Intercambio estudiantil

Construyendo puentes y lazos

La visita del presidente Xi Jinping a un colegio estadounidense en 2015 dejó una huella imborrable en sus alumnos

La visita fue hace casi siete años, pero Nathan Bowling la tiene grabada tan nítidamente en su mente que parece que hubiera sido ayer.

El 23 de septiembre de 2015, Bowling estaba dando una clase de sociología en la Escuela Secundaria Lincoln en Tacoma, estado de Washington. Pero esa no iba a ser una clase habitual. De pie en el aula ante él y sus alumnos estaba un invitado muy especial: el presidente chino, Xi Jinping.

Esta visita fue una de las muchas que Xi ha realizado en el país y en el extranjero desde que se convirtió en presidente de China hace casi 10 años.

Esta fue su última parada pública durante su estadía en el estado de Washington. Se reunió con miembros del equipo de fútbol americano de la secundaria Lincoln y recibió una camiseta de juego personalizada con el número 1 de Lincoln Abes con su nombre.

“En un momento tuvimos una conversación sobre si podían darle la mano o no”, comentó Bowling sobre sus alumnos. “Y yo decía ‘Por supuesto que no. De ninguna manera’. Y luego, cuando el presidente Xi extendió la mano para estrechar la de los niños en la fila, el primer niño gritó emocionado, como si fueran los Beatles. Eso fue realmente genial para mí. Significa que entendieron la importancia del momento”.

Una de las cosas que Bowling recuerda claramente sobre la visita es lo que expresó Xi sobre China.

Según Bowling, el presidente Xi señaló algo así: “Cuando vas a Xi’an, ves la China de hace más de 1.000 años; luego en Beijing, te remontas 500 años en el pasado; y cuando estás en Shanghai, ves la China de hace 100 años”.

“Ese pasaje realmente me quedó grabado. Es una especie de demostración de la extensión de la historia china”, sostuvo Bowling.

Bowling y su esposa han visitado China muchas veces desde 2014. Trabajaron con estudiantes de secundaria y pre-secundaria en Chengdu, provincia de Sichuan. Las otras ciudades que recorrieron incluyen Beijing, Macao, Hong Kong y Shanghai.

Comentó que sus viajes a China le han permitido profundizar su conocimiento mucho más allá de lo que la gente puede obtener de un libro. En cada viaje, expresó, ha quedado “impresionado” por el país, su gente y su generosidad.

En 2019, Bowling y su familia se mudaron a los Emiratos Árabes Unidos, y su viaje más reciente a China fue en 2020, cuando acompañó a sus alumnos a una conferencia en la Concordia International School en Shanghai.

“También tengo buenos recuerdos de la primera familia anfitriona con la que nos alojamos. Eran ciudadanos chinos común y corrientes... gente de clase media, que llevaban vidas muy, muy felices”, señaló. “Aprendí a jugar al mahjong y a hacer dumplings. Creo que lo que realmente hizo que esa visita fuera significativa es que pude llevar algo de esa cultura y algo de la historia a mis alumnos. Y eso fue lo que ofreció el presidente con sus visitas”.

El director de la secundaria Lincoln, Patrick Erwin, sostuvo: “La visita del presidente (en 2015) abrió los ojos de mis alumnos al resto del mundo, específicamente a China. Nunca habían conocido ni estado en presencia de un líder de tal magnitud, por lo que eso lo hizo especial, pero el regalo de viajar que les dio a nuestros estudiantes nunca será olvidado”.

Durante su visita, Xi prometió que invitaría a 100 estudiantes a viajar a China.

“La visita los deslumbró y el viaje posterior cambió sus vidas para siempre. Tengo alumnos que planearon estudiar en China antes de la pandemia de Covid-19 y aún esperan poder hacerlo una vez que las cosas vuelvan a la normalidad”, continuó Erwin.

El año pasado, le escribió a Xi y le informó sobre los intercambios de estudiantes en los últimos años. Antes de la pandemia, la escuela recibía aproximadamente 10 visitas de grupos de alumnos de China y de 25 a 50 estudiantes de intercambio chinos en Tacoma cada año.

Lo que vieron en las escuelas de China cambió para siempre a los alumnos y maestros que pudieron viajar, señaló Erwin.

“Estudiantes dedicados, una enseñanza excelente y un enfoque en la educación como la puerta de entrada a una vida mejor. Sé que los alumnos que viajaron regresaron a casa comprometidos a hacer más para tratar de seguir el ritmo de sus amigos chinos”, agregó.

Temas relacionados: