Diario Uno > China Watch > Consumo

Apoyan el consumo por una causa digna

Los productos ecológicos, la energía limpia, el reciclaje y el procesamiento de residuos reciben un gran impulso

Se espera que algunas áreas de negocios que alientan al consumo a volverse verde, saludable y seguro en China tengan un rápido crecimiento en los próximos años, si las últimas directrices del Gobierno y la demanda de los consumidores conscientes del medio ambiente son una señal de ello.

El consumo verde se centra en un gasto que satisface a los consumidores que se preocupan por el medio ambiente. Estos consumidores tienden a preferir productos cuya fabricación, distribución y consumo tienen un impacto medioambiental insignificante.

Te puede interesar...

Durante el período del XIV Plan Quinquenal (2021-25), China estabilizará y expandirá el consumo, ampliando la demanda local como un movimiento estratégico y aprovechando al máximo el potencial del mercado interno, según se señala en el Informe sobre la Labor del Gobierno publicado en la sesión de este año de la XIII Asamblea Popular Nacional en Beijing el 5 de marzo. “Elevaremos a paso seguro la capacidad de consumo y mejoraremos su entorno para que la población pueda y desee consumir, promoviendo así el mejoramiento de las condiciones de vida del pueblo y el desarrollo económico”, sostuvo el primer ministro Li Keqiang en el informe.

Según el esquema del XIV Plan Quinquenal, China seguirá potenciando el papel fundamental del consumo en el crecimiento económico. El Gobierno promoverá el consumo verde y saludable y fomentará el desarrollo de nuevos patrones de consumo y nuevos formatos comerciales. Por ello, el país tiene como objetivo alcanzar logros notables en el cambio a una forma de producción y estilos de vida más ecológicos, y continuar mejorando el medio ambiente natural y reducir las emisiones de los principales contaminantes. China alentará aumentos constantes en el gasto en electrodomésticos, vehículos y otros productos básicos, y suprimirá las restricciones irrazonables a las transacciones de automóviles de segunda mano, de acuerdo con el informe.

En 2019, el mundo produjo un récord de 53,6 millones de toneladas métricas de desechos electrónicos. De 2014 a 2019, el volumen de desechos aumentó un 21 %, según un informe de las Naciones Unidas el año pasado. Los equipos pequeños, incluidas las aspiradoras y los hornos microondas, representaron la mayor parte, el 32 %, del total de desechos electrónicos. Los aparatos electrónicos desechados se han convertido en la basura local de más rápido crecimiento a nivel mundial. Esto se debe a la constante evolución de las tecnologías, que hace que los productos fabricados con versiones anteriores queden obsoletos antes de lo esperado, indicó la ONU.

Las cifras de todo el año para 2020 aún no se conocen, pero se espera que el valor de las ventas de productos de segunda mano en China para el año totalice 1,04 billones de yuanes (u$s 160 mil millones), un 17,7 % más que en 2019, según una proyección del Instituto de Investigación LeadLeo, un proveedor de investigación de mercado. “Más del 70 % de los compradores de productos de segunda mano son jóvenes de entre 18 y 35 años, y más del 70 % del total tienen títulos de licenciatura o maestría”, señaló Li Jincan, analista de LeadLeo. “El grupo demográfico tiene una mentalidad más abierta y receptiva a los bienes usados. Buscan productos asequibles y de calidad con un alto rendimiento en costos. Este comportamiento de compra puede ayudar a los consumidores a ahorrar dinero y ayudar a la sociedad a ahorrar más recursos y lograr un desarrollo sostenible”.

A fines de febrero, el Consejo de Estado emitió una guía destinada a acelerar el desarrollo de un sistema económico ecológico y con bajas emisiones de carbono. Exige un esfuerzo para impulsar la eficiencia en el uso de los recursos, fortalecer la protección del medio ambiente ecológico y controlar eficazmente las emisiones de gases de efecto invernadero.

Scholz Recycling GmbH, de propiedad china y raíces en Alemania, uno de los recicladores de baterías y metales más grandes del mundo, comenzó a construir un nuevo parque industrial este año en Binzhou, provincia de Shandong, junto con Shandong Weiqiao Pioneering Group Co Ltd, uno de los fabricantes de aluminio más importantes del mundo. La planta es capaz de manipular y reciclar una amplia gama de materiales.

A medida que el crecimiento económico de China cobró impulso en los últimos años, la oferta nacional de chatarra ha ido creciendo. La propiedad de automóviles en China también aumentó; y además el número de vehículos al final de su vida útil (ELV, por sus siglas en inglés). Ahora es el momento adecuado para entrar en el segmento de ELV de rápido crecimiento y en el mercado de reciclaje de metales en China, señaló Rafael Suchan, director ejecutivo de Scholz Recycling. “El XIV Plan Quinquenal también determina ambiciosos objetivos industriales para promover una verdadera economía circular. Creemos que esto generará empleos sostenibles y ecológicos que son necesarios para superar las secuelas de la pandemia”, sostuvo.