Diario Uno > China Watch > trenes

Con su cámara, a recorrer toda China en tren

Una visita a un depósito de locomotoras cautivó el gusto de un niño por los ferrocarriles

Así como la vida de la mayoría de nosotros se ordena en gran parte por los dictados del reloj, Guan Junhong se rige por la marcha de un dispositivo cronológico, pero que es bastante más complicado y mucho más exótico: los horarios de los trenes de China.

En su vida diaria, tiene ese horario académico bastante molesto al que también debe prestar atención, pero cada vez que el estudiante de la Universidad de Tecnología de Dongguan en la provincia de Guangdong tiene tiempo, es posible que se lo vea planeando otro viaje en tren o subiéndose a uno. Lo cierto es que si está en un tren, tendrá a su compañera de viaje más confiable consigo, su cámara, y cuanto más tiempo tenga, más lejos viajará.

Te puede interesar...

Durante los últimos siete años, Guan, de 22 años, realizó viajes en tren por toda China, acumulando 70.000 kilómetros y tomando más de 100.000 fotos de trenes desde todo tipo de puntos estratégicos. De hecho, puede identificar diferentes tipos de locomotoras a distancia con solo un breve vistazo y por el sonido que hacen al rodar por las vías.

Guan cuenta que tiene un mapa en la cabeza que muestra todas las rutas ferroviarias principales de China. Su objetivo es registrar cada modelo de locomotora del país con su lente.

En 2004, cuando tenía 6 años, su abuelo lo llevó al depósito de locomotoras cerca de su casa en Shaoguan, provincia de Guangdong, donde fueron a dar un paseo. Todavía recuerda los motores que vio ese día, algunos pintados de verde, algunos de rojo y otros de azul. Años más tarde, cuando empezó a aprender más sobre trenes, se enteró de que los azules eran del modelo China Railway SS8, el tren más rápido de la época, que en 1998 podía andar a 240 kilómetros por hora. “Cuando era chico, pensaba que los autobuses eran geniales, pero cuando vi los trenes por primera vez, realmente me impresionaron”, señaló Guan.

En 2010, cuando acababa de inaugurarse el ferrocarril de alta velocidad Wuhan-Guangzhou, los padres de Guan lo llevaron en el tren de Shaoguan a Guangzhou, capital de la provincia de Guangdong. “Era la primera vez que viajaba en un tren de alta velocidad y parecía una bala, lo cual era genial. El vagón estaba limpio y acogedor. Lo que me sorprendió fue que mientras el tren regular tardaba dos horas y media, estas máquinas tardaban sólo 40 minutos”.

Durante la secundaria, Guan comenzó a ser un ávido coleccionista de todo tipo de información sobre trenes y en esa época sus padres le regalaron su primera cámara. “La escuela secundaria a la que asistí estaba al lado de la línea ferroviaria Beijing-Guangzhou, así que comencé a tomar fotos de los trenes que pasaban”, comentó.

En 2013, volvió a visitar el depósito de locomotoras de Shaoguan con su cámara y descubrió que se había convertido en un taller, pero los motores verdes y rojos todavía estaban allí. Ambos se fueron retirando gradualmente y se reemplazaron por modelos más avanzados. Al final de esas vacaciones de verano, Guan volvió a visitar el lugar para fotografiar los trenes antes de que fueran desarmados. “Los trabajadores desmontaron los trenes tan rápida y hábilmente que uno quedó reducido a partes pequeñas en solo media hora”, sostuvo.

A Guan le gusta tomar fotos de trenes que pasan por varios paisajes, como montañas, encima o por debajo de puentes y a lo largo de orillas de embalses. Los cambios que ha registrado su cámara son imposibles de pasar por alto, señaló. Eso se aplica no solo a los trenes en sí, sino también a las ciudades por las que pasan. “Tomemos como ejemplo el tren de alta velocidad de Shaoguan a Guangzhou. Hace diez años, cuando hice un viaje por primera vez en la línea, había tierras sin cultivar por todas partes, y ahora se han convertido en tierras de cultivo para caña de azúcar o arroz”, comentó Guan.

Las áreas alrededor de las estaciones de tren de alta velocidad también experimentaron un rápido desarrollo con proyectos inmobiliarios y parques industriales que han surgido en un período de pocos años.

Así como el entorno natural difiere en varias regiones del país, también lo hacen los trenes. Guan ha tomado fotos de la mayoría de los trenes en la provincia de Guangdong, y sostuvo que espera que algún día pueda capturar imágenes de trenes en todo el país.

En cuanto a los trenes que ya no funcionan, Guan solo puede verlos en los museos, pero cuando los trenes nuevos están a punto de entrar en servicio, a veces las compañías de trenes lo invitan, como fotógrafo especializado, a echar un vistazo de antemano. “Tomar fotos de trenes sigue siendo un pasatiempo de nicho. La gente puede pensar que no tiene nada de valioso, pero yo pienso lo contrario. Creo que es magnífico ver los trenes cruzando montañas o acelerando a lo largo de los ríos”.