Contención del Covid-19

Aumenta la confianza en el crecimiento

Se espera que el desarrollo del país impulse la economía mundial

Crece la esperanza de que la economía china pueda recuperarse con fuerza y liderar el camino para la economía global en medio de los diversos desafíos que enfrenta el mundo este año.

Los economistas advierten que se avecina una posible recesión económica mundial a medida que las condiciones financieras más estrictas pesan sobre la demanda mientras persisten las tensiones geopolíticas. Según el Fondo Monetario Internacional, “lo peor está por venir”, ya que se prevé que el crecimiento mundial se debilite aún más en 2023.

Sin embargo, la actividad económica ha mostrado signos de recuperación en China a medida que la nación busca una transición sin problemas en su respuesta gradual al Covid-19.

Por ejemplo, según el rastreador de mercado Wind Info, 6.316 vuelos nacionales despegaron el 26 de diciembre, casi el doble que hace un mes, mientras que el día anterior, la recaudación de taquilla de películas en todo el país aumentó a 106,17 millones de yuanes (U$S15,39 millones) de 14,47 millones de yuanes un mes antes.

Estos signos positivos han convencido a un número creciente de bancos de inversión internacionales y administradores de activos de que se desarrollará un repunte económico sustancial en China. El crecimiento estará respaldado por tres factores clave: un aumento en el consumo interno debido a la reducción de las interrupciones de Covid-19, una mejora de la confianza en los sectores inmobiliario y privado, y ajustes de política macroeconómica intensificados.

Kristina Hooper, principal estratega de mercado global de Invesco, una compañía global de gestión de inversiones, señaló que la contención optimizada de Covid-19 y las medidas para estabilizar el sector inmobiliario “podrían ayudar a impulsar a China a ser un motor de crecimiento clave en 2023”.

La Conferencia Central de Trabajo Económico que marcó el tono, celebrada a mediados del mes pasado, priorizó el aumento de la demanda interna impulsando el consumo para promover el crecimiento económico en medio de la presión de la contracción de la demanda, los shocks de la oferta y el debilitamiento de las expectativas.

El encuentro enfatizó la necesidad de una mejor coordinación de las medidas de prevención y control de la pandemia con el desarrollo económico y social, y pidió esfuerzos para optimizar la respuesta a la epidemia.

Funcionarios y expertos señalaron que el gasto de los consumidores se recuperará, ya que se espera que la reducción de la interrupción del Covid-19 libere la demanda acumulada, que se verá después del primer trimestre y será un factor clave para la recuperación económica este año.

Yin Yanlin, subdirector de la oficina de la Comisión Central de Asuntos Financieros y Económicos, indicó que la optimización de las medidas de contención del Covid-19 creará condiciones favorables para la recuperación económica.

“El peor momento ha pasado. Con la implementación de medidas antiepidémicas optimizadas, (China) registrará un flujo más fluido de personas y logística, y una recuperación acelerada de las actividades comerciales y sociales”, señaló Yin en un foro reciente.

En su última actualización económica de China, el Banco Mundial dijo que se espera que la confianza del consumidor mejore a medida que se libere la demanda acumulada después del primer trimestre.

A partir del 8 de enero, el manejo de la enfermedad se rebajó de Clase A a Clase B, y se levantaron la mayoría de las restricciones de viaje para los pasajeros que llegan a China.

Hu Yifan, directora regional de inversiones y de macroeconomía para Asia-Pacífico en UBS Global Wealth Management, sostuvo que el gestor patrimonial suizo estima que el crecimiento de las ventas minoristas en términos interanuales en China podría aumentar de alrededor del 1 % el año pasado a al menos el 5 % este año a medida que la actividad económica vuelve a la normalidad debido a la optimización de su estrategia contra el Covid-19 y crea más consumo en forma presencial.

Se espera que el crecimiento de la inversión se mantenga sólido este año gracias a la construcción de infraestructura respaldada por proyectos ferroviarios de alta velocidad, la inversión en manufactura impulsada por sectores de alta tecnología y una caída más estrecha en la inversión en desarrollo inmobiliario, señaló.

Según los expertos, con una serie de factores que ayudarán a la recuperación de China durante el próximo año, la segunda economía más grande del mundo puede convertirse en una fuerza impulsora aún más importante para la economía mundial al estabilizar una recuperación global agitada.

Un informe de Goldman Sachs estimó que el posible repunte en el gasto de los consumidores chinos puede acelerar las importaciones de bienes y servicios, ayudando a impulsar el PBI en economías como Singapur y Australia, mientras que Tailandia y Vietnam podrían estar entre los mayores beneficiarios de una recuperación en los viajes internacionales de los turistas chinos.

Li Xiang y Ouyang Shijia colaboraron con esta nota.

Temas relacionados: