Sistema industrial Moderno

China inspira al mundo con su fórmula de modernización

La innovación en el sistema industrial del país asiático impulsa el desarrollo global

Los esfuerzos de China por construir un sistema industrial moderno ayudarán al mundo a afrontar mejor las posibles interrupciones futuras en las cadenas de suministro y garantizarán el buen funcionamiento de la economía global en medio de desafíos e incertidumbres, señalaron economistas y ejecutivos corporativos.

Destacando que el desacoplamiento industrial plantea un enorme riesgo para la recuperación económica global, agregaron que China tiene un gran atractivo para las multinacionales, porque el país cuenta con un sistema completo de apoyo a la cadena de suministro, un fuerte sistema logístico, un gran mercado y políticas gubernamentales favorables que estimulan la innovación.

El término “sistema industrial moderno” se ha convertido en una frase fundamental en China, y las autoridades lo destacan como una prioridad para el desarrollo económico del país y una clave para apuntalar la modernización.

El presidente Xi Jinping subrayó que un sistema industrial moderno es la base material y tecnológica de un país moderno. También indicó que el foco del desarrollo económico debe centrarse en la economía real para brindar un apoyo material sólido para que China alcance su segundo Objetivo del Centenario, que es convertirse en un país socialista moderno que sea próspero, fuerte, democrático, culturalmente avanzado, armonioso y bello cuando la República Popular China celebre su centenario en 2049.

Xi, también secretario general del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh) y director de la Comisión Central para Asuntos Financieros y Económicos, hizo estas declaraciones mientras presidía la primera reunión de la comisión del XX Comité Central del PCCh en mayo.

El Buró Político del Comité Central del PCCh también indicó en un encuentro a fines de julio que es imperativo seguir avanzando en la modernización del sistema industrial, fomentar y fortalecer industrias estratégicas emergentes y desarrollar más industrias pilares.

Hans-Paul Burkner, presidente global emérito de Boston Consulting Group, señaló que los esfuerzos de China para avanzar en la modernización industrial ayudarán al país a ascender en la cadena de valor, haciendo que su economía sea “más innovadora, ecológica, impulsada por el consumo y que requiera mucho talento”.

Esa transformación ayudará a China a mantener su importante posición en las cadenas de suministro globales en medio de factores adversos, como tensiones geopolíticas y debates sobre la relocalización de la producción en países desarrollados, sostuvo Burkner.

Craig Allen, presidente del Consejo Empresarial Estados Unidos-China, señaló que China “es un lugar atractivo para la integración de la cadena de suministro”, ya que la escala del país motiva a las compañías con sede en Estados Unidos y su ecosistema se ve fortalecido en gran medida por las inversiones en infraestructura y talento.

Patrick Gelsinger, director general de Intel Corp, que ha visitado China tres veces en lo que va del año, afirmó: “China desempeña un papel increíblemente importante en la estrategia empresarial de Intel. La compañía ha creado una relación a largo plazo con socios y clientes chinos, que ya lleva casi 40 años”.

A fines de julio, Intel y el gobierno del distrito de Nanshan en Shenzhen, provincia de Guangdong, lanzaron el Centro de Innovación de la Gran Área de la Bahía de Intel que se enfoca en tecnologías como la inteligencia artificial y aplicaciones de chips.

Detrás del entusiasmo de las empresas extranjeras se encuentra el hecho de que China tiene el sistema industrial más completo del mundo. China se ubicó como el país manufacturero más importante a nivel mundial por decimotercer año consecutivo en 2022, cuando su producción manufacturera representó casi el 30 % del total mundial, según el Ministerio de Industria y Tecnología Informática.

Más de 570 compañías industriales chinas llegaron a estar entre las 2.500 principales empresas del mundo en términos de inversión en investigación y desarrollo, lo que ha aumentado su capacidad para respaldar las cadenas de suministro, informó el ministerio.

Por otro lado, a medida que China asciende en la cadena de valor, el país se está convirtiendo más en un exportador que en un importador de bienes intermedios utilizados por los fabricantes en otros lugares, lo que ayuda a fortalecer la conectividad y, por tanto, la competitividad de las cadenas de suministro globales, según un informe publicado por el grupo de servicios financieros HSBC a principios de este año.

En Asia, las importaciones de bienes intermedios desde China representan ahora cerca del 20 % de todas las importaciones de componentes en promedio, según el informe. Además, los exportadores de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático dependen cada vez más de piezas de China en lugar de otras fuentes.

Jeffrey Sachs, un destacado economista y director del Centro para el Desarrollo Sostenible de la Universidad de Columbia, sostuvo: “La fortaleza de China en este momento es que está a la vanguardia de muchas de las innovaciones tecnológicas más importantes para el futuro, que serán muy buenas para la industria manufacturera de China en los años venideros”.

Denis Depoux, director general global de la consultora Roland Berger, señaló: “La calidad y la escala de los grupos industriales de China, junto con su flexibilidad y capacidad de movilizar grandes fuerzas laborales y lanzar rápidamente nuevos productos en el sector de la electrónica de consumo, son aspectos impresionantes que no se pueden sustituir con facilidad”.

Temas relacionados: