Festival internacional

La capital mundial de los barriletes

Aficionados de 11 países participaron del evento y quedaron asombrados por la complejidad, el realismo y la grandeza de los barriletes de Weifang

En abril, multitudes en Weifang, provincia de Shandong, miraron al cielo con asombro. Muy por encima de él, una réplica de una nave espacial recreó el innovador proceso de acoplamiento que marcó un hito en el programa espacial de China.

El espectáculo finalizó con un módulo de estación y una caminata espacial de astronautas, todo compuesto por una enorme y compleja estructura de barriletes que se elevaban con el viento.

El barrilete de la estación espacial china, construido por más de 20 artesanos durante dos meses, que combinaron técnicas tradicionales con tecnología de modelado digital de última generación, atrajo una gran atención en Internet.

“Desde superhéroes hasta dinosaurios, en Weifang, cualquier cosa puede volar en el cielo”, expresó efusivamente un usuario en línea.

Weifang es ampliamente conocida como la capital mundial de los barriletes. La ciudad reconoce esto colocando en lugares emblemáticos todo tipo de barriletes, como una mariposa aleteando sus alas en una estación de tren, esculturas públicas que representan el pasatiempo popular y farolas a lo largo de la vía principal que conduce a la inmensa sede del festival internacional de barriletes que se celebra cada año.

En Weifang Kaixuan Kite Manufacturing Co, los empleados fabrican barriletes que incluyen desde relucientes aviones y hermosas pinturas de paisajes hasta criaturas marinas vívidas como ballenas y pulpos.

“Más del 95 % de estos barriletes se exportan y se han vendido en más de 40 países y regiones, incluidos Dinamarca, Francia y Nueva Zelanda”, señaló el presidente de la compañía, Wang Xiaoping. “Cuando exhibimos nuestros productos en el extranjero, decimos que somos de Weifang. Los extranjeros saben que es la capital mundial de los barriletes y nuestros artículos son muy populares entre ellos”.

Según los registros históricos locales, los barriletes de Weifang fueron populares durante la dinastía Ming (1368-1644) y también un arte popular importante en la dinastía Qing (1644-1911). Muchos artistas se hicieron famosos por sus exquisitas creaciones de alto vuelo.

Los barriletes de Weifang se impulsaron después de que comenzara la reforma y apertura del país a fines de la década de 1970. En 1984, estos artículos fueron enviados a Shanghai para participar en una exhibición, lo que impresionó a los funcionarios de una asociación internacional de barriletes que inmediatamente sugirieron que la ciudad debía crear una plataforma global para este arte. Esto condujo a la celebración del primer Festival Internacional de Barriletes de Weifang ese mismo año.

Los aficionados de 11 países y regiones participaron del evento y quedaron asombrados por la complejidad, el realismo y la grandeza de los barriletes de Weifang.

Esta industria de la ciudad ha seguido creciendo y el festival se lleva a cabo todos los años desde 1984. Ahora hay más de 400 compañías que se dedican a la fabricación de barriletes y que emplean a más de 80.000 personas. Cada año se producen más de 220 millones de barriletes, con un valor de ventas que asciende a más de 2.000 millones de yuanes (u$s 297 millones) al año, informaron las autoridades municipales.

“Los barriletes de Weifang representan más del 75 % del mercado internacional de estos productos y casi el 85 % del mercado nacional”, sostuvo Zhang Jianwei, director del centro de servicio integral de la Asociación Internacional de Barriletes de Weifang.

Al menos 29 compañías exportadoras de barriletes están registradas en la ciudad, con mercados en los cinco continentes.

Wang, presidente de Weifang Kaixuan Kite Manufacturing Co, sostuvo que en 2002 la empresa exportó unos 100.000 barriletes, en su mayoría sencillos, con estructuras triangulares pequeñas que cuestan unos 10 yuanes. La compañía ahora exporta millones de estos productos de todas las marcas y tamaños cada año, señaló Wang. Un barrilete premium puede costar más de 7.000 yuanes.

“Se exportan todo tipo de barriletes y la mayoría son utilizados por niños”, indicó Wang. Están hechos principalmente de fibra de carbono y nailon y tienen marcos rígidos.

“Los barriletes de Weifang no solo brindan beneficios económicos a la población local, sino que también transmiten la cultura tradicional china al mundo”, señaló Wang.

Un barrilete clásico de Weifang se hace con bambú y presenta pinturas chinas. La fabricación tradicional de barriletes se enfoca en los cuatro artes de atar (usar bambú como armazón), pegar (colocar papel, seda y otros materiales en el armazón), pintar y “dejarse llevar” (volar). En 2006, los barriletes de Weifang fueron incluidos en la lista del patrimonio cultural inmaterial de China.

Temas relacionados: