Diario Uno > China Watch > China

China avanza hacia los altos ingresos

Obtener este estatus es una cosa, pero el país tendrá que trabajar para mantenerlo

El presidente chino, Xi Jinping, también secretario general del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh) , sostuvo en un discurso durante la quinta sesión plenaria del XIX Comité Central del PCCh en octubre que era “completamente posible” que China se convierta en un país de altos ingresos para finales del XIV Plan Quinquenal (2021-25). Para lograr esto, la nación, que ya era un país de ingresos medianos altos con un ingreso nacional bruto per cápita de u$s 10.410 el año pasado, según el Buró Nacional de Estadísticas, tendría que superar el umbral actual del Banco Mundial de u$s 12.536, lo que requeriría un crecimiento anual del PBI del 3,4 %.

John Ross, alto miembro del Instituto Chongyang para Estudios Financieros de la Universidad Renmin de China en Beijing, afirmó que espera que China cumpla cómodamente con el objetivo y muestre a los países en desarrollo de todo el mundo lo que es posible. “Con las tasas de crecimiento actuales, China habrá pasado de ser casi el país más pobre del mundo en 1949 a convertirse en una economía de altos ingresos según los estándares internacionales del Banco Mundial aproximadamente en 2022 o 2023, el lapso de una sola vida”.

Te puede interesar...

Ross, experto en economía china, indicó que transformaría la economía global, duplicando con creces la proporción de personas que viven en países de altos ingresos del 16 % al 34 %. “Demuestra que hay un camino a seguir para los países en desarrollo. Nunca antes se había dado un paso así para una proporción tan grande de la humanidad”.

Michael Power, estratega de Ninety One, una empresa global de gestión de activos con sede en Londres y Ciudad del Cabo, Sudáfrica, señaló que China hará la transición transformando su economía más allá del reconocimiento. “Ha subido la escalera de la industrialización con valor agregado. Muchas otras economías de mercados emergentes en América Latina, Rusia, África y gran parte del Medio Oriente no lo han logrado. Muchas se han mantenido orientadas a los commodities”.

Stephen Roach, economista estadounidense y miembro principal del Instituto Jackson para Asuntos Globales de la Universidad de Yale, señaló que China va a escapar de la trampa de los ingresos medios porque ha dado dos pasos importantes. “Habrá logrado un gran progreso en el reequilibrio de la estructura de su economía, modificando su ímpetu de crecimiento de la manufactura a los servicios, y cambiando el apoyo de su estructura de demanda agregada de las exportaciones y la inversión al consumo privado interno de los hogares chinos”, sostuvo. “También habrá logrado pasar de la innovación importada a la autóctona, aprovechando menos las tecnologías de otros y más las desarrolladas en el país”.

Desde 1960, solo 15 economías, incluidos Japón, Corea del Sur y Singapur, han escapado de la trampa de los ingresos medios, sostiene el Banco Mundial. Todos los países BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) tienen un estatus de ingresos medios, al igual que muchos países asiáticos como Filipinas, Indonesia y Malasia. Tailandia se ha fijado el objetivo de convertirse en un país de altos ingresos para 2037.

Keyu Jin, profesora de economía de la London School of Economics, sostuvo: “Varios países, incluidos los de América Latina, no han logrado crecer después de alcanzar un cierto nivel de ingresos, principalmente debido a la reducción del crecimiento de la productividad. Lo que distingue a China del resto es una estrategia de desarrollo de ‘impulso’, que se centra en prioridades como la educación y la infraestructura, en lugar de una economía del goteo (que se refiere a la propuesta económica de que los impuestos sobre las empresas y los ricos de la sociedad deben reducirse como un medio para estimular la inversión empresarial a corto plazo y beneficiar a la sociedad en general a largo plazo), que funciona en principio, pero raramente en la práctica”.

Muchos países asiáticos se vieron frustrados en sus intentos de escapar de la trampa de los ingresos medios por la crisis financiera regional de 1997, cuando una serie de emergencias monetarias socavó un período de éxito sin precedentes. China, que sigue siendo una economía en gran parte cerrada, estuvo relativamente protegida del impacto.

Roach, ex economista en jefe y director asiático del banco de inversión Morgan Stanley, sostuvo que China aprendió plenamente las lecciones de 1997. En particular, ha acumulado un stock de reservas de divisas, permitiendo al país hacer frente a la crisis financiera mundial de 2008 y la pandemia de COVID-19, agregó. “Las almohadillas gemelas de China, las reservas de divisas y las tasas de ahorro interno extremadamente altas, le brindaron la capacidad de recuperación y el espacio político para abordar de manera proactiva las principales amenazas económicas y financieras, a diferencia de las economías más vulnerables. Esto es cada vez más importante en un mundo propenso a las crisis”.

Hao Hong, director general y jefe de investigación de BOCOM International Securities, con sede en Hong Kong, señaló que China se integrará aún más con el resto de la economía global. “No creo que haya una disociación. La profundización de la reforma y la mayor aceleración de la apertura y el acceso al mercado sugieren que China está más conectada con el mundo, no menos”.

En el debate sobre la trampa de los ingresos medios, a menudo se pasa por alto el hecho de que muchos chinos ya llevan estilos de vida cómodos de ingresos altos. Beijing y Shanghai, con ingresos per cápita respectivos de u$s 23.805 y u$s 22.799, según el Banco Mundial, ya se consideran a nivel de países de ingresos relativamente altos, en un nivel similar al de la República Checa, Portugal y Bahréin. Sin embargo, Gansu, la provincia más pobre de China, tiene un ingreso per cápita de u$s 7.812, equivalente a los de muchos países del África subsahariana.

Jin, también una Jóven Líder Mundial del Foro Económico Mundial, indicó que esto suma complejidad al debate sobre cómo se desarrollará China. “Las cifras totales contradicen la heterogeneidad sustancial a nivel regional y local. Lo que esto nos dice es que hay mucho espacio para la convergencia y, por lo tanto, oportunidades de crecimiento incluso dentro de China”.