La frase “nuevas fuerzas productivas de calidad” se ha convertido en la tendencia más reciente en China. Además de que el Gobierno central la menciona con frecuencia, las autoridades locales también la han incorporado en sus planes de crecimiento económico para el nuevo año.

En comparación con las herramientas productivas tradicionales impulsadas por elementos como la mano de obra, la tierra y el capital, las nuevas fuerzas productivas de calidad se refieren a otro tipo de fuerzas lideradas por la innovación tecnológica y nuevos elementos como los datos.

En un momento en que la economía de China se ha visto sacudida por el debilitado mercado inmobiliario, la disminución de la inversión privada y el envejecimiento de la población (todos los cuales son herramientas productivas tradicionales), así como por las crecientes tensiones geopolíticas externas, nuevas fuerzas productivas de calidad podrían ayudar a centrar la atención en las formas y medios de encontrar impulso económico, señalaron expertos de la industria.

Consideran que el énfasis de China en nuevas fuerzas productivas de calidad puede acelerar el desarrollo de industrias y tecnologías clave orientadas al futuro y, por lo tanto, promover el desarrollo industrial moderno y ayudar a avanzar a la segunda economía más grande del mundo en la cadena de valor global.

En una entrevista en enero, Jin Zhuanglong, ministro de Industria y Tecnología Informática, destacó la necesidad de desarrollar nuevas fuerzas productivas de calidad y coordinar la innovación tecnológica, el desarrollo a gran escala y los escenarios de aplicación.

La inteligencia artificial, los robots humanoides, el metaverso, el Internet de próxima generación, el 6G, la información cuántica y las exploraciones en lo profundo del mar, el aire y el espacio figuran entre las nuevas prioridades de China para las industrias orientadas al futuro, agregó.

Hasta finales de enero, todas las regiones a nivel provincial habían revelado sus objetivos de crecimiento para 2024 en los informes sobre la labor de los gobiernos locales. Además de la meta económica habitual, este año el desarrollo de nuevas fuerzas productivas de calidad se ha convertido en un objetivo común para ellos.

Pan Helin, codirector del Centro de Investigación de Economía Digital e Innovación Financiera de la Facultad de Negocios Internacionales de la Universidad de Zhejiang en Hangzhou, sostuvo que la razón por la que las nuevas fuerzas productivas de calidad ocupan un lugar destacado en las agendas de los gobiernos locales este año es que China ha enviado una señal clara de que virará hacia un modelo de crecimiento centrado en la “calidad” sobre la “cantidad”.

“En un contexto de transición económica, los gobiernos locales enfrentan una gran presión para encontrar nuevos motores económicos. Las nuevas fuerzas productivas de calidad llegaron en el momento justo y, si se desarrollan bien, se espera que les ayuden en gran medida a vencer la competencia regional e impulsar el crecimiento económico del país en su conjunto”, afirmó.

Para transformar las industrias orientadas al futuro en verdaderas fuerzas productivas, los expertos subrayaron la importancia de potenciar la investigación y desarrollo de tecnologías clave, así como la investigación básica.

“China debe aumentar la inversión en I+D básica y promover que las industrias avancen en la cadena de valor global. Solo cuando se obtengan logros en la investigación básica podremos realmente poner fin al control de los países desarrollados sobre tecnologías clave”, señaló Liu Qiao, decano de la Escuela de Administración Guanghua de la Universidad de Pekín.