mengda dejaron muchos recuerdos amargos. Hace quince años, no era una sorpresa que, en la rutina diaria de Peng de monitorear y cuidar a varias especies, gastara al menos tres pares de zapatos al año, especialmente porque a veces se perdía después de que la oscuridad envolvía la reserva de 17.290 hectáreas.

Sin embargo, recientemente, el trabajo de la mujer de 41 años se ha vuelto mucho más sencillo, ya que China está avanzando en la construcción de una red nacional de biodiversidad que cuenta con muchos dispositivos e instalaciones inteligentes.

Caminar por el accidentado terreno de la reserva a una altitud promedio de más de 2.800 metros en el condado autónomo de la etnia salar de Xunhua, provincia de Qinghai, puede ser una tarea difícil. El trabajo de Peng puede llevarla a cualquier parte, a través de espesos arbustos y plantas altas. Además, es fácil que se desoriente en una reserva tan grande como Mengda. Cuando las plantas se infectaron con plagas, la rutina diaria se volvió aún más desafiante gracias a un rociador de 20 kilogramos que contenía pesticidas a la espalda.

Ahora, las condiciones de trabajo en la reserva están cambiando radicalmente a medida que el país intensifica los esfuerzos para mejorar la conservación de la biodiversidad. Aunque Peng y sus colegas todavía tienen que patrullar la reserva para llevar a cabo observaciones y estudios de rutina, la frecuencia de las caminatas ha disminuido como resultado del uso de equipos inteligentes. Además de tres drones, usados especialmente para monitoreo, el área protegida ahora tiene 46 juegos de cámaras infrarrojas, según indicó la oficina de administración. Asimismo, con la ayuda de drones, los guardabosques se ahorran el esfuerzo de llevar los rociadores.

Peng también fue testigo del aumento del número de integrantes del equipo a medida que el país da cada vez más importancia a la conservación de la biodiversidad. Cuando comenzó a trabajar en la reserva en 2006, solo había cinco técnicos para supervisar los esfuerzos de protección de especies. Ahora el número de empleados aumentó a 18.

La reserva es solo un microcosmos de las capacidades de monitoreo de ecosistemas cada vez más marcadas en Qinghai y en todo el país en general.

Ren Yong, director de protección de ecosistemas del Departamento de Ecología y Medio Ambiente de Qinghai, sostuvo que la provincia ha creado un sistema de monitoreo que cubre todas las áreas bajo su jurisdicción. Si bien la provincia utiliza métodos de detección remota para monitorear diferentes tipos de ecosistemas, como las marismas y praderas cubiertas de hierba a gran altitud, las autoridades responsables de proteger la tierra también supervisan especies específicas. “En términos generales, la provincia ha creado un sistema que consiste en monitoreo dirigido tanto a micro como a nicho ecológico”, señaló Ren, y agregó que las autoridades a menudo usan equipos de monitoreo de campo para evaluar los problemas descubiertos por sensores remotos.

Según el Ministerio de Ecología y Medio Ambiente, el 18 % del territorio de China ha sido designado como área protegida. Eso ha brindado una protección efectiva para el 90 % de todos los ecosistemas terrestres y el 85 % de las poblaciones clave de animales salvajes. El ministerio también está promoviendo la construcción de una red nacional para monitorear la conservación de la biodiversidad. En enero, Cui Shuhong, director del Departamento de Protección de la Ecología Natural del ministerio, señaló que desde 2015 hasta el año pasado, el departamento había invertido 400 millones de yuanes (u$s 62 millones) en estudios y evaluaciones de biodiversidad y en la construcción de una red nacional para monitorear la biodiversidad. El trabajo, en el que participaron más de 2.000 investigadores, ofrece una imagen clara de la biodiversidad del país. Gracias a los esfuerzos de los últimos cinco años, se ha creado una red de monitoreo de la biodiversidad preliminar, sostuvo Cui. Las 749 áreas de observación de muestra en todo el país permiten que la red proporcione más de 700.000 piezas de datos cada año, indicó.

Los organismos gubernamentales, incluida la Administración Nacional de Silvicultura y Praderas y varias instituciones de la Academia de Ciencias de China, también participan en los esfuerzos por la conservación de la biodiversidad y el aporte de fondos.

En enero, Huang Runqiu, ministro de Ecología y Medio Ambiente, indicó en la Conferencia Nacional de Protección Ambiental anual del ministerio que el sistema estará incorporado completamente este año. El ministerio también creará programas de demostración en áreas clave para la protección de la biodiversidad mientras se esfuerza por promover legislación en términos relacionados, sostuvo.

En un evento celebrado en Xining, la capital provincial de Qinghai, el 5 de junio para conmemorar el Día Mundial del Medio Ambiente, Huang señaló que China acelerará la construcción de un sistema de tierras protegidas en todo el país en el que los parques nacionales desempeñarán un papel dominante. Además, el país acelerará la implementación tanto de proyectos de protección y restauración para ecosistemas clave como de proyectos importantes para la conservación de la biodiversidad.

La campaña de conservación ya ha dado sus frutos, como se puede ver en Qinghai. Durante el evento del 5 de junio, Xin Changxing, gobernador de Qinghai, señaló que dentro de la provincia, el número de gacelas de Przewalski, una especie de antílope en peligro de extinción, aumentó de unas 300 a fines del siglo pasado a 2.700 ahora. El número de antílopes tibetanos aumentó aún más. “Desde un mínimo histórico de menos de 20.000, el número solo en Qinghai ha llegado a más de 70.000”, indicó Xin.

Temas relacionados: