Cultura China

Historia de un personaje animado

El creador de algunas de las criaturas de fantasía más queridas se ha inspirado en la cultura china

Tony Bancroft se convirtió en una sensación en Internet después de producir una serie de animaciones 2D para la esquiadora china Eileen Gu, quien ganó tres medallas en los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022 el mes pasado. Su destacado desempeño generó muchísima admiración y Bancroft escribió en su cuenta de Instagram que Gu inspiraría a las niñas y mujeres jóvenes de todo el mundo para participar en el atletismo y esforzarse por lograr sus objetivos.

“Me inspiró mucho cómo tomó sus orígenes chinos y estadounidenses y los integró ‘Juntos por un futuro compartido’ (el lema oficial de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022). Es increíble lo que hace con el esquí y me encanta que sea una influencia para la próxima generación de atletas femeninas de China y el mundo”.

Al igual que el personaje Mulan del folclore chino, Eileen Gu es una heroína importante, señaló Bancroft.

Su pasión por dar vida a películas animadas memorables ha creado algunos de los mejores personajes con los que estamos tan familiarizados, incluidos Pumba en El rey león, Kronk en Las locuras del emperador, Iago en Aladdin, Cogsworth en La bella y la bestia. Y como director de cine, Bancroft es más conocido por dirigir la película Mulan.

“Fue un placer trabajar en Mulan de Disney”, comentó Bancroft. “Sin embargo, no estuvo exento de altibajos. Implicó mucha investigación y comprensión de la antigua China, sus costumbres y cultura. Por supuesto, no se utiliza todo lo que se aprende durante la investigación sobre el tema de una película. Luego, hay que pasar por el proceso creativo, pero lento, de descubrir qué historia se quiere contar”.

“Hay miles de opciones y muchas formas en las que podríamos haber contado la historia de Mulan”, continuó Bancroft. “Cada vez que nos atascamos en el proceso, siempre pensamos en el corazón de esta guerrera que amaba tanto a su padre. Se sacrificaría para que él pudiera vivir. El corazón de Mulan fue lo que guió nuestras decisiones y nos ayudó cuando las cosas se pusieron difíciles. Fue un proceso de cuatro años crear la película Mulan e incluyó a cientos de artistas, escritores, actores y técnicos, pero el recorrido valió la pena para traer su historia al mundo”.

Bancroft expresó que lo hizo para sus tres hijas, para que pudieran tener una heroína a quien admirar, y ahora es una inspiración para generaciones de hijas.

Tony y su hermano gemelo Tom tienen un profundo amor por la cultura china. Llevaron a cabo años de investigación para crear la película que respetaba y honraba la cultura china. Tom, el creador de Mushu, el dragón chino que protegía a Mulan en la película, es muy meticuloso.

“Mientras creaba varias versiones diferentes de diseño de los personajes de Mushu, hacía referencia a muchas cosas de la cultura china. Observé obras de arte antiguas impresas en madera y esculturas de dragones en los templos de China. Me di cuenta de que los dragones chinos son muy diferentes de los dragones europeos de la mitología. Los dragones chinos eran delgados y con forma de serpiente, mientras que los europeos a menudo eran gruesos y más parecidos a un cocodrilo. Mushu se compone de muchos animales: tiene bigotes como un bagre, escamas como un pez, orejas de vaca, el labio peludo de un camello, cuernos como una cabra y garras de un águila. Todas estas cosas están sutil y estilísticamente incluidas en el diseño”, señaló Tom.

Tony ingresó en el Instituto de Artes de California en 1987, donde progresó artísticamente y desarrolló una pasión por la animación de por vida. Allí, su trabajo llamó la atención de Disney Studios y en 1989 empezó a trabajar en el departamento de animación. Durante su carrera de 12 años con Disney Studios, los nombres familiares de los personajes animados que creó acompañaron a una generación que crecía. El estreno de Mulan en 1998 recaudó más de u$s 300 millones en la taquilla mundial. Y también fue por esta película que Bancroft obtuvo ese año el Premio Annie por Logro Destacado en la Dirección, el honor más alto en la industria de la animación.

Quizá Bancroft no pudo definir su estilo por sí mismo, pero los amantes del anime detectarían fácilmente su influencia cada vez que se les presentara uno sin especificar su nombre.

“Me encanta aportar con mis experiencias en animación a las generaciones futuras… Siento que puedo retribuir a una generación de influencers culturales y tecnológicos que están tan interesados en crear entretenimiento como cualquier otra persona en el mundo. También me fascina ver nuevas historias provenientes de la Generación Z sobre el pasado y el presente de su cultura”.

Temas relacionados: