Diario Uno China Watch China Watch

China impulsa los derechos humanos mediante el desarrollo

El Partido Comunista de China (PCCh) ha puesto fin a la pobreza absoluta y ha reforzado significativamente los derechos humanos

El Partido Comunista de China (PCCh) ha puesto fin a la pobreza absoluta y ha reforzado significativamente los derechos humanos en el país más poblado del mundo, con medidas que incluyen desde la implementación de redes de seguridad social hasta garantizar los derechos de las mujeres y ofrecer bienestar a los trabajadores migrantes, según un libro blanco.

El documento fue publicado el 12 de agosto por la Oficina de Información del Consejo de Estado, el gabinete del país, para marcar el éxito del Partido en convertir a China, con una población de 1.400 millones, en una sociedad modestamente acomodada en todos los aspectos este año, un hito en la modernización del país.

La campaña contra la pobreza que terminó exitosamente a principios de este año ayudó a sacar a casi 100 millones de residentes rurales de la pobreza absoluta y aseguró su acceso a alimentos, agua potable, educación y atención médica, que son derechos humanos cruciales, dice el documento.

Además, las autoridades centrales han trabajado durante décadas para crear una red de seguros más sólida.

A fines del año pasado, los servicios médicos de China cubrían a 1.360 millones de residentes y el seguro de maternidad, que compensa los costos relacionados con el parto, cubría a 235 millones de personas. Para el clero, la cobertura del fondo de salud había alcanzado el 96,5 %, y la de pensiones, el 89,6 %.

En junio, 467 millones de habitantes de zonas urbanas y 547 millones de residentes rurales estaban cubiertos por el sistema de fondos de pensiones. También en ese mes, 273 millones de personas estaban protegidas por el seguro contra accidentes laborales, una parte crucial del sistema de seguridad laboral del país que ofrece compensación por lesiones o muerte en el lugar de trabajo, dado el aumento del empleo informal y el auge de la gig economy.

A medida que China avanza para revitalizar sus regiones rurales en las próximas décadas, más migrantes regresan a casa para trabajar más cerca de sus familias. Además, el Gobierno lanzó campañas para facilitar a los migrantes la educación de los niños en las ciudades donde trabajan. El esfuerzo de revitalización, junto con esas campañas, ayudó a reducir el número de los llamados niños abandonados de 9 millones a 6,4 millones entre 2016 y el año pasado.

Asimismo, el salario mensual de los trabajadores migrantes casi se ha duplicado en los últimos ocho años a un promedio de 4.072 yuanes (u$s 630), y muchos disfrutan de dormitorios más espaciosos equipados con baños.

Buscando mejorar la igualdad de género, el PCCh ha logrado frenar el analfabetismo entre las mujeres y ha reforzado su posición económica y presencia en la política. La tasa de analfabetismo entre las mujeres de 15 años o más fue del 7,3 % en 2017, frente al 20,5 % en 1979, un año después de que China se embarcara en la reforma y la apertura, según el libro blanco. Además, el porcentaje de mujeres que estudian en instituciones de educación superior alcanzó el 51,7 % en 2019, frente al 24,1 % en 1978.

En 2018, las mujeres representaron el 24,9 % de los legisladores nacionales, un aumento de 3,7 puntos porcentuales desde 1983, y representaron el 20,4 % de los asesores políticos nacionales, un aumento de 7,6 puntos porcentuales durante el mismo período.

Temas relacionados: