Diario Uno China Watch China Watch
Intercambio

Extranjeros en busca de la antigua sabiduría

La medicina tradicional china se comparte con todo el mundo

Cuando Arvin Kuipers les pide a sus pacientes que saquen la lengua para poder diagnosticar sus dolencias, muchos de ellos se confunden. “No están acostumbrados a que les examinen la boca y el rostro para averiguar qué les pasa”, explica este joven holandés de 30 años, que ejerce la medicina tradicional china (MTC) en Ámsterdam. Sus métodos son tan diferentes de los que se utilizan en la medicina occidental que a muchas personas de distintos países les cuesta entender cómo funciona, incluso teniendo conocimientos sobre el tema.

Kuipers recordó la primera consulta de una mujer mayor a la que suele tratar. No conocía la acupuntura ni había recibido ningún otro tratamiento de medicina tradicional china. “Cuando le examiné la cara y la lengua, le dije que tenía un problema en los riñones y que no dormía bien”, relató. Se sorprendió tanto que pensó que la había estado espiando, pero en realidad al médico no le resultó difícil emitir su diagnóstico al ver sus ojeras. “En aquel momento, tenía el nivel de energía muy bajo”, contó el especialista, que se graduó en la Universidad de Medicina China de Beijing en 2017 y es un enamorado de la cultura del país.

Kuipers abrió su clínica en septiembre. Dedica la mayor parte del tiempo a la acupuntura, los tratamientos con ventosas y el tuina, un tipo de masaje de la medicina tradicional china que es lo que más gusta a los occidentales, señaló. En algunos casos, también prescribe medicamentos a base de hierbas.

Kuipers suele preparar una taza de té chino para calmar a sus pacientes si están un poco nerviosos por las agujas de acupuntura. También les explica el sistema de meridianos, una noción clave de la MTC, el yin y el yang, y otros conceptos, “para que sepan un poco de lo que haré”, sostuvo.

En la MTC, la buena salud requiere un yin y un yang equilibrados, por lo que los médicos no solo prestan atención a la dolencia del paciente, sino también a su condición física general, señaló Kuipers. Agregó que la medicina tradicional china también es una cultura diferente y ofrece una nueva perspectiva, en lugar de ser un método de curación. Poco a poco ha creado “una buena conexión” con sus pacientes. Muchos acuden todas las semanas para aliviar dolores, tratarse problemas de la piel o recuperar energía. Desde principios de abril, ha tratado a más de 200 pacientes. “La medicina tradicional china funciona muy bien. Mis pacientes realmente se sienten mejor con ella, así que valoro eso; y cuando mis pacientes están mejor, yo también lo estoy”, agregó.

La MTC ha ganado terreno en todo el mundo en las últimas décadas. Según un informe de XinhuaNet, más de 13.000 estudiantes extranjeros vienen a China para aprender sus secretos cada año.

El 7 de junio, un informe del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional mostró que la medicina tradicional china se había introducido en 196 países y regiones, con la creación de 30 centros especializados fuera del país asiático que están acreditados por la Administración Nacional de Medicina Tradicional China.

Pan Ping, director del departamento académico de la Federación Mundial de Sociedades de Medicina China, señaló que desde que abrió el primer centro acreditado en el extranjero, hace cinco años, la medicina tradicional china se ha vuelto cada vez más popular. A fines del año pasado, más de un millón de extranjeros habían recibido tratamiento en dichos centros, agregó. La mayoría de los centros se encuentran en países y regiones que albergan una gran cantidad de personas de ascendencia china, incluidas algunas naciones europeas, el sudeste asiático y Estados Unidos, indicó Pan.

Este progreso fue ejemplificado con los círculos morados en la espalda del nadador estadounidense Michael Phelps durante los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro, Brasil. Según se informa, muchas figuras internacionales han recibido ese tratamiento, lo que ha despertado un gran interés en la medicina tradicional china por parte de Occidente.

“En las últimas décadas, la internacionalización de la medicina tradicional china también se ha acelerado”, agregó Pan. “Pero aún queda un largo camino por recorrer. La estandarización es la clave para salir al extranjero, incluidos los estándares para el diagnóstico y el tratamiento, así como la colocación y el procesamiento de medicamentos. El talento en la medicina tradicional china también tiene una gran demanda”.

Temas relacionados: