Diario Uno > China Watch > China Watch

En busca de un desarrollo de mayor calidad

El informe anual sobre la labor fija un objetivo de crecimiento económico sobre el 6 %

Según afirman los expertos, China se ha encaminado hacia un desarrollo de mayor calidad y una mayor apertura de su economía. Lo afirmaron luego del Informe sobre la Labor del Gobierno, que fue presentado el 5 de marzo por el primer ministro Li Keqiang en la apertura de la sesión anual de la Asamblea Popular Nacional (APN), máximo órgano legislativo de China, en Beijing.

En el informe, que establece metas futuras y revisa el año pasado, Li fijó un objetivo de “más del 6 %” para el crecimiento del PBI en 2021. También indicó que China no recurriría al mismo estímulo fiscal impulsado por el gasto en infraestructura registrado el año pasado durante los primeros meses de la pandemia, y que el déficit fiscal de este año se reducirá al 3,2 % del PBI.

Te puede interesar...

Dado que muchos esperan que China crezca más del 8 % este año desde la base baja del 2,3 % del año pasado, los economistas han recibido con satisfacción el margen que el informe les ha dado a los responsables de la formulación de políticas para reequilibrar la economía.

Stephen Roach, economista estadounidense y miembro principal del Instituto Jackson de Asuntos Globales de la Universidad de Yale, señaló que el informe se aleja de una orientación estricta y es un “avance bienvenido”. China ahora está comprometida con mejorar su economía y lograr un crecimiento de alta calidad, sostuvo. “El énfasis en la fabricación, la investigación y el desarrollo, la digitalización de la cadena de suministro y la productividad reafirman el énfasis de larga data del Gobierno en la mejora hacia un crecimiento de mayor calidad”.

Jeremy Stevens, economista en jefe para China de Standard Bank, el banco más importante de África, indicó que la notable recuperación de China de la pandemia (fue la única gran economía que creció el año pasado) se reflejó en la naturaleza optimista del informe. Él cree que la economía podría crecer potencialmente un 8 % este año. “El tono fue justamente de confianza, dada la forma en que se ha manejado el COVID-19, y sentó las bases para la recuperación económica”, señaló.

También acogió con satisfacción el endurecimiento de la política fiscal y monetaria, que comentó que debería devolver al país a la trayectoria de reformas en la que se encontraba antes de la pandemia. “El año pasado, la economía fue impulsada principalmente por palancas tradicionales al inicio, en particular, por supuesto, la inversión en infraestructura y bienes raíces, que alcanzaron niveles récord después del primer trimestre. Los planificadores se resistían a seguir este camino, pero sentían que no tenían otra opción”, sostuvo.

Los observadores buscaban más detalles sobre el nuevo patrón de desarrollo económico de “doble circulación”, en el que el mercado local es el pilar y los mercados nacionales e internacionales se refuerzan entre sí. Es la pieza central del XIV Plan Quinquenal (2021-25) y significa que el consumidor local tendrá un papel más importante en el impulso de la economía.

Wang Huiyao, presidente y fundador del Centro para China y la Globalización, un grupo de expertos con sede en Beijing, señaló que había una serie de indicadores de esto en el informe. “El hecho de que el crecimiento sea fuerte impulsará el consumo en sí mismo. China tiene ahora 400 millones de consumidores de clase media y se ha erradicado toda la pobreza extrema. La vigorización de las áreas rurales también tendrá un gran impacto en el consumo a nivel condado”.

Según el informe, este año la inflación del índice de precios al consumidor sería de aproximadamente el 3 %, y se crearían 11 millones de puestos de trabajo en las zonas urbanas, manteniendo el desempleo urbano en un 5,5 %. También el país comprometió a gastar un 7 % adicional por año en investigación y desarrollo durante los próximos cinco años. China gastó 2,44 billones de yuanes (u$s 375 mil millones), o el 2,4 % del PBI, en I+D en 2020, según cifras oficiales.

Zhu Ning, profesor de finanzas del Instituto Avanzado de Finanzas de Shanghai, señaló que esto era una parte importante para mejorar su economía. “China también busca volverse más autosuficiente en tecnología para que sea menos vulnerable a los intentos de amenazar sus cadenas de suministro”, definió.

El primer ministro Li sostuvo en el informe que el Gobierno planea reducir el consumo de energía en un 13,5 % y las emisiones de dióxido de carbono en un 18,5 %, ambos por unidad de PBI, durante los próximos cinco años. Esto se ajusta al plan para que las emisiones de carbono alcancen su punto máximo en 2030 y para que el país se convierta en carbono neutral para 2060. Louis Kuijs, director para Asia de Oxford Economics, una consultora de investigación económica, consideró que este era un anuncio importante. “El informe se compromete a dar pasos sólidos hacia el logro de estos objetivos”, expresó.

Li también dejó en claro en el informe que China busca unirse al Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífica. China se unió a la Asociación Económica Integral Regional, el otro grupo comercial asiático grande, en noviembre. “Esto demuestra el compromiso de China con una apertura considerable”, sostuvo Wang en el Centro para China y la Globalización.