Ictiosaurio

Hallazgo de una nueva especie prehistórica en Guangxi

Recibió el nombre de Baisesaurus robustus y es el ictiosaurio del Triásico Inferior o Temprano más grande que se haya descubierto en China

Unos científicos chinos han descubierto una nueva especie de ictiosaurio, un reptil marino extinto, en base a un fósil recogido de la ciudad de Baise en la Región Autónoma Zhuang de Guangxi.

Recibió el nombre de Baisesaurus robustus y es el ictiosaurio del Triásico Inferior o Temprano más grande que se haya descubierto en el país. Tenía más de 3 metros de largo y se cree que tenía una mejor capacidad de nado que las especies anteriores de su tipo descubiertas en China previamente. El período Triásico Inferior se extiende de 251,9 millones a 247,2 millones de años.

El descubrimiento también ha ampliado el rango geográfico conocido de los ictiosaurios en China, lo que indica que los reptiles estaban más extendidos en el período Triásico Temprano de lo que se suponía anteriormente, sostuvo Han Fenglu, profesor adjunto de la Facultad de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Geociencias de China en Wuhan, provincia de Hubei. Los hallazgos han sido publicados en la revista biológica PeerJ.

La investigación fue realizada por un equipo de la Facultad de Ciencias de la Tierra en colaboración con investigadores del Instituto de Estudios Geológicos de Guizhou, la Universidad de Alberta en Canadá y el Centro de Estudios Geológicos de Wuhan del Servicio Geológico de China.

china nueva especie.jpg
Una reconstrucción artística de dos especies de ictiosaurios halladas en China, el Baisesaurus (arriba) y el Chaohusaurus (abajo). PARA USO DE CHINA DAILY

Una reconstrucción artística de dos especies de ictiosaurios halladas en China, el Baisesaurus (arriba) y el Chaohusaurus (abajo). PARA USO DE CHINA DAILY

En 2017, los equipos de campo del Instituto de Estudios Geológicos de Guizhou hallaron huesos de vertebrados expuestos en piedra caliza en la región de Zhebao de Guangxi e invitaron a otros investigadores a unirse al estudio del espécimen.

En el Centro de Estudios Geológicos de Wuhan, los investigadores restauraron el fósil durante tres meses y descubrieron que consistía en la parte frontal del esqueleto del tronco, incluyendo algunas vértebras y costillas, un hueso de la extremidad y huesos abdominales llamados gastralia proximal.

Después de múltiples estudios comparativos y análisis estadísticos, los investigadores identificaron las costillas como relativamente delgadas y no engrosadas donde se conectan con el cuerpo; las costillas del lado inferior tenían protuberancias largas y delgadas en el medio. Estas son características exclusivas de los ictiosaurios, afirmó Han.

Marcando su aparición por primera vez hace unos 250 millones de años, los ictiosaurios estuvieron activos en los períodos Triásico y Jurásico, casi al mismo tiempo que los dinosaurios, y se extinguieron hace unos 90 millones de años. Tenían cuerpos aerodinámicos, parecidos a los de los peces, ojos grandes y una poderosa aleta caudal.

Los científicos sospecharon que pueden haber evolucionado a partir de reptiles terrestres, pero su origen y evolución prematura siguen siendo un misterio. Otros ictiosaurios que se encontraron en Japón, Canadá, el norte de Europa y las provincias chinas de Hubei y Anhui, también datan del período Triásico Temprano. En su mayoría eran pequeños con una longitud de hasta 1,5 metros.

Temas relacionados: